Incesto - Filial

Mi prima - Segundo relato

Tiempo estimado de lectura del relato 5 Número de visitas del relato 43.963 Valoración media del relato 7,63 (68 Val.)

RESUMEN

A partir de ese primer acercamiento entonces me hice adicto a su cuerpo.

En continuación a mi relato anterior, pues tengo que decirle que a partir de ese momento en el cuarto con mi prima todo cambio, mis ojos ya no la veían con ojos de primo, la veía con ojos de lujuria, la veía como una yegua bastante alta, culona de buenas piernas, bastante salvaje, con espíritu indomable, y yo me sentía un macho alfa el cual tenía la tarea de domar y poner a esa yegua mansa, y sumisa, también sabía que no era una tarea fácil pues requería de tiempo y un plan de trabajo.

Bueno pasaron los días y yo también sentía como mi prima también me veía con ojos de mujer. Y sentía cierta atracción de mí, pero a la vez se frenaba por el hecho de ser primos siempre nos pasaba eso. Recuerdo una vez que estaba yo trabajando con mi tío, era la hora del medio día y fuimos a casa de mi tío almorzar, después de almuerzo fui a descansar al cuarto, recuerdo mi tío me dijo descansa un rato y nos vamos a las dos a seguir trabajando. Para ese entonces era ayudante de mi tío que trabajaba refrigeración.

Bueno resulta que como y me voy al cuarto de mi tío a ver un poco de televisión y echar una siesta como quien dice coloquial mente. Al abrir la puerta ella estaba ay acostada viendo televisión, yo llegué la salud y me senté a un lado de la cama. Ella se acomodó mejor y me dio un espacio y yo me acosté también en la cama. Ella estaba viendo la novela y yo también de vez en cuando se me desviaba la mirada a esos shorts cortos de blue jeans que cargaba y yo ufff que sensación más rica la que sentía me daba como un escalofrió en el cuerpo.

Ella vio como dos capítulos y yo seguía ay en mi plan veía la novela y otras cosas también jajaja, en una de esas creo que ella me caso, y se dio cuenta.  Y yo me hice el loco, era como un juego del gato y el ratón, ella no me dijo nada que yo la estaba viendo, y al rato ella echa un bostezo y me dice me está dando sueño, a mí también, y al rato ella se voltea y me da la espalda se acuesta boca abajo y levanta su enorme culo. Uffff eso fue colirio para mis ojos, instintivamente y casi sin darme cuenta estaba apretado me la verga por encima del pantalón con tan solo ver semejante pose. Con el culo levantado, quería tocarlo de una vez. Pero dije no tengo que esperar al menos 5 minutos para que se duerma, y ay si aprovecho de meter mano.

Se me hicieron eterno esos 5 minutos. Agarre y baje volumen al televisor por si llegaba mi tío. Cerré la puerta y desde ay contemplé ese enorme culo. Me desabroche el pantalón un poco y saque mi verga aprisionada y me empiezo a masturbar me deleito viendo ese enorme culo. Me toco al igual que este instante, de solo pensarlo y recordarlo me agarro el guebo nuevamente y este responde como si supiera que estoy nuevamente frente a ese culo en el cuarto de mi tío.

Cuando estoy con ganas de acabar paro y me dirijo nuevamente a la cama, pero esta vez sigilosamente para no hacer bulla, voy paso a paso.  Lentamente y con el guebo afuera, me acerco como cuando el león está cazando a su presa, como pasan en animal planeta. Bueno así mismo, de la puerta a la cama hay como dos metros, pero a mí me costó llegar como 5 minutos más.  Finalmente llego a la cama y me acuesto con cuidado, y mi mano busca tocar ese culo grande y duro que tiene mi prima, para no hacer un movimiento busco deslizo mi dedo por el borde del medio de la costura del pantalón al llegar al medio de las nalgas abro la mano y toco muy sutilmente esa nalgotas, mi verga que estaba flácida por la larga espera y el trabajo antes hecho. Reacciona de inmediato. Y se pone tiesa y palpitante, muevo mi mano y me voy más abajo, a un lugar más profundo abandono las nalgas y me dirijo a la vagina al llegar ay siento que esta cálido y apretadito todo. Saco la mano y ya a ese punto mi verga va explotar empiezo a jalarme la verga ya muy excitado solo veo el culo y me toco. Una parte de mi quiere acabar ya. Y la otra quiere tocar un poco más. Mi mente pelea y no sé qué hacer no puedo para de masturbarme se siente demasiado rico. Hago un esfuerzo enorme y suelto mi verga que esta dura como el hierro.

Vuelvo a agarrarla, la jalo tres veces más y el suelto ella quiere que diga, pero quiero ver un poco más. Esta vez más osado yo. Meto mi mano por el abdomen, quiero tocar la vagina. Quiero ver como esta. Meto la mano y veo que la muy perra se queda quieta. Ay poco espacio y al meter un poco más la mano veo como ella misma levanta un poco para que entre mejor la mano, y llego a la pantaleta la toco por encima y me excito demasiado. La movilidad es incomoda y agarro y procedo a desabrocha el pantalón, la muy perra me ayuda levantado un poco el culo. Lo hace entre dormida muy disimulada y yo no me quejo. Vuelvo a meter la mano y esta vez alcanzo a sentir los pelos de la cuca en mi mano saco la mano y empiezo a masturbar me rico. Estoy loco por acabar y vuelvo a meter la mano y alcanzo los 

Labios de la vagina. Era lo que yo quería. 

Continuará....

Espero les haya gustado esta parte del relato.

Comparte este relato

2737
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar