Sexo con maduras

La vecina de mi hermana

Tiempo estimado de lectura del relato 7 Número de visitas del relato 31.530 Valoración media del relato 8,62 (45 Val.)

RESUMEN

De como armar el pesebre con la vecina de mi hermana me alegró el día con bellisima mujer...

Esta historia es real, sucedió en diciembre de 1998, específicamente el 22. Soy alto 1,85 ms., delgado de 80 kg aproximadamente, moreno claro, delgado. A mi hermana la mayor tuvieron que operarla de emergencia el 19 y mi mamá tuvo que cuidarla. El 21 voy a visitar a mi mamá donde mi hermana, ese día la dieron de alta, y mi mamá comenta que el Nacimiento no se ha armado, estaba molesta ya que por la fecha no teníamos nada hecho, yo no había hecho nada por cuestiones de trabajo, yo le comenté que iba a armarlo y que quedara como quedara. Mi mamá me estaba sermoneando, yo tenía 22 años y Celeste la vecina de mi hermana sin querer escuchó.

Celeste tenía 39 años, pero era una delicia verla, 1,60-1,65mts, 50 a 58kgs, cuerpo definido, senos medianos y redondos, cabello corto a la altura de las orejas, castaño, piel blanca, culito en forma de durazno, no tenía panza su abdomen era plano, si no fuese Madre y Padre de 3 chicas pensaría que su cuerpo era gracias a cirugías y gimnasios, pero no su genética la favorecía, siempre me llamó la atención, pero ni pendiente para no ser irrespetuoso. Mi mamá me estaba dando un sermón cuando Celeste interviene y pide sí no es molestia ayudarme ya que quería tomar la tradición del Nacimiento a lo que yo le contesto que sería un placer y honor tener tan bella ayudante. Coordinamos vernos el 22 cerca de la parada a las 7:30am ya que no sabía dónde vivíamos (Vivimos como a 3Kms distantes de la casa de mi hermana) e intercambiamos números para no hacerla esperar.

Al día siguiente me desperté temprano como de costumbre troté, fui a la panadería compré pan, jamón, queso amarillo y jugo de naranja, preparé café con leche, no tenía nada pensado, pero ese día se me cumpliría el deseo más grande... A las 7:30 llaman a la casa, era Celeste tan puntual como un reloj inglés. Voy a buscarla, llegamos a la casa estaba preparando el desayuno y estaba fascinada porque estaba y que, cocinando, desayunamos y a cada comentario aprovechaba para piropearla, llevaba un jeans blanco pegado al cuerpo, blusa estampada de rosas azules a lo que aproveché para recordarle una vieja canción llamada "Motivos" que dice más o menos " una rosa pintada d azul es un motivo" y cosas así. Ya al terminar estoy recogiendo la mesa, del comedor, a la cocina hay que pasar por un pasillo y un escalón, de regreso ella queda arriba y nos miramos siento su nerviosismo porque la sujeto por los brazos ella pregunta sí los piropos son por cortesía a lo que le respondo que más que cortesía es la verdad, rápidamente le robo un beso, veo que empalidece y aprovecho para darle otro beso tímidamente, me responde y nos encendemos en besos apasionados, jugamos con nuestras lenguas la abrazo y cargo para llevarla a mi habitación, respira entrecortado, ya en la habitación la coloco suavemente en la cama y reacciona, dice que puede ser mi mamá, rápidamente respondo: "si, y quiero que seas mi mamacita" y sin dejarla reaccionar le planto otro beso, tomándole muy sutilmente su rostro con mis manos, empezamos un juego con nuestras lenguas, se debate entre el dejarse llevar y que no piense mal, bajo mis labios por sus orejas, cuello, le quito rápidamente la blusa y el brassier blanco, descubriendo dos hermosos, suaves y blandos senos que empiezo a succionar tiernamente, Celeste me acaricia el cabello mientras su respiración entrecortada me informa la lucha que mantiene, en eso me separa bruscamente y me dice que no puede ser.

Me pregunta si me parece una mujer atractiva, sin dejarla reaccionar y sorprendiéndola respondo: ¡Coño mirate al espejo! ¡Si me colocan a un lado tus tres hijas (en ese momento tenían 15, 18 y 21 año) y al otro lado estás Tú sin pensarlo te escojo a Ti! Esa respuesta la motivó e impulso un poco y me voy a bajarle el jeans blanco descubriendo un bikini convencional blanco y estampándole otro beso estamos explorándonos con nuestras manos y vuelve otra vez con la lucha, ya no aguantaba más mis testículos me dolían de tanto arranque y frenadera, estaba como loco besándole sus pechos, labios y bajo hacia su botoncito, levantándole suavemente la pantaleta empiezo a pasarle la lengua por los cachetes de esa vagina, haciéndola estremecer y dejando exclamar de sus labios: "¡Hazme lo que quieras papito"! Rápidamente bajo su ropa interior y la coloco de perrito siendo mi sorpresa que tenía puesto 1 hilo dental blanco, la veo y respondiéndome como 1 niña temiendo ser juzgada me dice que le gusta usar hilos dental, pero que por el pantalón no le gusta que le digan morbosidades, lo que hice fue decirle que estaba bien y que le quedaba bonito, le propino una nalgada ya que me terminó de enloquecer, y le meto de una vez mi cara chupándole y mordiéndole muy suavemente su vagina, en eso se estremece no me detengo sigo chupando y lamiendo esa vagina olorosa a bebe recién nacido, no tenía noción del tiempo pero entre sus debates, arrancando y frenando teníamos como 2-3 horas, cuando le doy vuelta y la penetro me abraza con sus piernas, era tanto mi excitación que no tarde en correrme, quería morirme al pensar que Celeste pudiera quedar desencantada, pero no, me consoló, acarició la espalda, nuevamente preguntó sí la consideraba atractiva, nuevamente respondí más sereno y dándole confianza que sí que era una mujer hermosísima.

Me dio unos masajes en el hombro me pidió algo de tomar y serví 2 vasos de whisky, estábamos en la cama tomando nuestro vaso y ella masajeándome cuando a los cincos minutos ya estaba erecto, la bese tiernamente y empezamos a comernos todo el cuerpo, nos fijamos un rico 69, era una experta, tuvo como 5 orgasmos a cada rato se arqueaba gemía, bramaba al acariciarle su clítoris, ya más sereno la tomo y me pongo boca arriba, empezó a cabalgarme mientras besaba sus pechos alternándolos con sus labios, estaba poseída, amasaba mi pecho lo arañaba mientras se movía como Shakira, no dejamos que posición de pie, de lado, perrito, esta vez sí me costó eyacular, me pide que acabe que ya no aguanta que le dolía no por lo grande si no que teníamos 3 horas disfrutando. Cuando por fin eyaculé quedamos tendidos en la cama sudamos copiosamente a pesar de tener el aire acondicionado encendido. Vi la hora eran casi las 4pm, preparé una pasta con carne molida y plátanos, medio armé el Nacimiento y cuando se fue a duchar me metí con Celeste, quise penetrarle por su ano pero no quiso, no terminé, esa noche me llamó como a las 10pm preguntándome si me había gustado y mi respuesta fue que sí que la deseaba desde hace muchos años, ambos quedamos de acuerdo que sólo sería sexo y placer por la diferencia de edad, así estuvimos por algunos años pero se fue enamorando, Celeste tenía 5 hijos en verdad y ya estaba esterilizada, pero es una mujer apasionada, aún con casi 60 años se mantiene mejor que muchas niñas de 15, una vez me dijo que lo que más le gustó de mí fue como la traté sin hacerla sentir objeto sexual.

Espero les haya gustado, aquí les dejo mi correo por sí hay alguna mujer que quiera intercambiar experiencias, relatos o simplemente hablar estoy a la orden. Mi correo es argenis1377reyes@hotmail.com, bye besos a todas esas mujeres bella creación de Dios...

Comparte este relato

3774
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar