Infidelidad - Confesiones

Mi compañera de clases (Parte II)

Tiempo estimado de lectura del relato 4 Número de visitas del relato 44.090 Valoración media del relato 8,67 (76 Val.)

RESUMEN

Lolita es mía al fin.

Continuando con mi historia, después de esa noche caliente a los días siguientes nos seguíamos escribiendo por correo por seguridad para los dos, estábamos planeando no asistir a clases para irnos a un hotel a comernos los dos ya que teníamos muchas ganas de estar juntos.

El día llego la pase buscando por su casa y nos fuimos a un hotel muy cerca de la universidad, en el camino cada vez que me paraba en una cola o semáforo nos besábamos con ansiedad y deseo yo ya estaba excitadísimo solo con sentir sus besos, después de entrar a la habitación no podía creer que tenía a esa mujer en una cama solo para mí. Inmediatamente no perdí tiempo, empecé a desvestirla y besarla mientras lo hacía, fui tocando todo su cuerpo con mis manos, después me fui centrando en sus senos ricos, la fui besando todita hasta que ya la puntica de sus senos estaban duritos y firmes, ya los dos estábamos excitados cuando de repente suena el celular. ¡Noooo!!! Era mi esposa a echar a perder ese momento, entonces entro el nerviosismo y la tensión decidí no atender porque sabía que al responder se podría dar cuenta de mi voz por la excitación que cargaba encima, luego el celular sigue repicando y repicando con mucha insistencia así que decidí vestirnos rápido e irnos del lugar porque ella podría estar cerca de la universidad y no podía responder diciéndole lo que estaba haciendo.

Se podrán imaginar Lolita estaba muy molesta y no era para menos lo que sería un momento lleno de pasión intensa se convirtió en un mal momento debido a la interrupción. A los 5 minutos ya estaba en la universidad y el celular sigue repicando y allí fue cuando respondí. Alo, como estas? - Respondí. Y allí comenzó el interrogatorio que donde estaba que no respondía el celular y bla bla bla…. Bueno a la final le dije que estaba en la universidad que todo estaba bien que había dejado el celular en la camioneta y por eso no respondía, y allí ella comenzó a sospechar que algo no estaba muy bien.

Lo peor de todo fue que en ese momento no pudimos consumar nuestros cuerpos ardientes de pasión y deseo. Sin embargo al día siguiente nuevamente paso buscando a Lolita cerca de su casa para ir a la universidad, esta vez no teníamos planes de ir a un hotel pero igual nuestros cuerpos ya se encontraban sedientos de pasión y deseo de uno por el otro al llegar cerca de la universidad me estacione en la próxima cuadra una calle donde quedan varios residencias y un poco sola, entonces fue allí cuando nos comenzamos a besar muy suavemente luego comenzamos a tocarnos muy intensamente desabroche su camisa y luego nuevamente me abalance hacia esas tetas ricas que tiene comencé a chupar la puntita de sus senos hasta que nuevamente se pusieron erectas, inmediatamente la lance hacia el asiento de atrás y nos comenzamos a desvestir rápidamente, mi pene estaba muy erecto y solo quería sentir penetrarla completamente, no podíamos aguantar y se lo metí de un solo empujón, allí mismo en el asiento de atrás de la camioneta. Sentía su vagina bien cerradita abrazando mi pene duro y erecto. Sentía el calor y la humedad dentro de ella, era sublime poder sentirla tan divina. Inmediatamente comencé a sacarlo y meterlo complemente  para que me sintiera, el calor de nuestros cuerpos se fundía uno con el otro yo realmente no pude aguantar y al cabo de unos pocos minutos arremetiendo mi pene contra su vagina muy duro ella me decía “Marcame con tu leche” “Marcame con tu leche” mientras seguía arremetiendo mi pene a punto de estallar dentro de ella,  llene toda su vagina de mi semen caliente, ella inmediatamente sintió la gran cantidad de mi semen dentro que también se encontraba muy mojadita, en ese momento inigualable me quede por unos segundos dentro de ella terminando de escurrir mi semen dentro de Lolita. Después de sacarlo nos dimos cuenta que de su vagina salió gran cantidad de mi semen y cayó hasta el asiento de atrás, nos secamos y nos vestimos, estábamos muy acalorados así que inmediatamente bajamos los vidrios y nos pusimos en marcha ya que nos encontrábamos muy sudados por la acción que tuvimos, luego de una pequeña vuelta estacione en la universidad y entramos a clases como si nada hubiera pasado.

Después de clases le di la cola cerca de su casa solo que esta vez si teníamos que comportarnos ya que también estaban otros compañeros de clases que estaban con nosotros. Esa noche llegué a casa y no dormí casi nada pensando en todo lo que hicimos ese día y lo fantástico que lo habíamos pasado.

Lo que no saben es lo próximo que les contare.

Continuará… 

Comparte este relato

3876
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar