Erotismo y Amor - Confesiones

Wish you were here.

Tiempo estimado de lectura del relato 4 Número de visitas del relato 7.231 Valoración media del relato 7,00 (1 Val.)

RESUMEN

El deseo es tan grande que hace que parezca real ese encuentro soñado...

...Terriblemente hermoso tema de Pink Floyd, le dije a Jazmín y ella me contestó: -Es lo que estoy deseando ahora, que estés aquí con migo.

La distancia nos mata, no hay tiempos que alcancen para una escapadita. Dos horas en un hotel significan 24 horas sumándole el viaje de ida y vuelta... difícil de justificar.....difícil de realizar.

El bendito WhatsApp nos mantiene en contacto, hay días en que nos quedamos sin baterías y solo ahí se corta la comunicación.

Nos une el cariño y nos mata el deseo, nunca estuvimos juntos, solo nos vimos por fotos.

Nuestro primer contacto por chat fue tan caliente que terminamos masturbándonos desesperadamente...cada uno en su pueblo.

Las primeras fotos fueron muy calientes, solo mostraban nuestros sexos, ardientes, húmedos de tanta paja... después nos fuimos conociendo más, fuimos descubriéndonos y la onda que se creó entre los dos hizo que intercambiáramos las direcciones del Facebook y así conocimos nuestros rostros, nuestros cuerpos, nuestras historias....

Así nació el deseo de encontrarnos, hubieron algunos encuentros frustrados que solo avivaron más las ganas...el deseo....desearía que estuvieras aquí....necesito abrazarte, besarte, sentir tu piel

Nos prometimos dormirnos pensando en el otro, por eso, todas las noches deseo soñar con ella, ese ratito antes de dormirme es exclusivo para ella. En mi mente, en la tranquilidad de la noche, solo hay lugar para ella, cierro los ojos y ya no me importa la que está durmiendo a mi lado, solo deseo tener la capacidad de hacer un viaje astral y que mi cuerpo sutil recorra los cientos de kilómetros que nos separan para poder llegar esa noche hasta su cama, ese amplio somier para acostarme a su lado y abrazarla. Poder aparecerme cuando ella esté pensando en mi diciendo desearía que estuvieras aquí....

Hacerle cucharita mientras mis manos se deslizan debajo de su remera para acariciar sus pezones y ver como se ponen duros, calientes.

Luego con una mano seguir jugando con sus pezones y con la otra recorrer su cuerpo con una suave caricia hasta llegar a su muy mojada conchita y deleitarme jugando con su clítoris. Ir besando su tibio cuello y que el perfume de su piel me excite cada vez más, que sus suaves gemidos logren que incremente mis caricias, que mi pija, ya muy dura, se haga sentir apoyada en su cola que se mueve al compás de mis dedos refregándose contra ella.

Que un fuerte gemido y los acompasados espasmos me digan que llegó a la cima del éxtasis, abrazarla fuerte y quedarnos así un rato hasta que se de vuelta y me bese. Que recorra mi cuerpo con sus labios, suaves, húmedos, tibios, que copie cada centímetro de mi anatomía. Y ahora el que gima sea yo, que lentamente vaya llegando hasta mis huevos y me los bese y lama con pasión para luego recorrer muy lentamente el tronco de mi pija... muy suavemente y luego, al llegar a la cabeza la rodee en círculos con su lengua.... Yo estar en el cielo y que ella atrape mi cabeza entre sus labios y se la introduzca en su boca muy lentamente. De a poco trague mi pija, que sus labios bajen hasta que desaparezca dentro de su boca y luego vuelva a comenzar todo de nuevo....

Como explicarle con palabras lo que me gusta esto....si ya lo ve en mi cara.

Después comience una tragada frenética que tenga un solo fin, quedarse con su preciado néctar, y tan grande será mi calentura que varios chorros de tibio esperma inundarán su dulce boca y ella se encargará de no perder ni una sola gota.

Nos dormiremos abrazados para despertar cada uno en su pueblo...cada uno en su cama, como cada mañana.

Deseo estar con ella allá,  tomarme un micro, habiendo hallado la excusa perfecta y desembarcar allí y que ella me esté esperando. Darnos ese abrazo tan deseado y besarnos apasionadamente en la terminal.

ir hasta algún hotel y que nuestras ropas vuelen por los aires apenas pasemos la puerta para tirarla en la cama y, con mi cabeza entre sus piernas poder beber de su néctar haciéndola acabar una y otra vez y después poder coger muy lentamente, como queriendo recuperar todo el tiempo perdido. El mundo se tiene que detener en ese instante. Nada importa, solo estamos ella y yo y solo existe ese segundo en que nuestros cuerpos son uno. Pero todo acaba y también acabamos nosotros, juntos, a la vez, y nos quedamos abrazados sabiendo que pronto tendré que partir.

...somos solo dos almas perdidas nadando en una pecera, año tras año, caminado por el mismo viejo suelo, Qué hemos encontrado? Los mismos miedos de siempre....Como desearía que estuvieras aquí!

 Que pasó despues?... si viajé!!!  y en la proxima entrega se las cuento.

Comparte este relato

3740
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar