Erotismo y Amor

Wish you were here II, deseos cumplidos.

Tiempo estimado de lectura del relato 4 Número de visitas del relato 7.218 Valoración media del relato 9,00 (1 Val.)

RESUMEN

El encuentro tan deseado se hizo realidad.....Desear fuertemente algo y sentir que es realidad suele ser mágico!

Cuanto más íbamos a estar deseándonos sin poder vernos? ... había que viajar, como fuere, ninguno de los dos íbamos a soportar la agonía de los deseos sin cumplir.

Para el viaje necesitaba excusas y las excusas fueron encontradas, no había que dejar cabos sueltos, mucha gente sería implicada en la historia....

Terrible fue la mentira pero más terrible aún era el hecho de no vernos... en un momento de duda el universo me envió una frase: "Solo hazlo" y ahí se borraron todas las culpas.

La semana previa la vivimos con mucha ansiedad, pero el día llegó y viajé.

No nos podíamos encontrar con Jazmín en su ciudad, ella tampoco es soltera, debía pasarla a buscar y de ahí partir juntos hacia una ciudad vecina para estar más tranquilos.

Llegué a la terminal muy temprano, demasiado, pero bueno, los horarios de los ómnibus no dependían de mí.

La esperé tranquilo, desayunando, hasta que se hizo la hora prudente donde ella podría venir.

Salí a su encuentro y ella me encontró a mí...mucho más linda que en las fotos y mucho más alta de lo que me imaginaba, nos dimos un corto abrazo y me contuve, no quería comprometerla y ya habría tiempo y privacidad para ello.

Pero ese corto abrazo me llenó el alma, sabía que estaba haciendo las cosas bien.

Charlamos bastante mientras nos íbamos de allí en micro hacia nuestro destino, una hora más de viaje donde la charla fue aflojándonos, los dos estábamos un poco nerviosos, si bien hacía mucho que chateábamos, nuestra timidez y en mi caso, la duda sobre si ella estaba segura de lo que hacíamos... si no se hubiese arrepentido...no sé, tonteras que se meten en la cabeza.

El viaje concluyó en el hotel que yo había reservado .y las dudas concluyeron después que nuestras bocas se unieran en un tierno beso, mientras nuestras lenguas se amigaban y nuestras manos acariciaban, nuestras mentes se liberaban de prejuicios....

Dudas y prejuicios volaron lejos como nuestras ropas y así, nuestras almas se desnudaron como nuestros cuerpos y dieron rienda suelta a toda la pasión que nos había convocado allí.

Y acá viene la parte donde nos beneficiamos con el chat..... si bien hacía solo dos horas que nos habíamos encontrado, ya nos conocíamos bastante... ya sabíamos lo que le gustaba al otro y allí los dos utilizamos esa arma para hacernos gozar!!!!

Mis manos ya habían explorado su cuerpo y le habían arrancado dulces suspiros... ahora era tiempo de mi lengua que lo recorrió para detenerse justo en el centro de su pasión. Su hermosa conchita depilada fue presa de mis labios, y mi lengua fue arrancando suspiros cada vez mayores que se convirtieron en gritos de pura pasión mientras acababa una y otra vez.

Solo después de un buen rato me levanté para ponerme un preservativo y jugar un ratito frotándole mi cabeza en su clítoris y entonces si, entrar en ella y hamacarnos abrazados hasta acabar juntos. Sentir los quejidos de su dulce voz en mi oído fue la melodía más hermosa que un hombre puede escuchar....estaba en la gloria.

Después de un buen rato de estar abrazados y acariciándonos fuimos a almorzar. Nos contamos nuestras vidas, nuestras ganas y nuestros sueños.

Luego volvimos al hotel, ya relajados a continuar con nuestra pasión, todo fue más caliente, los besos, las caricias, las lamidas.... sus labios se hicieron presa de mi verga y eso fue el sumun de la gloria...su lengua jugaba con mi cabeza, subía y bajaba por mi tronco, lamia mis bolas y volvía a subir...sus labios se apresaban de mi cabeza y pronto la engullía para tragársela entera, sacarla y volver a empezar...yo la acomodé un poco y fui derecho a su conchita, un glorioso 69 nos llevó a la locura y después de un rato volví a entrar en ella pero esta vez sin apuros, jugando a ponerle solo la puntita y cada tantos bombazos ir bien hasta el fondo para volver a empezar....como me gusta ese jueguito y como le gustó a ella!!....gemía muy fuerte y eso me volvía loco.

Estuvimos así mucho rato para después pasar las manos por su nuca y volver a cabalgarla muy fuerte acabando juntos una vez más, abrazados, jadeantes, satisfechos... por fin se había hecho realidad el sueño de estar juntos y lo habíamos disfrutado mucho. Los dos sabíamos que nos merecíamos esto y por eso pudimos cumplirlo.

Y como en el sueño tuvimos que salir corriendo... casi pierdo el ómnibus...

Que va a pasar mañana? no sé, lo que se es lo que pasó hoy… y lo que pasó hoy fue muy fuerte.

Comparte este relato

3757
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar