Incesto - Filial

Mi madre es una viciosa del sexo

Tiempo estimado de lectura del relato 5 Número de visitas del relato 70.983 Valoración media del relato 9,11 (54 Val.)

RESUMEN

Aquello me prendió mas la doble sobre la taza del baño y ahí mismo se la metí sin ningún obstáculo se le fue después de comerse esas grandes vergas, la mía era un postrecito invadido de morbo y de malsano deseo.

Era frecuente ver como mi padre castigaba a mi madre decía que era muy puta pero no la dejaba los golpes y los maltratos eran parte de su vida hasta que un día harto se fue yo creía que todo aquello era solo una locura de mi padre pues si era cierto que a mi madre le gustaba vestir con ropa corta y minis y andar muy bien pintada también era cierto que yo no le conocía a mis 18 años otro hombre que no fuera mi padre pero en corto tiempo le tendría que dar la razón.

Hace unos meses me fui a hacer un curso de inglés a Belice país cercano a Chetumal donde vivimos para la graduación le saqué un permiso de 3 días a mi madre los 3 días la pasamos bien aunque mi madre me incomodaba un poco porque se acostaba en la misma cama que yo habiendo 2 por el calor dormíamos en paños menores entre sueños yo sentía como me abrazaba o me repegaba sus nalgas o ponía su mano en mi verga normal como cualquier joven de 20 años mi verga respondía a mis instintos parándose.

Al otro día se despertaba muy linda y amable conmigo yo si estaba sacado de onda el día de regreso era sábado a la media noche no calculamos que tenemos una hora de diferencia y el pase había vencido como pretexto los agentes de migración negros por cierto nos empezaron a decir que era una falta grave y que detendrían a mi madre hasta el lunes o que iban a hablar a ver si la podían soltar.

Pasaron a mama a un oficina y a mí me dejaron en el pasillo dos agentes entraron con ella y otro se quedó en ventanilla como vi que tardaban quise entrar estaba cerrado por lo que atisbé entre la cortina vi a mi madre parada frente a una pared blanca mientras uno de los agentes le tomaba fotos la hizo ponerse de frente de espalda y de perfil luego mi madre se desvistió y de la misma forma la fotografiaron era la primera vez que veía a mi madre desnuda nunca hubiera imaginado que tuviera ese lindo cuerpo a su edad lo que más me gusto fueron sus tetas medianas blancas duritas y su pezón muy peculiar un poco más arriba de lo normal lo que los hacia verse más paraditos aunque su cuerpo era parejo sus nalguitas sobresalían no tan paradas pero bien carnositas.

La vi hablar con los agentes y ella solita le hecho los brazos al cuello a uno besándolo en la boca yo me quede pendejo los agentes se desnudaron mostrando un par de sendas vergas negras yo creía que lo de los negros era cuento pero ahí me convencí pero no me impresiono tanto el tamaño súper grande si no lo profundo de mi madre que en un 2x 3 ya tenía las dos macanas adentro gozando yo veía como se le iba sin problemas mientras los agentes empujaban con fuerza hasta mis oídos llegaba el plafeo de sus nalgas al rebotar sus gritos eran apagados y sus gemidos constantes nunca creí ver a mi madre así parecía actriz porno cogiendo con 2 negros bien abierta de patas yo solo veía como le entraba y le salía la verga de su pucha empapada de jugos mientras la otra verga con trabajos le cabía en la boca un buen rato la cogieron así hasta que se vinieron un ratito más.

Mi madre salió como sin nada diciéndome ya se arregló todo vámonos en el regreso las imágenes eróticas de mi madre corrían como video en mi mente excitándome ella me veía con curiosidad llegamos a casa y al bajarse vi su falda manchada de leche no sé porque eso me calentó mucho me acerqué y le dije en cortito, mami se te está escurriendo la leche ya mancho tu falda. Yo esperaba una reacción diferente, pero ella con toda la calma me dijo hay hijo es que esos pinches negros estaban súper cargados mientras quitaba su falda una mancha espesa de leche le salía de la pucha empapando su tanga, hay que asco dijo mientras se la quitaba.

Ya en el baño yo la espiaba y veía como hacia una especie de sentadillas para terminar de sacar la leche ver como su pucha se abría y se cerraba escurriendo leche era algo asquerosamente excitante. Sin detenerme abrí la puerta del baño mi verga iba a punto de reventar ella quiso pararse, síguele dije excitado mientras me jalaba con fuerza mi verga ella dijo calmado a ver chiquito metió mi verga en su boca mientras seguí sacando leche de algunas chupadas me derrame en su boca mi verga seguía bastante dura abrí la regadera para que se terminara de bañar, mientras yo le mamaba los pezoncitos pensando de verdad como decía mi papa es tan puta que no le importaba estar conmigo, con su hijo.

Aquello me prendió mas la doble sobre la taza del baño y ahí mismo se la metí sin ningún obstáculo se le fue después de comerse esas grandes vergas la mía era un postrecito invadido de morbo y de malsano deseo. La penetraba con fuerza alternando por ambos lados mientras ella digo yo fingía que la lastimaba. Por fin mi verga se deshizo dentro de su culito sacándome hasta la última gota.

Pensé se arrepentiría después, pero nada ahora todas las noches quiere coger y si me gusta el problema es que los negros la dejaron muy profunda y abierta o acaso ya estaba así.

Comparte este relato

2499
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar