Hetero: General

Relato erótico

¿Te parece en este horario?

Tiempo estimado de lectura del relato 12 Número de visitas del relato 9.416 Valoración media del relato 8,16 (19 Val.)

RESUMEN

El contrato que le había relatado a Pame, fue enteramente consensuado.

El contrato que le había relatado a Palme, fue enteramente consensuado y por lo visto a ella le gustaba en la forma que se había descripto, era todo un desafío para ella y para mí por supuesto era lo máximo, esta chica iba por mucho más.

El lunes a la mañana, me llama a mi celular y me dice:

-hola miguel, como estas??

--hola Palme hermosa, bien muy bien le contesto

-estuve viendo el horario que tú me pides para llevar acabo tu contrato – me dice

- a muy bien le contesto y que horario has elegido?

-miguel – me dice para que nadie sospeche en especial mi madre, al cual le he dicho que conseguí un trabajo de cuidar a un niño, es que el horario tiene que ser de 14 has. a 16 has. todos los días de la semana, me comenta

-ok ...mi chiquilla bonita …estoy de acuerdo. Me parece muy bien- le comento

Por otro lado, ese horario era ideal pues yo salía de mi trabajo a las 13 has., entre el almuerzo y Luego dormía una siesta hasta las 16 has. Era el horario perfecto para cogerme a Palme como yo quería, sin dudas la muy puta sabía hacer bien las cosas.

-Palme hermosa le dije: comenzamos el lunes a las 14 has y te recuerdo que la primera clausula es el Kama Sutra-la vas a pasar muy bien putita --- sonriendo

-mmm me encanta lo que vamos hacer—me respondió – me encanta

- entonces? ¿Nos vemos el lunes a las 14 has? Te espero con la pija dura …Bonita –le dije

- si me respondió. A las 14 has estoy en tu casa

- se puntual- le respondí. Cada minuto que pasa, se te descontara al final del contrato –le dije sonriendo.

- tu eres capaz. sos un guachito hermoso –me dice Palme. Allí estaré puntualmente…me dice

-ok. Hermosa Palme nos vemos besos en esa conchita linda que tienes

- muchos besos a ti miguel, muchos –chau

Sin dudas la semana que comenzaba era la más esperada y excitante para mí, la amiga de tantos años se había convertido en una obsesión carnal,  solo quería cogérmela y cogérmela, no me importaba nada más, ella con sus 23 años y yo con mis 41; estaba viviendo uno de mis momentos más calientes, hasta ahora de mi vida; aquel contrato que había firmado con Palme era por dos meses, todos los días de la semana, no me imaginaba y nunca tuve tanto sexo en mi vida, a estas alturas no cualquiera tiene esa suerte de coger y coger todos los días y agregar que de todas las variantes habida y por haber,  sin dudas era un suertudo de aquellos.

El lunes esperado no podía ser el mejor un noviembre con mucho sol, el calorcito de la mañana ya aumentaba y de solo pensar que a las 14 has. Estaría Palme en casa, ya estaba de los pelos esperando el horario, el cual no pasaba nunca, sin dudas, el maldito reloj, ponía a pruebas mi paciencia.

Estaba en el baño, cuando mi oído siente tocar el timbre de casa, me dirigí hacia la puerta y allí estaba ella, mis ojos no daban crédito a lo que estaba parado justo allí en mi puerta, Palme tenía una calza de microfibras negras, que le sentaba y hacían ver su cuerpo de una forma espectacular, tenía una musculosa deportivo color verde claro y se había recogido el cabello con una vincha del mismo color, zapatillas deportivas blancas, mi pija se me puso dura al instante.

-hola miguel me dice. Como estas--- bonito y me da un besito cortito en los labios

-hola mi hermosa amiga de alma –que hermosa estas –le comenté, te sienta muy sexy lo que traes puesto 

Ella estaba radiante, su carita y esos ojitos medios hacinaditos que tenía, me excitaban a mas no poder, el cabello negro abundante recogido, hacían resaltar ese rostro muy bello que tenía y esa boquita chiquita de labios carnosos rojizos, pues me calentaban muy mucho, yo tenía puesto un deportivo negro y una remera blanca, estaba descalzo, me gusta andar así, en mi casa .me acerque a ella y le tome de la carita  dándole besitos cortitos por todo su rostro, parados allí en el living, ella se dejó hacer a mis besos que no tardaron en buscar aquella boca húmeda, dándome su lengua, lentamente fui retirando aquella musculosa deportiva verde clara que traía dejando así al aire unos pechos redonditos y duritos pues no traía nada más abajo, se los chupe un poquitito  y le pasaba la palma de mi mano por su pezones y ella metió  sus manos por dentro de mi pantalón deportivo y mi slips, me tomo la pija muy suavemente, pues a estas alturas ya estaba como piedra. Bajo y se metió la pija en la boca solo como ella lo sabía hacer, sin utilizar las manos, sin dudas Palme era la mejor haciéndolo así; a ella no le gustaba que yo le pusiese mis manos en su cabeza, así que solo la observaba como entraba y salía de mi pija una y otra vez.

-me encanta como está tu pija miguel. Me decía

- te gusta putita, vos me la pones así. Le decía yo

Se puso de pie y me comía la boca en un beso de lenguas que a estas alturas lo que tenía Palme era que se calentaba como lo pendeja que era, le metí la mano derecha en su concha por sobre su calza y su ropa interior y vi que ya estaba mojada, el dedito índice buscaba su orificio y con el pulgar le frotaba el clítoris, haciéndola gemir; decidí bajarme yo, para sacar lo que me molestaba, allí parados y era esa calza de microfibras negras, al bajársela, vi una tanguita blanca, la muy putita estaba muy sexy así, esa piel blanca que tenía y las pantorrillas me volvía loco;  le chupe un poquito la conchita como pude, le pasaba la lengua por su raja y le metía un dedito allí, haciéndola excitar más, la deje desnuda, al hacerlo me incorpore y nuevamente le comí la boca, ella ya comenzaba a jadear y respirar entrecortada, signo de evidente excitación. El Kama Sutra había comenzado así en el living de mi casa con la unión de los dos amantes como ella era un poco más baja que yo, digamos unos 10 centímetros, a un costado de mí, estaba la balanza en la cual yo me controlo mi peso corporal.

Fui en busca de ella y le dije, ven putita colócate aquí, ella así lo hizo y quedamos los dos a la misma altura y   de pie, uno frente al otro. Esa balanza había calzado como si era echa para tal fin, Le frote la pija contra la vulva húmeda y Palme comenzó a moverse cada vez más como queriendo coger, mi pija le frotaba la vulva que a estas alturas estaba muy muy mojada. Después de unos minutos de fricción, es como que su concha se abrió naturalmente y le entro la puntita de mi pija era una penetración superficial. Palme se volvió loca y sus labios se le comenzaron a hinchar, mantenía sus ojitos achinados cerrados, la tuve así unos minutos, al notar que ella buscaba mayor profundidad, era como que se la quería meter toda adentro; la di vueltas muy lentamente y dándome la espalda la atraje hacia mí y la penetré por detrás. La hice Inclinándose hacia delante, para modificar el ángulo de penetración, de esta forma le entro con una mayor profundidad; sin dudas la Unión del emú era otra forma de hacerla gemir más aun, pues se movía y movía a un ritmo frenético.

-así miguel…así, sigue así, como me gusta. como me gusta repetía y repetía, Palme

Le tomé de la cintura, y le comencé a   moverme suave y profundo, como disfrutando de aquel momento, ver su espalda blanca y su cola aún más, me excitaba terriblemente, me la estaba cogiendo de lo mejor y ella lo sabía, sabia como yo disfrutaba de su cuerpo, por lo pronto no tenía ni la menor intención de acabar todavía, le hacía caricias con mi mano derecha en la espalda y con la izquierda le agarraba sus pechos, apretándoselos.

¿Como me encanta tenerte así     Palme… la sentís corazón sentís como te entra y sale mi pija?

Sesee…sede así miguel así. Me gusta cómo me la estás dando, la siento toda adentro Mmmm-

¿Apóyate sobre tus rodillas Palme, te voy a coger como putita que eres…te gusta que te diga cositas así?? Te gusta que te diga putita ¿

Si si si …me encanta soy tu putita me decía Palme …soy tu putita bonito

Palme se apoyó sobre sus dos rodillas y el perrito del machista salió a flor de piel, por detrás colocando mis manos en mi cintura, deje que ella solita se la metiera y moviera, sin hacer ningún esfuerzo, mi pija le entraba y salía de su concha húmeda, ella controlaba la profundidad; como se movía la putita esta. Así como estaba, a mi  derecha estaban las sillas de la mesa, así que la tome de la cintura y sin que se me saliera mi pija de su concha, me senté en la silla, y ella  apoyó su manos  en mis rodillas, haciendo que entrase y saliese con mayor profundidad mi pija, sentía como sus nalgas y su culo pegaban en mis glúteos, a estas alturas Palme gemía a mas no poder hizo un par de movimientos más, y se dio vueltas, colocando sus dos piernas a un costados de la mía  la postura de la diosa, estaba en camino; verle el rostro caliente y lascivo a Palme, me excitaba aún más, su mirada, su carita rosada y sus labios hinchados de tanto morderse, hacía que ese momento era único e irrepetible, tomo mi pija con su mano y se la metió, al estar tan húmeda no le costó entrar y las ganas tremendas de coger que tenía que comenzó a mover sus caderas, yo le acompañaba sus movimientos tomándole con las dos manos desde la colita, haciéndole una especie de ritmo frenético, a la  vez que ella se arqueaba hacia tras, dándome así sus dos tetitas, los movimientos que hacíamos eran tan fáciles que los dos estábamos disfrutando de esa postura.

El ritmo era constante, ella pegaba su cuerpo al mío y a la vez que movía sus caderas, me comía la boca y yo la de ella, estábamos tan pero tan calientes los dos que seguro nos veníamos en cualquier momento yo la sentía a ella cada vez acelerar más el ritmo. De pronto…el celular de Palme corto todo aquello, como estaba en la mesa, al alcance de sus manos.

-hola amor…dice pasme--- como estas

- a mí me corrió un escalofrió por la espalda, automáticamente detuve mis movimientos, ni siquiera respiraba, Palme la tenía toda adentro, sentados allí, no sabía qué hacer, jamás de los jamases me había pasado una situación así. La mire a los ojos y me hizo una seña de como que Ahhhh. Ssshhhhh.

-si amor. Decía ella Acá estoy trabajando. Comencé hoy …Decía ella

Era su novio, el muy desgraciado, me había cortado la acabada perfecta. No estaba enojado, solo que la situación me parecía ridícula, llamar justo cuando estas por darte la mejor acabada del mundo y a este cabron se le ocurre llamar justo en ese momento.

-si amor decía Palme… no sabes lo travieso que es el chico este…decía ella…riéndose, me tiene de los pelos, pero bueno un trabajo es un trabajo agregaba ella

A bueno decía yo. Quería reírme a carcajadas y Palme me hacía seña la muy puta de que me quedase quieto, con mi pija aun adentro, la situación me comenzó a excitar cada vez más y mientras ella hablaba con su novio, yo me comencé a mover un poquito, le agarraba los pechos como podía y se los chupaba sin hacer ruido.

Si amor…. ¿Salgo a las 16 has decía ella, ni bien venga el patroncito…se reía…me doy una vuelta por tu casa, vas a estar ahí?    Le decía   Palme

Le notaba su mirada, caliente, no jadeaba, se las aguantaba, pero su mirada era como que se venía en cualquier momento.

Si. Amor. Dijo en un tomo un poco más alto. Te dejo porque se me va el chiquito este, no sabes lo inquieto que esta,

Dale amorcito …besitos te quiero mucho y colgó

Me comió la boca, y comenzó a moverse frenéticamente y al unísono,

Miguel miguel …miguel aisa…aaaaaa. aisa…aaaaaa……asa. Aisa... Nos fundimos en un orgasmo fuertísimo los dos, a mí me transpiraba la piel y abajo se sentía todo mojado, hasta que ambos fuimos paulatinamente bajando el ritmo.

-Sos un guachito hermoso…miguel como me haces poner por favor…me decía Palme …

Quedamos allí los dos, absortos, cansados y agregue, espero que le miércoles cuando vengas por la otra parte del Kama Sutra …llame de nuevo tu novio, le dije riéndome

-Cállate idiota me dice, espero que no vuelva a suceder. Me decía riéndose.

-Jamás me paso una situación así. Me dijo…riéndose

A mí me gusto jajajaja continuara.

Comparte este relato

6902
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar