Gays - Sexo Anal

Relato erótico

Me inicié como puta

Tiempo estimado de lectura del relato 3 Número de visitas del relato 15.407 Valoración media del relato 8,56 (48 Val.)

RESUMEN

Nunca pensé lo maravilloso que sería tener un pene adentro mío.

Les quiero contar la primera vez que tuve relaciones con un hombre, él era mi compañero de universidad y aunque no habíamos sido amigos yo siempre lo había encontrado mino. Para iniciar yo me considero bisexual y hasta ese entonces nunca había tenido relaciones con hombres, solo me sentido atraído por ellos.

Todo inicio un día viernes después de clases con un grupo de amigos fuimos a tomar unas cervezas para distraernos y pasarlo bien, al rato llega otro grupo de compañeros en el que estaba él nos sentamos todos juntos y nos pusimos a hablar. Poco a poco se empezaron a ir compañeros, él me dice que vayamos a su departamento que tenía unas cervezas artesanales que traía de su región, yo le dije que si estaba emocionado porque por primera vez íbamos a estar solo, pero nunca pensé lo que iba a pasar.

Llegamos a su departamento que no estaba muy lejos de donde estábamos, el me muestra el departamento y me pasa una de las cervezas que me había ofrecido, nos pusimos a hablar en el living, el me empezó a contar muchas cosas de él y yo de mí, entre chiste él me dice que ha estado con hombres pero siempre como activo, yo al principio no le creí pero me empezó a contar sus aventuras, yo poco a poco me empecé a excitar con sus historias hasta que pude más y le agarre una pierna para  ver si me seguía. El me beso y todo comenzó, nos empezamos a besar y a tocar yo no podía creer que estaba pasando y no sabía hasta donde iba llegar pero estaba dispuesto a averiguarlo.  Continuamos así por un rato hasta que se abrió el pantalón saco su pene, no tuvo que decirme que hacer, se lo empecé chupar y su pene crecía en mi boca. El por su parte me acariciaba la espalda y metió su mano en mi pantalón para tocarme el culo. De repente, él me dice que vayamos a su pieza, yo acepte como la puta que me estaba convirtiendo,

Ya en su pieza, nos desnudamos y empezamos a chuparnos el pene, y él me metía sus dedos en mi culo. Yo estaba extasiado, de repente, él se para y saca un condón del velador, y yo me ponga inmediatamente en cuatro esperado que me penetrara, pero todavía faltaba algo, antes de penetrarme me empezó a lamer el culo fue algo maravilloso, él se detiene y me empieza a penetrar. Al principio fue me lo metía y me lo sacaba, debo decir que me dolió un poco al principio, pero yo le decía que siguiera estaba demasiado caliente para se detuviera, con cada penetrada metía mas adentro su maravilloso pene hasta que sentí su cadera chocando con mi trasero, en ese momento empezó a hacerlo más fuerte. Yo estaba en las nubes, gemía de placer al sentir su pene adentro mío. De repente, lo saca y me dice que me acueste de lado, yo solo obedecía como una puta obediente. Me vuelve a penetrar y esta vez entro fácil, mi cuerpo ya estaba acostumbrado a sentir su pene adentro. Continuamos así por un rato hasta que vuelve a sacar su pene, el me acuesta de espalda, abre mis piernas y vuelve a penetrar mi culo. Ahora estábamos de frente y podíamos ver nuestras caras de placer, yo podía ver su cuerpo su abalanzándose sobre el mío con cada penetrada, incluso, alcanzaba ver su pene entrando y saliendo de mío, yo no quería que este momento terminara nunca. Él me dice que está por irse y saca su pene de mi culo, se saca el condón y me tira todo su semen caliente en mi cara y me dice que chupe su pene para limpiárselo, yo asentí inmediatamente. Después de eso me levante me limpie la cara y nos acostamos a dormir. Al otro día me dio de nuevo aunque todavía tenía mi culos ardiendo por la noche anterior, pero no me importa aun quería más.

Comparte este relato

4420
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar