Erotismo y Amor - Microrelatos

Relato erótico

La gorda Vanina y su sexo con Ernesto

Tiempo estimado de lectura del relato 1 Número de visitas del relato 6.961 Valoración media del relato 8,00 (10 Val.)

RESUMEN

Vino ese verano a casa muy bien vestida, de saco y pollera blanca, tacos, maquillada y cartera, y la recibí con café con leche, tostadas, queso y mermelada. Mi marido Ernesto también participó de la merienda…

Otra de Vanina, a quien invité en la semana para conocerla un poco más y porque me quedé enganchadita con ella, así que uno de estos días se la doy.

Vino el miércoles a casa muy bien vestida, de saco y pollera blanca, tacos, maquillada y cartera, y la recibí con café con leche, tostadas, queso y mermelada. Mi marido Ernesto también participó de la merienda, sentado al lado mío pero excitado con Vanina por su perfume, su pelo húmedo y su pintura.

Tanto, que después de las tostadas y unos mimos, se la llevó a Vanina a una pieza con la famosa excusa de mostrarle algo. Lo que le mostró fue sexo: la maltrató, le dijo de todo, la manoseó bien, la obligó a desnudarse, se sacó todo y se la dio por vagina, cola, tetas, boca, pelo y más. Yo la quise conocer y la conocí nomás, ya que la filmé cogiendo con Ernesto.

La gordita es gaucha, no sólo se abrió de gambas y se dejó sino que pedía más y más, y Erne se la dio con tutti. Una nueva amiguita, excitante y bonita, lista para los sandwichitos y el amor.

Comparte este relato

4471
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar