INICIO » Confesiones

Me gusta exhibir a mi mujer y que la vean con lujuria

  • 3
  • 13.265
  • 8,49 (37 Val.)
  • 1

Bueno reconozco que soy un tipo muy caliente y que me encanta que miren a mi chica (tiene 25), bueno ella es delgadita y tiene un culo bien formado y sus tetas peque√Īas como de quincea√Īera con sus pezoncitos peque√Īitos y duros; un d√≠a est√°bamos en una playa de esas solitarias, est√°bamos recostados en la arena, cercanos solo hab√≠a un abuelo metido en el mar jugando con un ni√Īo, mi chica no es de mostrar m√°s de lo debido por lo que llevaba un traje de ba√Īo de 2 piezas con un calz√≥n de esos normales (no colales), en uno de esos momentos miro hacia la playa (con mis gafas de sol puestas) y me doy cuenta que el abuelo cada cierto rato miraba hacia el culo de mi novia disimuladamente, eso lejos de enfadarme me produjo una peque√Īa calentura que sent√≠ recorrer por mi est√≥mago y llegar a mi pene que empez√≥ a dar saltitos, pens√© si quiere mirar le dar√© algo para mirar, le dije amor te voy a aplicar bronceador porque se sali√≥ con el agua del mar, comenc√© a aplicar bronceador en su espalda bajando lentamente a sus piernas y sus nalgas, a todo esto yo miraba desde atr√°s de mis gafas al viejo que no se perd√≠a detalle de lo que yo hac√≠a, pero el trataba de disimular. Yo le dije a mi chica que le quedar√≠a fea la marca del traje de ba√Īo en las nalgas, as√≠ que le introduje el traje de ba√Īo en su culo y lo sub√≠ descaradamente, dejando todas sus nalgas en plenitud a la vista del vejete que estaba en el mar, bueno segu√≠ de plano aplicando bronceador en sus nalgas y le dije:

-amor abre las piernas por que no est√° llegando sol al interior de tus muslos.

Ella obedeci√≥ sin reclamar a lo cual dejo ver una orilla de su concha, yo r√°pidamente comenc√© a acercarme con mis dedos a esa zona, tratando de desplazar un poco m√°s el traje de ba√Īo para descubrir sus labios vaginales y que el abuelo aprovechara de mirar. Cumpl√≠ mi objetivo y dej√© casi al descubierto toda su concha y su culito peque√Īito a la vista del viejo que ya no pod√≠a disimular y miraba descaradamente el culo y la vagina de mi chica, yo baj√© un poco para observar su vaginita y me di cuenta de que estaba h√ļmeda y florec√≠a una gotita de semen entre sus apretados labios vaginales, ah√≠ fue que ella me dijo con palabra entre cortadas:

-amor que est√°s haciendo?

En ese momento me di cuenta que ella siempre supo lo que yo hac√≠a y sab√≠a que el viejo la miraba, ya que sus palabras sal√≠an entrecortadas por su excitaci√≥n y su concha estaba h√ļmeda. Me calent√© a√ļn m√°s, por lo que nos fuimos a nuestra habitaci√≥n del hotel y culeamos como endemoniados, ella gritaba mucho y estaba muy caliente, y yo pens√© "no eres tan santa como cre√≠a, ya que te calent√≥ mucho y te gust√≥ que el abuelo te mirara el culo y la concha".

(8,49)