Hetero: General - Sexo Anal

Relato erótico

Todo por una partida de billar

Tiempo estimado de lectura del relato 10 Número de visitas del relato 23.379 Valoración media del relato 8,77 (35 Val.)

RESUMEN

Era el mejor del grupo, con la mejor novia y con más dinero, pero esa noche... perdió conmigo y me gané a su novia a la que sodomicé contra su voluntad.

Esto sucedió hace ya mucho tiempo. Yo contaba entonces con 25 años y solía estar con el típico grupo de amigos y amigas en los que existía alguna pareja y en el que la mayoría éramos solterones. 

En estos grupos siempre suele haber el guapo, el chulo, el feo, el gigoló y así igualmente con las chicas... la guapa, la gordita, la simpática y la zorrona. 

No quiero perderme en estos temas de la historia que os quiero relatar y con esa introducción que acabo de hacer, solo os diré que muchas veces acabábamos en unos billares jugando y algunas veces apostando pequeñas cosas como cervezas, apuestas con poco dinero, etc. 

Como os dije anteriormente en este grupo había el típico guapo Raúl, (porque lo era de verdad) y del que todas o la mayoría de chicas suspiraban por ser su pareja o por tener un revolcón con él. Eso era así pero él tenía de novia a la más guapa del grupo, como no... Noemí... una chica morenaza, con cabello y ojos negros y un cuerpazo formidable. Eran la pareja guapa en un grupo en el que todos nos llevábamos bien. 

Está claro que en cualquier grupo siempre hay algunos piques o provocaciones o como llamarlo... bravuconerías de que si eres mejor en eso o en lo otro…

Raúl era un muy buen jugador de billar y casi siempre ganaba a no ser que tuviera un día tonto, cosa que evidentemente los demás aprovechábamos para provocarle y sacar lo que pudiéramos de él, aunque solo fuera por una vez... A mí no se me daba mal eso del billar y aunque con él siempre casi siempre perdía, ese día paso algo distinto. 

Yo acababa de comprarme un auto con lo que era la envidia del grupo. Estando en los billares, Raúl me provocó a que no era capaz de jugarme ese auto en una partida contra lo que yo quisiera. Evidentemente no lo hice pero le propuse una apuesta que, por chulo o por el papel que había conseguido en el grupo, no pudo rechazar… 

Raúl:      No te jugaras ese coche en una partida

Yo:         El coche no me lo juego por nada pero podemos hacer algo…

Raúl:      Tú dirás

Yo:         Podríamos hacer una especie de concesión en una sola partida.

Raúl:      Te escucho, (ante todo el silencio expectante del grupo).

Yo:         Te presto mi coche recién comprado una semana si tú me prestas a tu chica una tarde en tu piso.

Raúl:      Jajajajaja.. Pero si no tienes posibilidades conmigo, (dijo Raúl mirando a Noemí de reojo)

Yo:         Vamos... apuéstatela. Tenemos testigos y va a ser difícil no cumplirlo.

Raúl:      Hecho

Y nos dimos la mano como apuesta.

De hecho yo sabía que tenía todas las de perder pero tampoco era tan grave tener que dejarle mi auto una semana si a cambio podía tener a Noemí una noche entera para mí... el sueño de todos los del grupo…Y empezó la partida y aunque empezó ganando él, como siempre, en un instante de bendita suerte, coló la bola roja donde no debía por un fallo tremendo y... zas....la partida cayó de mi lado. 

El grupo estaba en silencio y todos pensábamos, incluido yo, que después de perder, Raúl diría que todo quedaba en broma como a veces, ante esas bravuconadas, había sucedido. 

Me lo quedé mirando serio y fijamente y me dijo...

"Has ganado, Santi. Esta noche, saliendo de aquí, te dejo en mi casa con Noemí para que pases la noche con ella y goces de ella lo que quieras. Solo te pido que lo hagas en mi habitación, solo en mi habitación..."...(luego supe que en esa habitación tenía una cámara donde le era posible grabar lo que quisiera... el muy cerdo). 

Yo le respondí que estaba de acuerdo pero que como imaginaba que ella no querría ese trato, me ayudara a hacerla entrar en razón y que si no, me ayudara a atarla para poder hacer con ella lo que quisiera. 

Nos fuimos con mi auto a su casa y ellos discutieron en la parte trasera del auto. Yo los veía por el espejo y vi que a Noemí no le había gustado que la apostara a ella. También vi que en su cara se reflejaba el fastidio por haber perdido algo que nunca había imaginado y que tenía casi ganado...

Llegamos a su casa y yo le pregunté a ella si le apetecía pasar esa noche conmigo, a lo que ella me respondió indignada... "a ti que te parece"... "Es culpa suya", le dije señalando a Raúl "vamos a pasarlo bien Noemí". 

Raúl me indico que esperara que iba a prepararme a Noemí y la habitación.

Pasado 20 minutos, salió Raúl y me dijo... "Es toda tuya. No le hagas daño ni la maltrates por favor". 

Le respondí que no se preocupara y en mis pensamientos pensé en dejar a Noemí sin que pasara nada y simplemente decirle que lo hice para darle una lección a su Raúl.

Raúl salió de su piso y cerré con llave para asegurar que nadie entraría. Entré en la habitación y me dejó impactado ver a Noemí encima de la cama y... desnuda con las manos y pies atados con pañuelos a la cabecera y pies de la cama... Estaba preciosa y debo reconocer que me pareció aún más linda de lo que se podía imaginar. Estaba muy seria y su piel morena brillaba al reflejo de las luces de las lámparas de la habitación.

Tenía unos pechos tersos y más grandes de lo que me imaginaba y su coño estaba totalmente depilado. Sus piernas eran fuertes y solo de verla así, mi polla pegó un salto y se puso en erección de golpe. 

Estuve observándola durante unos minutos y al final fue ella la que rompió el silencio diciendo… 

Noemí:  Empieza ya Santi que quiero terminar esto cuanto antes

Yo:         Mira Noemí... yo es que... No sé cómo decirte que...

Noemí:  Vamos no te hagas el simple ahora y empieza ya a tocarme y a follarme, estúpido.

Yo:         Es que quería decirte que si no estás de acuerdo lo dejamos porque yo solo quería...

Noemí:  Eres imbécil o que... Mi novio nos está haciendo un video y si no lo haces como él espera te dejará en ridículo ante todos. ¡No seas gilipollas!!!

Conforme me iba insultando veía el montaje de Raúl Él creía o sabía que me costaría mucho hacer algo en contra de Noemí y lo que quería era dejarme en evidencia delante de mis colegas de grupo... Claro…Mi sangre se iba calentando y Noemí, para liberarse de la tensión que llevaba empezó a insultarme para apremiar mi comienzo.

Me desnudé... Me acerqué y empecé a acariciarle su pecho, sus pezones su barriga... Empecé a besar sus pechos y a notar como crecían sus pezones en mi boca mientras ella iba profiriendo insultos hacia mí y hacia Raúl, su novio. Le acaricié su coño depilado y apartando su s labios intenté notar si estaba húmeda su cueva pero... nada de nada. 

Noemí: Eres imbécil o que... Como voy a estar excitada... Aunque Raúl sea un cerdo nunca me excitaría con alguien como tú... Empieza ya y haz lo que quieras conmigo estúpido pero empieza y termina que me quiero ir a mi casa a ducharme y eliminar cualquier rastro de ti... Eres un cabrón Raúl y esto lo vas a pagar, (decía mirando donde estaba situada la cámara en la pared frontal a la cama)... Este mierda me va a follar y tu verás como lo hace pero no le daré el placer de gozar... Sois los dos unos cerdos... 

Y así seguía hasta que me calentó y cabreó de tal manera que mientras seguía acariciándola, notaba como para nada estaba excitada ya que no salía nada de humedad de su coño. Empezaba a estar furioso con sus insultos y sus menosprecios debido, en parte, a lo mal que se encontraba por culpa de una apuesta de su novio. 

Llegó a enfadarme tanto que le grité: "… Sé que nunca te excitarás conmigo y no quiero hacerte daño follándote como una zorra sin que sientas nada.. Así que voy a darte la vuelta y te voy a follar ese culo tan rico que tienes para tu humillación y la de Raúl... Y ya basta con tus insultos y gritos porque de nada te va a servir.. Quería ser amable contigo pero me has cabreado y no voy a tener piedad contigo... ¿te entaraaaasssss?" 

Mis gritos resonaron por todo el piso porque me sacó de mis casillas. Ella quedó callada y salí de la habitación hacia la cocina. Encontré aceite y lo llevé a la habitación.

Una vez allí la desate de una mano para atarla al otro lado y así una mano, la otra y los pies hasta que la situé boca abajo con todo su culo para mí… Le empecé a verter aceite por la espalda hasta que caía por sus nalgas hacia el colchón. Le puse una almohada debajo de su tripa mientras le iba diciendo... "Me está empezando a gustar esto zorra... Voy a follarte el culo hasta que te lo reviente porque me has provocado y me has enfadado y tanto si te gusta como si no, te voy a clavar todo mi rabo en tu culo hasta que notes como mis huevos chocan con él... ¿lista?” 

Seguía en silencio pero con una rabia que contenía su ira y ante la que no podía decir nada.

Me unté el dedo con aceite y empecé a acariciar su agujero anal suavemente. En ese instante sí note que su chochete se había humedecido mucho... Me hizo gracia y le dije... "Vaya... parece que a la señorita le va la marcha y ahora si está excitada"… Y mientras le decía esto, le clavé mi dedo en todo su culo lo que le hizo pegar un salto arqueando la espalda.

Empecé a meter y sacar mi dedo que cada vez entraba mejor mientras le decía...

" Te gusta esto zorra.. Esto es lo que gracias a tu Raúl te has ganado... Voy a meterte ahora dos dedos y luego te vas a tragar mi polla entera por ese culo que cada vez me gusta más... me oyes zorrita.... Rauuul... voy a follarme el culo de tu Noemí... ¿te enteras?"... 

Esto último lo dije gritando como un loco mientras me situaba de rodillas entre las piernas de Noemí y con mi pulgar, seguía follándome su culo que gracias al aceite, entraba y salía sin ningún esfuerzo... Situé la punta de mi polla en la entrada ya dilatadita de su culo y le susurre al oído…

"Estás preparada zorra"

"Métemela entera cabrón que me has puesto a mil"

Esto me dejó sorprendidísimo... Resulta que a esa Noemí le iba la marcha y sin pensarlo... Zassss… De un empujón le metí toda mi polla en su culo y empecé un mete y saca rápido, profundo y constante del que salían gemidos y gritos tanto suyos como míos. 

Noemí:  Fóllame el culo cabrón que me gustaaahh

Yo:         Te lo voy a reventar zorra

Noemí: No pares estúpido que me estoy corriendo de gusto... Masss...Maassshhh

Yo:         Cerda... no te corras que aún no te toca... Que culo que tienes zorraaaahhh

Noemí:  Cabrón me vas a reventar de placer... como me gustaahahhh

Yo:         Te vas a tragar mi leche cerdaaaahh

Noemí:  Vamos...vamos que me gustaaahhhhh 

Y nos corrimos los dos... Primero yo soltándole un chorro de leche dentro de su culo y luego ella al sentir mi descarga y gritando como una loca... "aaagghhhhhhaaaaahhhhhh......". 

Salí de su culo y me dijo... "desátame que seguimos pero no quiero estar atada Santi... Ha sido la mejor culeada en mucho tiempo chico... Me gusta cómo me has follado el culo y ahora quiero cabalgarte como me apetezca... No te vas a resistir, verdad?

Y la desaté y continuamos toda la noche follando en muchas posturas y probando de todo pero sin la agresividad de esa primera culeada... Pero eso ya es otro tipo de historia que os contaré en otra ocasión.

Noemí y yo nos hemos visto algunas veces para estar juntos y ella dejó a Raúl. 

Él se fue del barrio al poco tiempo y el resto de grupo seguimos yendo a esos billares pero ya nunca apostábamos más que cervezas. 

Fue una experiencia inolvidable y la que me hizo cogerle gusto a esta práctica de la dominación... medio consentida.

Comparte este relato

2822
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar