Hetero: General - Microrelatos

Frotándosela a mi amigo

Tiempo estimado de lectura del relato 2 Número de visitas del relato 9.602 Valoración media del relato 7,75 (16 Val.)

RESUMEN

Como él toma pastillas antidepresivas y eso le baja las ganas, una tarde vino a casa porque quería excitarse conmigo.

Estoy en la cama en camisón, bombacha y corpiño, me puse cremita. Estoy recaliente, recachonda. Y les cuento antes de irme a dormir, otra de mis locuras y de las de mi amigo el sexópata. Como él toma pastillas antidepresivas y eso le baja las ganas, una tarde vino a casa porque quería excitarse conmigo. Me dijo que quería merendar, y yo no tuve drama y lo invité. Vino muy bien vestido de campera de cuero, pantalón, zapatos, bañado y muy perfumado. Y lo recibí bien vestida, maquillada y perfumada, hasta cremita para las manos. Merendamos café con leche, tostadas, queso y mermelada. Y tras la merienda, me pidió ir a la pieza a charlar un rato.

Y ahí, excitado con mi aroma a perfume y cremita, me empezó a acosar y sugerir de sexo, preguntándome cosas fuertes. Y como yo estaba solita, aburrida y calentita, no sólo le conté intimidades bien puercas sino que lo excité y lo estimulé para sacarse la ropa. Y cuando quedó en calzón y yo en corpiño y bombacha, se le recontraparó el pene hasta sobresalir de su calzón. Para mi sorpresa, en lugar de coger, lo que quería es que yo lo ayudara a masturbarse para que probara poder eyacular bien. Entonces le saqué el calzón, le unté el pene con cremita, me puse en bolas y le froté el salchichón. Y no sólo no tuvo drama, se superexcitó y rindió bárbaro, sino que me bañó al eyacular tremendo semen sobre mi cuerpo. Tan bien le salió que ahora sí me pidió sexo. Yo me abrí de piernas, me puse en cuatro y mi amigo me la dio por vagina y cola con furia, taponando de su semen mi vagina y mi cola. Comprobó su rendimiento, me pidió una última prueba, yo se la froté y eyaculó en mi boca, dándome semen que tragué con ganas y gusto. Bárbaro, otra locura de los dos que ya lo haremos en el hotel cerca de casa. Me voy a dormir y mañana les cuento más, por ejemplo, cómo me dieron el domingo las chicas. Besote en la boca, amorcitos.

Comparte este relato

2465
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar