Incesto - Filial - Dominación

Te ves putísimamente deliciosa

Tiempo estimado de lectura del relato 4 Número de visitas del relato 65.748 Valoración media del relato 8,70 (64 Val.)

RESUMEN

Esto querías ¿no putita? Querías sentir la verga de tu macho llenarte ¿no? Pinche puta...

La noche se había tornado madura, era tiempo de hacer una pausa y volver a casa... Me despedí todos, salí de la fiesta y a casa, llegué al apartamento, me dirigí a la mi habitación, encendí la luz y sobre la cama había una caja de regalo con una pequeña tarjeta bajo el moño...

Abrí el sobre “Póntelo, debajo de tu cama está el complemento te veo en el roof tan pronto estés lista... "

Abrí la caja y un diminuto vestido de licra blanco, mi cuerpo reaccionó y mi ano empezó a contraerse, me asomé bajo la cama y había unos zapatos de plataforma en cada uno un arete de broche con una mariposa...

Cerré la puerta y me desnudé, ¡era una locura! Estaba tan emocionada... ¿Finalmente sería la noche perfecta?

Estaba lista así tomé una ducha, recorrí mi cuerpo con un aceite de olor frutal, hice énfasis en mi ano y me subí el diminuto y ajustado vestido, me puse los zapatos y me observé en el espejo...

Me veía hermosa era toda una nena lista para ese anónimo y encantador admirador... Crucé el apartamento, salí, subí al ascensor y lo abordé, por mi mente pasaron miles de imágenes, podía escuchar a ese adivino que me hizo mamarle la verga en el baño "Ahora eres libre... Disfruta tu sexualidad". El ascensor se detuvo y las puertas del cielo se abrieron...

A lo lejos sentado podía distinguir de espaldas a un hombre que fumaba y tenía un vaso en la mano...

Caminé hacia él, tan pronto estuve a su lado me tomo de la mano me hizo dar un paso más...

- Esto querías ¿no putita? ¿Querías sentir la verga de tu macho llenarte no? Pinche puta......

Apretó mi nalga para después darle una nalgada que me hizo sentir como mi ano empezaba a dilatarse...

Se levantó, tomó un trago y me jaló de los cabellos hacia atrás abrí la boca y dejó salir de su boca el trago para ponerlo en la mía “ahora arrodíllate y sin tragarlo mámame la verga nena...”. Así lo hice, me arrodillé, mi vestido dejo descubiertas mis nalgas y comencé a mamar ese trozo... Desde los huevos hasta la punta, lo devoraba era un placer insoportable era el momento estaba lista para ser invadida.

- No cabe duda ¡eres tan puta!

Me tomó del cabello y así me levantó, me llevó a la barda y me hizo recargarme sobre ella, me levanto el vestido y me dio una nalgada al tiempo que decía "Abre las piernas puta" así lo hice, me incliné un poco más para provocar a este macho dominante...

Me dio dos nalgadas más abrió mis nalgas y escupió entre ellas podía sentir como resbalaba su saliva hasta perderse en mi ano, coloco la cabeza de su mazo y posó sus manos en mis costados ...

- ¿Esto querías no putita? ¿Querías sentir la verga de tu macho llenarte no? Pinche puta...

Yo solo asentía...

- Pues se te hizo pinche Golfa, ahora tú te la vas a clavar despacito...

Lentamente me empujé hacia atrás y podía sentirla como me habría como iba llenándome y abriéndose paso hacia mi alma...

Mi respiración aumentaba y cada vez la tenía más adentro

- Eso nena toda...

Seguía y seguía hasta que sentí sus huevos chocar con los míos...

Una nalgadita en cada cachete me indico que parara y así ensartada hasta los huevos llena de macho contemplaba la ciudad a mis pies...

- Así me vas a sacar la leche mamita sin moverte para que te acostumbres a mi medida porque desde hoy eres mía y yo administraré a mi putita...

No podía moverme quería quedarme así toda la vida con su pito entre mis nalgas...

- Apriétame la verga puta y luego relájala...

Dijo y comenzó a azotar mis nalgas con un ritmo perfecto cada azote mi ano se contraía para después relajarse...

¡Una y otra vez lo hizo era una maravilla!

¡Estaba ordeñando a mi macho sin moverme!!!

Naciste para esto cabrón, me dijo y sin más comenzó a embestirme una y otra vez, solo escuchaba mis nalgas chocar con mi hombre, entraba y salía una vez y otra vez cada vez más fuerte, ¡cada vez más rápido!  hasta que dio la estocada final...  mi macho gruñó, puso ambas manos una en cada nalga las apretó tan fuerte que me hizo gritar y finalmente sentí como era alimentada por primera vez...

Como me bautizaba con su leche paterna ese hombre que me hizo tener vida hoy nuevamente me hacía renacer...

Su verga se hincho y poco a poco fue muriendo... Hasta salir de mi de su putita, al salir su miel resbaló por entre mis piernas, marcando así mi cuerpo como suyo para siempre....

(Gracias por tantos mails... Y sí los veo en Facebook ahí encontraran la foto de mis nalgas con el famoso vestido de mi bautizo) esperaré sus comentarios...

Facebook: Idílico Viceson

Twitter: @IdilicoViceson

Comparte este relato

3706
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar