Dominación - Voyerismo

El suplicio de Sarah Capítulo 3

Tiempo estimado de lectura del relato 10 Número de visitas del relato 11.743 Valoración media del relato 8,41 (34 Val.)

RESUMEN

Del cielo cae un ángel para Sarah, que evita un final humillante y degradante para ella, y aunque ahí no acaba todo, ella se dará cuenta lo que un buen hombre es capaz de hacer, así como también como una mujer caliente puede lograr.

Sarah y Ricardo habían partido en el coche de el por la autopista norte. Transcurrido un tiempo, este sin saber que hacer le preguntó a ella:

Ricardo: Sarah, oye.. Estas bien.. Sarah.. Despierta…

Después de insistirle tanto, le agarra un muslo para despertarla, cosa que la hizo sobresaltar y que de puro reflejo hizo que cogiera su brazo.

Sarah: Quieto.. Déjame…

Ricardo: Tranquila.. Soy yo, como no despiertas, debí hacerlo..

Sarah: No, no te preocupes, es efecto de esta droga… hpta no se me quita… y qué querías?

Ricardo: No se a donde ir, te llevo a tu apto o a donde?

Sarah: Ni loca, ese mal nacido debe tenerlo vigilado y hasta no tener las cosas claras no podré volver allí, estaríamos metiéndonos en la boca del lobo.

Ricardo: Metiéndonos?

Sarah: Claro. Si te ven llegando conmigo tendrán represalias contigo, y has hecho mucho por mi hoy para que ahora pagues por algo.

Ricardo: Tienes razón, todo esto me a dejado en shock.

Sarah: Dímelo a mí, y pienso que mejor vayamos a tu depa. Lo que me preocupa es que estoy completamente desnuda, no tengo nada de ropa que ponerme. Sólo este busito, que por Dios. Está sucio y me queda pequeño, y saber que no puedo ir a mi depa por ropa ni nadie porque puede terminar afectado... Que me podría pasar ahora ...

Ricardo: No hay lío, mi apto ahora está muy desordenado y algo sucio, por el poco tiempo que le he podido dedicar, pero no creas que soy así siempre, si superas la semana que he tenido.

Sarah lo mira con una cara de, ¿En serio?, Ricardo al verla… se sonroja y sigue concentrado en el camino.

Después de un buen rato en camino, y Sarah escondiéndose como podía de los ojos de los transeúntes que la observaban desde la calle.

Cuando por fin llegaron al apartamento de Ricardo, el portero sale a recibirlo:

Portero: Buenos días jefe, que tal la U hoy, muy pesado… uuii jefe.. Y eso?, se estaba dividiendo esta tarde verdad?, y viene a terminarlo en la nochesita..uii patrón no le conocía esos gustos.. Toca que me pase el número.

Ricardo: Por favor, hermano respete, ella es una chica decente, ud no sabe el día que a tenido y por las circunstancias que la han dejado así, abrame la puerta que tenemos prisa… gracias..

Portero: Uii jefe no se me ponga así, perdón señorita.. Sigan….(hpta).

Sarah: Oh por Dios, esto no puede seguir Ricardo, como carajos voy a subir a tu depa sin parecer una puta?

Ricardo: Carajo, tienes razón, tantas cosas que me tiene consternado, dejame subo al depa y bajo alguna ropa para que te pongas y quedes lo más decente posible..  

Sarah: Si, te lo agradecería.

Ricardo parqueo el automóvil cerca al ascensor y se dirigió a este. Mientras Sarah se quedó esperando.. Y en eso ocurre que Sarah ve que de una camioneta baja un niño pequeño y el conductor no se percató de eso y lo iba a golpear con la puerta trasera:.

Sarah: Mierda, va a atropellar al niño…..y bajándose del auto sin importarle mucho su atuendo, se bajó del carro, pero se detuvo al instante que de la camioneta se bajó una señora y se percató del niño pero lo que Sarah no contaba era que el auto tuviera un sistema de seguridad el cual se cerraba de manera automática, el cual se engarzo el buzo que traía, lo cual le dejó a Sarah las tetas expuestas y los brazos recogidos.

Sarah: Mierda no me pueden ver así…

Y al ver que el buzo no salía.. Tuvo que dejarlo ahí he irse a esconderse tras el carro, pero rápidamente noto que del ascensor iba a llegar al zonato y no con Ricardo precisamente. Y no permitiría que la vieran así. Entonces se fue a esconderse tras unos contadores a esperar a Ricardo, lo que ella no sabía era la sorpresa que se estaría por llevar.

Estaba escondida.. Tratando que nadie la viera allí desnuda.. Y fue cuando sintió que alguien la agarraba de la cintura y le posaba una mano en su boca… sujetándola fuerte y evitando moverse.

Sarah se intentó zafar, pero no servía para nada, en eso se dio cuenta que era el portero...

Portero: Hola preciosa, se ve que te gusta andar en bolas por el parqueadero, te gusta el voyeurismo, tranquila querida yo te puedo dar lo que estás buscando.

En eso le agarra una nalga y se la soba bien duro.

Sarah en un intento de hacer algo le dijo:

Sarah: umm.. Umm. oye… las.cosas no son como piensas… hummm.. Deja De.hacer eso…

Te suplico suéltame, Humm que rico para, No soy así.

El portero había bajado una mano a las tetas de Sarah mientras que con la mano derecha lo posó en su coño y la comenzó a masturbar.

Portero: Ui.. Pero veo que estás bien mojadita, claro no estás en tu sitio de trabajo, pero ven te ayudo. Que no sabes cómo la pasó mal aquí en mi trabajo, y una mujer tan hermosa como tú, veras como disfruto con tu cuerpo, mamita voy.hacerte ver el cielo y será mejor que lo disfrutes.

Sarah se sentía rendida se iba desvanecer, ya no quería luchar. Quería que todo terminara.

Sarah: Ya dejame,uff que rico, has lo que quieras ya sólo quiero que todo termine.

Portero: Así me gusta putita, ven vamos a mi cuarto.

Y mientras la llevaba, la iba masturbando y produciendo gemidos.

Sarah:Uii que rico uff para, sabes que esto es ahh ui uiii.

En eso llega Ricardo y no encuentra a Sarah, pero escucha unos gemidos y sabe que son de ella, entonces se dirige a donde provienen esos ruidos y se topa con el vigilante de espaldas y Sarah delante de él, Ricardo le pega en la cabeza tan duro, que este se devuelve y se termina estrellando contra la pared y cayendo al suelo, mientras Sarah sorprendida por la situación y por su excitación, termina cayendo al suelo y le pide ayuda.

Ricardo al verla así, se quita su saco y la tapa con el, y en eso pudo fijarse de todos los flujos que bajaban por las piernas de Sarah, le ayudó a levantarse y se fueron al ascensor.

Mientras subían, Sarah se aferraba a Ricardo como su última esperanza, ella se veía en el espejo y notaba lo poco que cubría ese buzo, de lo ridícula y humillada que se sentía por todo lo ocurrido.

Cuando entraron al departamento, Sarah no hizo más sino caer al suelo y pegar su cara contra el pantalón de Ricardo.

Ricardo: Sarah, detente qué estás haciendo, esto no está bien.

Sarah: Hay porfavor, quiero que todo esto acabe, y quiero disfrutar, dame placer Ricardo, no sabes todo lo que estoy sintiendo en este momento, tengo muchas ganas de tener sexo. Ya me han intentado violar muchas veces hoy y quiero ahora disfrutar esto por favor..

Ricardo: No estas bien, estas bajo el efecto de esa droga, detente.

Sarah Comienza a sobarle el pene por fuera del pantalón, lo libera y esta flacida, lo cual comienza a arreglar. Ricardo no sabe qué hacer, nunca le había pasado tal cosa, estaba sorprendido y excitado.

Sarah: No te gustaría que te haga disfrutar?, muchos han querido estar conmigo hoy y no han podido, y  quiero que seas tú quien tenga ese privilegio, premiar tu buena fe y como me has ayudado hasta ahora sin buscar nada a cambio.

Ricardo no alcanzó a decir palabra cuando Sarah introdujo el pene en su boca, y comenzó a succionar, cada vez más fuerte. Cada vez el pene de Ricardo se hacia mas grande y largo, y Sarah comenzaba a gemir de gusto….

Sarah: UMM, que rica verga tienes Ricardo, no sabía que además de ser un ummgg, ummg, hoombregg tan bueno, la tuvieras tan rica, gluc..gluc.

Ricardo: OO, por Dios, que rico lo haces…. Nunca me lo habían hecho, y esto es aarrhh, lo mejor, sigue,.dale, no  pares..

Sarah: Así?

Comienza con la lengua a darle círculos y a llevarlo hasta el fondo de su garganta, adicionalmente mirando a Ricardo con una mirada llena de deseo y lujuria mientras lo hace.

Ricardo: Pue…. Puedd.. Puedffdooo

Sarah: Empjugarmme la cabeza?, eso quieres?

Ricardo: aja

Sarah: Hazlo..no hay problema, tu te lo has ganado, esta noche haz conmigo lo que te plazca mi salvador, sea por la droga o no, hoy quiero complacerte, ser solo tuya.

Ricardo: Aii Dios mío queee rrriiicccoo.

Y dicho eso, Ricardo cogió la cabeza de Sarah y comenzó a dar apoyo en la felación. Y continuó en su oficio hasta que le dijo:

Ricardo: Sarah  mi niña, me vengo, me vengo.. Aughhh

Sarah: Llamame perra,tu esclavagggg

Ricardo se vino como un torpedo en la boca de Sarah, además en el momento del orgasmo, este la sujeto y empujo bien su cabeza contra su verga, produciéndole arcadas.

Cuando Sarah se liberó del pene, trago toda la leche y la que le había salido de su boca y la que había caído en el piso, la recogió con las manos y lo trago.

Ricardo: Wow, no creí que lo hicieras tan bien me encantó, eres incomparable.

Sarah: Y aún falta lo mejor.

A Ricardo no le había sido difícil recuperar el tamaño de su pene y Sarah se abalanzó sobre él, y agarrada de su cuello le dijo:

Sarah: Ahora follame como esos imbéciles querían hacerlo, reclama tu recompensa mi Salvador.

Ricardo: Bueno, te follare como siempre he querido mi perrita.

Sarah: Si, soy lo que quieras.

Y dicho esto Ricardo la agarró por la cintura y la pego contra la pared y besándola en el cuello, mientras la penetraba en su húmeda concha.

Ricardo: Que rico coño tienes perrita, tienes un coño bien apretado.

Sarah: Si, lo que los otros imbéciles se pierden mi salvador.

Y comenzó a embestirla fuerte.

Sarah: Que rico, si dale papi dame más, más.. dale a esta perra.

Ricardo: Que rico, que buen premio me he ganado.

Dándole una sonora nalgada. .

Después la puso de pie y colandola de rodillas en el suelo, la penetró de perrito y empezó embestir y agarrarndole las tetas.

Sarah: Que rico, si, apretame las tetas, así que rico dame mas, uff que rico, embisteme más fuerte.

Y Sarah llego a un profundo orgasmo, y aprieta sus músculos vaginales dándole un placer  sin igual a Ricardo.

Ricardo: Uff me vengo.. me vengo. Que rico haaa.

En esto el la agarra por la cintura y le mete en lo más profundo su verga mientras inmunda la vagina de Sarah.

Y así los dos llegan al orgasmo al mismo tiempo y quedan botados en el suelo, sudorosos y rendidos, tratando de recuperar el aire.

En los próximos capítulos podremos ver el futuro de Sarah y Ricardo, las cosas por las que tendrán que pasar, todos los implicados y no demorara mucho el final de esta historia..

Agradezco a mis lectores por la paciencia que me han tenido. Un saludos y gracias por leerme. Si quieren comunicarse conmigo, decir como les ha parecido las historias contactame a este correo:

cesareduardo824@gmail.com

Con un placer, Cefar.

Comparte este relato

3774
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar