Poesía Erótica

Relato erótico

Eres Mi Dalila o Eres mi Lillith ?

Tiempo estimado de lectura del relato 1 Número de visitas del relato 5.115 Valoración media del relato 9,13 (8 Val.)

RESUMEN

Otra Continuación De los relatos de la Sirena..

         Eres mi Dalila o eres mi Lillith?      

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                    Eres el Ángel oscuro                                                                                                                                     Que ronda las almas heridas

El ente que habita

En la oscuridad herida por la luz

Tus adornos no son

La persona secreta del corazón

 en la investidura incorruptible del espíritu

Sino la voluptuosidad de la carne

El deseo, el desenfreno y la pasión

Déjame probar

La miel de tu jardín

Ese cuyo dulzor

Vuelve un rey cantarín

Al mendigo del pueblo

Déjame vertir

En tu bajo vientre

La cálida tinta de mi estirpe

Sirena, eres mi Dalila o mi Lillith?

Si lo eres

Líbame Dalila

Líbame Lillith

Cual cordero inocente

De tu sacrificio

En el ara que es tu lecho

Y déjame morir en tu regazo

Inmólame Dalila

Inmólame Lillith

Y llévame a esa pequeña muerte

Que es el orgasmo

Ese el que produce

Tu dulce lengua hedónica

Felame y libame!¡

Tatúame sirena

Con la marca invisible del deseo

Arranca mi piel

Y expón mis huesos al viento

Que tu infierno es placer

Una caricia

Y un tormento

Un cautiverio

Y una libertad

No tengo albedrio

Felame sirena

Con tu dulce lengua marchita

Libame sirena

En el suave licor de tu perdición

El caliz de tu pecado

que mi piel

Solo arde

Con el roce de tus dedos

Dame una razón

Para morir

Lejos de tus caricias

Sin sentir

El olor de tu pecado

Que tu sudor es caramelo

Y tu piel es alba curtida en la malicia

 nada soporta el paso del tiempo

Ni los embates de la distancia

Sin que unas ruinas se vayan a volver

Por eso mi piel es roca

esa que han lamido los siglos

Cuando te he dejado de ver

Felame Dalila

Felame lillith

En la caverna del averno que oculta tus joyas

Y dejame conservar

Un pétalo de tu flor

 

Fiel testigo de mi perdición…

Comparte este relato

5882
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar