Infidelidad - Confesiones

Relato erótico

Mi compañera de clases (Parte III)

Tiempo estimado de lectura del relato 8 Número de visitas del relato 36.120 Valoración media del relato 8,90 (30 Val.)

RESUMEN

El gran escape con Lolita.

Después de esa primera vez que nos devoramos en el carro ya todo fue distinto desde ese momento comencé a verla de otra manera con otros ojos no solo con ojos de lujuria y deseo desenfrenado, más bien la veía con ojos de amor. Aunque quizás es difícil de creer pero la forma en como compenétranos nuestros cuerpos en esa vez sentía que no solo era algo carnal sino más bien también era una fuerza espiritual que nos unía.

Siguieron pasando los días y semanas algunas veces a la semana nos encontrábamos 1 o 2 oportunidades antes de clases para seguirle dando comida a nuestros cuerpos sedientos de pasión. Siempre le daba de comer mi semen dentro de ella porque a ella le gustaba sentirla y a mí me encantaba dársela. Me encantaba darle toda esa lechita calientita que acumulaba allí todita para ella.

De todas esas veces tengo muchos recuerdos lindos, exóticos y apasionados. Entre tantos encuentros recuerdo uno en particular en el cual me escape del trabajo para poder estar juntos. Esa ves estábamos decididos a ir a un hotel para poder compartir más tiempo juntos y de una forma más relajada ya que teníamos mucha emoción al hacerlo en el vehículo. Esa vez lo hicimos con mucha planificación ya que yo faltaría al trabajo unas 3 horas más o menos para poder escaparme con Lolita.

Esa vez la busque cerca por su casa a eso de las 9 y media de la mañana, se montó y seguimos rumbo al hotel no muy cómodo pero bastante íntimo y seguro. Pasamos a la habitación y desde el primer momento comenzamos a besarnos con mucho deseo su lengua se entrelazaban con la mía, nos fuimos desvistiendo poco a poco, recuerdo que  ese día ella tenía una cachetero negro que le queda uuuffff y se lo fui quitando con mis dientes poco a poco hasta tenerla completamente desnuda en la cama, después de jalar su cachero hasta la punta de sus pies fui subiendo por sus piernas suaves dándoles muchos besos por sus largas y contorneadas piernas Lolita se retorcía no sé si por la excitación o por la cosquillas que le proporcionaba pero así fui llegando hasta donde quería llegar, allí fue cuando por primera vez le hice el sexo oral bien rico se sentía tan húmeda y suave que no me quería despegar de allí su clítoris ya estaba dilatadito y duro y ya está lista para ser penetrada completamente. Por mi parte mi pene ya se encontraba completamente erecto y en la punta ya tenía mi líquido pre seminal listo para penetrarla, sin embargo yo seguía pegado a ese clítoris con la punta de mi lengua hasta que ya no aguantamos más y necesitábamos unirnos por completo. Fue entonces cuando la penetre de un solo sopetón hasta el fondo, sentí un suspiro de Lolita como si le hubiera dolido fue entonces cuando me dijo que lo tenía muy largo que le diera suave porque le dolía, pero hice caso omiso y comencé a bombear mi pene completamente erecto dentro de su vagina que ya estaba bien humedad para ese momento.

Sentía como mi pene era succionado por esa apretadita vagina generándome una gran excitación que al cabo de unos pocos minutos me hizo acabar de forma desenfrenada y sin vuelta atrás le di todo mi semen dentro de ella bombeándoselo unas 4 o 5 veces hasta que no quedo nada así nos quedamos unos 5 minutos penetrada y yo sobre ella besando sus labios tan suaves y ricos. Después me acosté a su lado y ella se fue al baño a darse una ducha le fui a acompañar para bañarnos juntos enjaboné su espalda sus pechos y su cuello después nos secamos con unas mínimas toallas que había en el hotel que más bien parecían pañuelos de lo pequeño que eran. Después nos acostamos a descansar un poco y a platicar cosas de la universidad entre otras cosas al cabo de unos 30 o 40 minutos ella se animó de nuevo y nos comenzamos a besar nuevamente, esta vez fue ella la que comenzó a besar mi pecho y comenzó bajando hasta llegar a mi flácido pene que ya se comenzaba a endurecer hasta que ella llego a tomarlo y darle unos ricos besitos en el glande de mi pene. Inmediatamente mi pene se endureció y se puso firme y listo para el segundo round ella introducía su rica boquita en mi pene hasta tratar de tragárselo podía sentir como su lengua tibia acariciaba la punta de mi pene que ya comenzaba a desprender sus primeros líquidos pre seminales mientras ella se lo saboreaba. Ya estábamos completamente excitados ambos así que coloqué a Lolita en la esquina de la cama con las piernas hacia mis hombros y en esa posición le introduje mi pene completamente duro y erecto en su vagina que estaba muy suavecita y calentita le arremetí de golpe y debido a la posición le entraba todo todito ocasionándole al cabo de unos minutos un orgasmo que pienso le llego al infinito porque por primera vez sentí como su cuerpo temblaba cada vez que era embestida por mi pene.

Esta vez yo si tenía mucho más que dar porque ya había llegado muchísimo la vez anterior. Así que decidí poner a Lolita sobre la cama en posición de 4 en ese momento tenía una vista espectacular de su culo su espalda y sus piernas, es decir tenía una vista panorámica desde todos los ángulos ya que la habitación tenía unos espejos que se podía visualizar desde cualquier ángulo las posiciones que teníamos. Una vez en 4 procedí a arremeter nuevamente toda la furia de mi pene erecto en el fondo de su vagina cuando nuevamente Lolita me decía que le diera despacio porque lo tenía muy largo y comenzó a quejarse aparentando sus manos a la sabana y a la vez me decía que le diera más duro. Que la llenara toda aún recuerdo como nos veíamos en ese espejo de ese hotel así fui dándole más y más duro hasta que ella alcanzo su segundo orgasmo y yo también el mío casi al mismo tiempo. Le llene de nuevo su vagina de lo que me quedaba de semen y caímos rendidos en la cama.

Guuaaooo esa vez fue muy intensa, pero para sorpresa de ambos ya eran casi medio día y ya tenía que regresar al trabajo así que nos duchamos nos vestimos rápido y nos fuimos del hotel, la deje cerca de su casa y seguí a mi trabajo por cierto un poquito más tarde de lo acordado pero sin ninguna novedad, inmediatamente le escribí un correo a Lolita diciéndole que todo estaba bien y ya estaba en el trabajo que al ir a clases la pasaba buscando de nuevo, eso fue el mismo día. Inmediatamente al salir del trabajo la pase buscando de nuevo cerca de su casa y en vista que aún era temprano me estacioné por una de las calles sola cerca de la universidad, comenzamos a hablar un poco y darnos pequeños besos hasta que la cosa se fue tornando un poco más caliente, fue entonces cuando recibí una llamada al celular, adivinen quien era. “La bestia” mi esposa estaba llamando para saber cómo estaba y que estaba haciendo, entonces me Salí del carro y hablé con ella fuera y le dije que todo estaba bien y que ya estaba en la universidad. Y corte. Entre de nuevo al carro y dispuesto a comenzar lo que ya estaba en curso de nuevo comencé a besar a Lolita, ella un poco nerviosa por la llamada no quería continuar, pero yo me dispuse a que no vendría de nuevo a dañarnos el momento como veces anteriores. Así que la bese profundamente en sus labios aditivos y caímos de nuevo en el asiento de atrás. Nos desvestimos de forma violenta e inmediatamente y por tercera vez le hice el amor en el mismo día. Esta vez le arremetí mi pene con mucha más fuerza y mucho más tiempo porque ya había llegado 2 veces y tenía mucho más aguante así que esta vez pudo sentir mi pene muy erecto dentro de su vagina como entraba y salía con mucha fuerza en el asiento de atrás hasta que ella por tercera vez en el día llego a su tercer orgasmo, yo por mi parte seguí bombeando y dándole más duro pero esa vez debido al calor y la tensión de alguna persona que pudiera pasar a vernos no termine de llegar, pero ese día pienso que Lolita quedo bien satisfecha al igual que yo.

Ese día al igual que los anteriores asistimos a clases como si nada y de regreso a su casa guardando la compostura ante el resto de los compañeros de clases. Aunque para ser sincero creo que ya algunos sospechan de nuestras andanzas porque al parecer nuestras miradas son muy evidentes.

Eso no fue todo esperen que les cuente lo que paso después de eso… Continuará…

Comparte este relato

2907
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar