Sexo con maduras - Microrelatos

Mi amigo, preguntas y sexo con semen

Tiempo estimado de lectura del relato 2 Número de visitas del relato 27.854 Valoración media del relato 7,79 (28 Val.)

RESUMEN

Otra noche llamó a una amiga, muy gaucha y piola, sin drama para hablar de sexo. Le preguntó de sexo, cómo eyacular, que le diera consejos…

Otra de mi amigo, muy solicitado por mis seguidores. Otra noche llamó a una amiga, muy gaucha y piola, sin drama para hablar de sexo. Le preguntó de sexo, cómo eyacular, que le diera consejos. La tipa no sólo se los dio, sino que, a su pregunta, le contó intimidades, con qué dormía, sobre sus bombachas, que se ponía cremita, camisón, deshabillé, que usaba cuero, que se pintaba. Mi amigo, loco de sexo, ni escatimó y le preguntó cómo había quedado embarazada, ya que ella tiene tres hijos. Y la mujer le contó todo con lujo de detalles: hotel, mimos, besos, desnudo, revoleo de bombacha, de calzón, pene, vagina, semen. Mi amigo estaba que se la garchaba por teléfono. Entonces le pidió ir a verla a su casa. Ella aceptó y lo esperó con sandwichitos de miga, muy bien vestida y maquillada.

Supervestido con campera de cuero, muchísimo perfume y más, comió con ella una picada, sandwichitos, aceitunas. Y durante la cena, ella se mostró cordial con él y el otro aprovechó el clima, la cena, la dulzura de ella y la empezó a acosar. Y luego del flan con crema, le pidió ir a su pieza. Ella se extrañó pero aceptó, le llevó café y se quedaron charlando. Volvió a preguntarle intimidades, ella le contó y él subió de temperatura. Y de una le pidió sexo. Para su sorpresa, la mujer, muy rapidita y que estaba solita, no sólo aceptó sino que lo empezó a excitar toqueteándolo y haciéndolo excitar. Ella se sacó todo, él fue desvestido por ella, él le sacó el corpiño, ella el calzón.

Y cuando mi amigo quedó en pija, la pelirroja gaucha se sacó despacito y haciéndose la putita la bombacha. Apenas la chabomba cayó al suelo, mi amigo se le acostó encima y, con tremenda potencia, la penetró y frotó bien adentro de su vagina. Ella se entregó total, gimiendo de placer y estimulándolo para que acabara. Y mi amigo, tras diez minutos de traca traca, eyaculó tremendo semen en la vagina de la mujer. Luego le dio por cola, boca, tetas, pelo, manos, ensució su ropa interior, manchó sus sábanas y más porquerías. Y pasó con su amiguita potranca una noche a todo dar. Qué potro, chicas.

Comparte este relato

3553
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar