INICIO » Categoría » Grandes Relatos

Grandes Relatos

de 18 «

Cunnilingus a Melina, la pendeja

Un amigo borracho llega a casa con una pendeja para cogerla. Él se duerme y ella me provoca
  • 10
  • 13.986
  • 9,86 (28 Val.)

Tarde de pasión

Lo esperé a que regresara del baño, con las dos tazas de café, pero esta vez mas retirada del escritorio, cruzada de piernas, oliendo un exquisito perfume
  • 6
  • 9.781
  • 9,85 (20 Val.)

Reencuentro con Silvia, mi ex (Segunda parte)

Después de aquella noche loca y de venganza, salimos del hotel a comer unos mariscos que buena falta nos hacían. Mientras comíamos, le dije a Silvia que me encantó volverla a ver y que mi pasión por ella renació con más intensidad, pues el verla taloneando como una sexoservidora y vestida tan sexy
  • 6
  • 9.262
  • 9,82 (17 Val.)

La ultima noche

Nuestra respiración se agitaba cada vez y la temperatura subía, le quité la remera para sentir su piel y el desprendió el corpiño que traía puesto y me empezó a tocar los pechos nuevamente por debajo de la ropa
  • 6
  • 10.587
  • 9,85 (34 Val.)

Historia del chip (040): Una mujer de mundo (Kim 015)

En alguna ocasión, Roger le preguntaba si quería sexo. A Kim le costó entender la pregunta hasta que por fin descubrió que se refería a si deseaba un orgasmo. Para ella, siempre estaban haciendo el amor. Y desde que lo supo, no le engañó, ya que lo ansiaba con todo su ser, pero le dejaba elegir a él
  • 22
  • 5.210
  • 8,93 (14 Val.)

Llenando las expectativas de Alexandra

Bajé el cierre de su vestido y de una sola vez desabroché su sostén, el vestido se deslizó completamente hasta sus pies y yo he removido completamente su sostén. Tiene pechitos alargados, areola oscura y sus pezones se le han puesto erectos
  • 19
  • 5.619
  • 9,82 (11 Val.)

Cuando las cuñadas crecen

En medio de un viaje familiar con la familia de mi novia de hace mucho tiempo, me he dado cuenta que mi joven cuñada se ha convertido en una mujer hermosa, sexy y con ganas de probar algo nuevo
  • 8
  • 6.672
  • 9,89 (19 Val.)

Patricia, una vecina casada

Se levantó de la butaca y Patricia no le quitaba ojo viéndolo en bóxer. Al regresar a su puesto, ya se le notaba la verga en erección, lo que hizo que Patricia se volviera hacia el mesón pasando saliva
  • 20
  • 6.407
  • 9,00 (17 Val.)

Un viudo joven: Tania, mi fogosa ahijada

Mi única ahijada, no solamente comparte nombre con su madre, también es una mujer fogosa e intensa en el sexo
  • 15
  • 6.678
  • 9,64 (25 Val.)

La segunda vez que mi esposo me vio follando

Bailamos un vallenato que sonaba por la radio. Nuestros pasos se hacían más lentos, nuestros cuerpos se juntaban, nuestras mejillas se rozaban, mi mano acariciaba su otra mejilla, mientras que con la otra seguía acariciándole la verga
  • 17
  • 6.112
  • 9,11 (9 Val.)

Un fin de semana muy bien preparado

No con muy buena cara me lo dijo y es que entre ellos dos no hay buena vibra desde que se conocían en la universidad. Acomodé mis cosas en el tocador, me desnudé para tomar un baño, me quité el maquillaje, me coloqué una batica y me acerqué a la cama para darle un beso a David y despedirme
  • 7
  • 5.498
  • 8,88 (8 Val.)

Divirtiéndome con los amigos de mi esposo (Trece)

Le bajé la cremallera del pantalón y metí mi mano buscando su verga, la saqué y se la masturbé mientras nos besábamos. Me le monté encima para dejar que me chupara mis tetas quitando la cinta de mis pezones. Mientras, seguía acariciando su verga la que creció dejándome feliz de verla grande
  • 22
  • 5.545
  • 9,30 (10 Val.)

Divirtiéndome con los amigos de mi esposo (Doce)

Me tocó también decirle que había que quitarse los interiores. Me acerqué y agarrándolos de sus vergas me los llevé para la ducha, abrí las llaves esperando a que el agua caliente saliera. Los tres entramos, dedicándome a enjabonarlos y acariciarles sus cuerpos
  • 10
  • 5.505
  • 9,00 (6 Val.)

Divirtiéndome con los amigos de mí esposo (Once)

Su lengua comenzó a moverse contra mis labios vaginales, fueron varios minutos los que terminaron en un chorro de jugos sexuales míos que humedecieron el piso de la alcoba
  • 17
  • 5.216
  • 8,75 (8 Val.)

Divirtiéndome con los amigos de mi esposo (Diez)

Nos volvimos a besar llevándome de espaldas hacia la pared, mis manos acariciaban su espalda recorriéndola toda, él me apretaba contra su cuerpo levantado mi trasero con sus manos, la pasión desbordada nos inundaba lo que hizo que mis piernas rodearan su cintura
  • 15
  • 5.338
  • 9,20 (5 Val.)

Divirtiéndome con los amigos de mi esposo (Nueve)

Agarré mi celular y busqué fotos en donde estoy tomando selfies con hombres desnudos y se las mostré, había como unas 70 fotos con diferentes hombres acariciándonos las partes íntimas.
  • 18
  • 6.033
  • 9,27 (11 Val.)

Puta por amor al arte

La historia de una zorra que se convierte en prostituta por amor al arte, al sexo y la verga de Daniel.
  • 5
  • 5.669
  • 8,88 (16 Val.)

Divirtiéndome con los amigos de mi esposo (Ocho)

Levantó mis piernas y recostándome acariciaba mis tetas subiéndome la falda, miraba mi cuquita y me miraba a los ojos.
  • 17
  • 5.629
  • 8,67 (6 Val.)

Una noche de prostituta

Fui a visitar a una amiga que por necesidad se dedicaba a la prostitución, cuando estaba por irme me convenció para que esa noche yo hiciera lo mismo.
  • 14
  • 6.113
  • 9,38 (13 Val.)

En busca de una actividad para bajar su libido

Paola está soltera y ya no tiene una verga que la satisfaga por completo, y para calmar su calentura busca hacer alguna actividad que la distraiga, sin saber que caerá en manos de un madurito que le devolverá la vida al cuerpo.
  • 13
  • 5.618
  • 8,93 (15 Val.)
de 18 «