INICIO » Categoría » Sexo con maduros

Sexo con maduros

de 14 «

Viaje de lujuria a la playa (Primera parte)

Un fin de semana en la playa con Hernán, fue un viaje lleno de lujuria, y placer, nunca pensé que me sometiera siendo yo mucho más joven que él
  • 4
  • 8.975
  • 9,23 (30 Val.)

Un hombre encandilado por la belleza de una joven

La acaricié para que gozase ella, no como un viejo libidinoso que soba para su placer. Al final se colocó de motu propio sobre mis rodillas, las piernas separadas, mis dedos bailando sobre su sexo. No creo que le hubiesen hecho nunca una paja como aquella
  • 18
  • 13.014
  • 9,69 (29 Val.)

Julio, mi jefe y amante

Me besó otra vez, esta vez él dominaba la situación, lentamente introdujo su lengua en mi boca, yo solo atinaba a recibir sus besos, saqué mi lengua y se la puse en la boca, esto lo excitó muchísimo
  • 18
  • 20.002
  • 9,64 (47 Val.)

Mi primera cita con Hernán, mi marido

El me invitó a una cena de su trabajo, donde todos me miraban y decían como era que ese viejo trajera como pareja a semejante hembra
  • 5
  • 12.105
  • 9,70 (27 Val.)

Carolina y Don Humberto

Una joven siente una irresistible atracción por señores maduros
  • 7
  • 16.695
  • 9,67 (6 Val.)

Relatos Eróticos: A Julia le gustaban los domingos

A Julia le gustaban los domingos especialmente sus mañanas, algo poco frecuente entre las chicas de su edad, más dadas a dormir después de salir toda la noche. No es que no le gustase salir, al fin y al cabo tenía 27 años
  • 5
  • 12.935
  • 9,78 (36 Val.)

Gianella y la pareja mayor

Esa mañana, al hacer las compras en el almacén de su barrio, se fijó en las ofertas de trabajo que los vecinos publicaban en una pared del mismo. No había muchas, pero una le llamo la atención: Matrimonio mayor necesita chica para ayudar en tareas de la casa
  • 8
  • 16.245
  • 9,38 (8 Val.)

Entrevista con Jennifer, una sexo servidora (3)

Me arrodillé por un par de minutos y saboreé su conchita ahora con un olor a jabón de hotel. Todavía tenía evidencia de sus jugos vaginales al hundir mi lengua en su hueco
  • 14
  • 8.253
  • 9,75 (36 Val.)

La puta del asilo

Era Don Justino, me asomé discretamente en su habitación, estaba asomado a la ventana viendo pasar unas chicas, masturbándose, lo cual me espantó mucho y sin querer al cerrar rápido la puerta me escuchó
  • 13
  • 21.992
  • 8,77 (39 Val.)

Entrevista con Jennifer, una sexo servidora

Llevaba la falda por sobre las rodillas y se le podía ver esas bonitas piernas que tiene y le sobresalía ese hermoso trasero que en ese momento era tan solo un signo de interrogación en su disponibilidad
  • 17
  • 9.004
  • 9,45 (31 Val.)

Como conocí a mi marido

Mi marido hombre de 45 años, mucho mayor que yo, me convenció de casarme y no me arrepiento
  • 4
  • 19.072
  • 9,48 (50 Val.)

Mi jefe me hizo aullar de placer

Él trataba de disimular que no me veía, yo iba decidida a llegar hasta el límite y ver que sucedía, pues se hablaba tanto de él, de su forma de seducir y quise comprobarlo
  • 8
  • 32.897
  • 9,46 (71 Val.)

Silvina y el portero

Una chica es asediada por el portero de su edificio
  • 6
  • 23.452
  • 9,19 (59 Val.)

Alegrando al suegro

Mi padre estaba deprimido y triste y mi esposa le llevó algo de alegría
  • 9
  • 30.621
  • 9,28 (61 Val.)

Una fuerza demasiado poderosa como para resistirse

La química sexual es una fuerza demasiado poderosa como para resistirse a ella, eso es lo que piensan Julia y Luis, una veinteañera y un hombre que acaba de cumplir los 50 cuyos encuentros son momentos de sexo caótico, salvaje y visceral
  • 12
  • 20.093
  • 9,62 (68 Val.)

Mi gusto por los maduros comienza así

Yo le quité el pantalón y el bóxer con la misma ansiedad con la que lo besaba en la boca, nunca me había sentido tan caliente
  • 25
  • 39.308
  • 9,52 (62 Val.)

La intensidad que te marca la urgencia

La pasión, la urgencia, el placer, el erotismo y la libertad de dos amantes con más de veinte años de diferencia
  • 11
  • 26.103
  • 9,63 (71 Val.)

¡Comprobado! Las más tranquilas son las peores

Yo nunca imaginé que mi amiga y compañera llegara tan bajo en cuanto a coger y sobre todo en la universidad con algún profesor, sabiendo que es demasiado reservada
  • 6
  • 23.551
  • 9,14 (36 Val.)

Sentidos Inflamados

Supe que los hombres adultos no eran en mi vida una simple fantasía sexual cuando los jóvenes de mi edad no lograban satisfacerme plenamente en mis deseos carnales
  • 13
  • 14.225
  • 9,90 (30 Val.)

Amante del cerrajero (2 - Final)

Esas palabras vulgares en el tono como me las decía produjeron un calor dentro de mí, me hacían perder la razón. Se acercó, yo como hipnotizada no me moví ni un paso, caminó hacia mi acariciándose su verga, mirándome lujuriosamente
  • 19
  • 15.442
  • 9,63 (27 Val.)
de 14 «