Gays

Mi tutor favorito (1)

Tiempo estimado de lectura del relato 7 Número de visitas del relato 19.778 Valoración media del relato 9,06 (16 Val.)

RESUMEN

Esto fue lo que me pasó hace tres años y me gustó muchísimo y espero que a ustedes también le guste este relato.

Hola chico y chica de SST, hoy les traigo una parte de mi historia que me paso hace 3 años y lo sigo recordando con mucho gusto, este es mi primer relato y lo más seguro es que haya algunos errores, pero cada vez iré mejorando, comenten este relato porque quisiera ver su punto de vista, espero les guste.

Como ya habrán visto allá arriba esto pasó hace 3 años, actualmente tengo 21 años, soy de Colombia, soy chico sumamente normal es decir soy delgado, piernas anchas, mido 1,69, moreno, lampiño y labios semi gruesos, nalgas ni tan grandes, pero ni tan pequeñas, pero eso si soy muy caliente todos los días me masturbo 2 o 3 veces depende del ánimo que tenga.

Para ese momento yo era heterosexual no pasaba por mi cabeza tener sexo con un hombre y menos de tan mayor de edad que yo, pero paso lo siguiente que cambió mi vida por completo: Yo tenía un tutor que me daba clases de matemática ya que se me dificultaba esa materia, el tutor tenía 32 años era de piel blanca, cuerpo robusto, con mucho pelo en los brazos y era muy alto como de 1,89, entonces los primeros días con el fueron normales él me explicaba y yo le prestaba mucha atención, luego la siguiente semana el me veía extraño, una mirada desconocida para mí, ahorita me doy cuenta que era cara de lujuria, entonces en cada clases él se me acercaba muchísimo, llegábamos a estar tan cercas que yo podía escuchar su respiración y respirar su aliento, para mí era muy extraño que un hombre haga eso con otro hombre y más conmigo por mi edad pero a mi cuerpo le gustaba esa sensación como sentirme deseado por esa persona.

Y así continuaron mis clases hasta que el de pronto a mitad de una explicación me pregunta: "oye, eres muy lindo", y yo me quede como sorprendido porque no me lo esperaba, por supuesto que me sonroje por su comentario y yo le respondí: “gracias" con un tono muy suave por la pena que sentía en ese momento, de pronto se da vuelta y me mira fijamente, luego se me acerca y más y más hasta que me dice en el oído: “vamos nene, tu sabes que tú me gustas y muchísimo, y veo que yo también te gusto ¿no?" Y veo que mi pene está muy erecto y se me nota fácilmente en mi pantalón, "Rayos, se dio cuenta" me dije a mi mismo pero en mi mente, yo todo apenado tengo la cara mirando hacia el piso, el me agarra la cabeza delicadamente y lo sube hasta quedar frente a frente él me dice: "tranquilo nene, te va a gustar", el me comienza a besar despacio metiendo poco a poco su lengua hasta encontrarse con la mía y empezando un beso sumamente caliente, yo le seguía el ritmo ya que por una extraña razón me estaba gustando muchísimo y estaba muy excitado pero necesitaba más, el me levanta de la silla y comienza a acariciar mis nalgas y me da unas nalgadas, yo gemía a mitad del beso y él me dice:” mmm que ricas nalgas tienes", luego el procedió a darme la vuelta e inclinarme un poco hacia abajo para quedarse frente a mis nalgas, me quitó el pantalón y el interior que tenía de un solo jalón, quedaron mis nalgas junto a él, el no espero ni un segundo para comenzar a meter lengua en mi huequito, lo movía de un lado a otro como si su lengua quisiera penetrara mi culito, yo gemía demasiado, yo ya estaba en las nubes con ese placer desconocido que yo sentía, él estuvo en mi culito chupando y lamiendo como unos 20 minutos, yo ya estaba a punto que me desmayaba por tanto placer en tan solo 20 minutos, él se detuvo pero yo movía mis caderas para que siguiera comiéndose mi culito, quería más.

Él me dice: “y mira como estas, estas muy caliente, se lo que quieres y te lo voy a dar niñito", él se saca el pene como de 17cm, me di vuelta y yo quedé sorprendido por el tamaño de ese pene blanco, cabezona y con bastante venas, yo estaba tan excitado que agarré su pene y me lo metí en mi boca, lamí su cabezota y me metí la mitad de su pene ya que no me cabía más y me venía a arcadas, el empujaba mi cabeza para que le entrará más pero era inútil solamente pude hasta la mitad de su pene, le lamí todo su pene hasta llegar a sus bolas que se las chupe bien rico, él me dice “que rico la chupas, nada mal para un principiante" yo le respondo “gracias pero necesito algo más" me doy vuelta me inclino y me abro el culo con las dos manos para que vea mi huequito y le digo: “necesito que me penetres ya por favor, necesito más placer" porque yo pensé que si con la lengua me daba muchísimo placer con su pene debe ser algo imaginable, el con todo gusto fue hacia mi culito y me dijo:” mmm estas riquísima, esas nalgas que tienes provoca nalguearlas y mira ese huequito ufff te voy a dar lo que tú quieres", y yo le digo" si sí por favor, hazlo ya por favor", ya le suplicaba a que me diera ese trozo de pene en mi culito, el primero comenzó muy despacio metiéndome poquito a poquito la cabezota que tenía, a mí me dolía un montón pero resistía, ya que por fin entro la cabezota sentí un cierto alivio porque pensé que ya se había acabado pero no, venía lo peor, el seguía empujando su pene hasta que lo metió TODO de un solo golpe, yo quede como en shock pero a los 2 segundos me dolía demasiado, el me comenzó a dar besos por el cuello por la oreja para que me calmara, el duro en esa posición sin moverse como 5 minutos para que mi culito se acostumbrara a su pene.

Luego yo mismo movía mi culo hacia atrás como diciendo que quería más, el cómo no es tonto me dice "mm ya estas listas putita" y yo le digo “si papi, muévete, dame duro por favor", el comienza poco a poco el mete y el saca cada vez se convierte más rápido, yo me mordía los labios para no gemir pero era imposible, el me nalgueaba a cada momento como a mí me gusta eso me puso a millón y me sentía en el cielo ya, yo ya no sentía mis piernas, sentía un placer muy inmenso cuando sacaba y metía su pene una y otra vez mientras nos besábamos, como el ya veía que mis piernas ya no daban para más, el me dio la vuelta y quedamos cara a cara, me carga y yo pongo mis piernas en su caderas y trato de lo más posible entrelazarlas, nos besábamos mientras el metía su pene en mi culito, cuando ya lo metió gemí en mitad del beso, imagínense esa escena, un hombre súper alto y robusto cogiéndose a un chico de mi edad delgado y besándose, él me decía “y ay putita, estoy que me vengo, quieres que te deje preñada? ah putita" yo le digo “si su por favor papi, quiero tu semen dentro de mí, vamos papi dame todo tu semen, yo también estoy a punto de venirme" el me responde “tú también putita mmm, te daré más duro para que termines putita" y bum, sentí unos chorros muy fuertes dentro de mi culito y yo me corrí como nunca sin tocarme yo pensaba que eso era imposible, el me soltó y quede tirado en el piso, los dos estábamos exhausto.

Continuará.

Si quieren la siguiente parte por favor dígamelo en la caja de comentarios también algunas sugerencias para mejorar el siguiente relato, espero le haya gustado, un abrazo y un beso para todos.

Comparte este relato

2652
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar