Lésbicos - Microrelatos

Relato erótico

La gorda Vanina y su sexo con Bea

Tiempo estimado de lectura del relato 1 Número de visitas del relato 10.158 Valoración media del relato 7,60 (10 Val.)

RESUMEN

Vanina Elizabeth Pérez, la puedo nombrar porque ella no le hace asco a nada, es la nueva de mis amigas pelirrojas. Soltera, 40 años, gorda, elegante, de pelo teñido pero que le queda muy bien, es amiga de Andrea, la hija de María del Carmen. Y además de andar con cuanto hombre puede…

Vanina Elizabeth Pérez, la puedo nombrar porque ella no le hace asco a nada, es la nueva de mis amigas pelirrojas. Soltera, 40 años, gorda, elegante, de pelo teñido pero que le queda muy bien, es amiga de Andrea, la hija de María del Carmen. Y además de andar con cuanto hombre puede y terminar arriba de una cama con las piernas abiertas y la vagina llena de semen, ahora también le gustan las mujeres. Así vino a la fiesta del verano muy linda, saco, pantalón negro, tacos, maquillada, cartera y del brazo de Carmencita. Golosa como es, se sentó al lado de Teresa y comió con ganas queso, fiambre, sandwichitos, aceitunas, después le entró duro al flan o la torta con crema. Aunque no es un elefante, es rellenita y golosa.

Y como es golosa, cuando Bea la tentó excitada por su perfume y su pelito húmedo para ir a la pieza, Vanina no dudó y fue nomás. Beatriz la emborrachó, la otra aceptó, tomaron un toco y después de todo, Vanina, totalmente borracha, se sacó todo, le quitó todo a Bea, se sacó su bombacha y fue violada por donde a Bea se le cantó. Vanina disfrutó un montón, siguió chupando no sólo alcohol sino el flujo de Bea que se le masturbó, y así porquerías varias. La gordita, gaucha, loca y potente, no sólo se entregó sino que pidió y pidió hasta que Bea no dio más. Así que Bea se la cogió bien cogidita, y la loquita la pasó de primera con lo que a ella le gusta, el sexo y ahora, las mujeres.

Comparte este relato

4947
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar