Incesto - Filial

Relato erótico

Una experiencia inolvidable con mi mamá y su concha peluda

Tiempo estimado de lectura del relato 5 Número de visitas del relato 63.187 Valoración media del relato 9,05 (66 Val.)

RESUMEN

Hijo móntame, quiero sentir tu verga dentro de mí, hazme el amor porque tu padre ya no lo hace seguido, cuélame rico papi...

Mi nombre es Javier y voy a contarles lo que me está pasando con mi mama ya hace varios meses, tengo 21 años y ella 41 es una señora muy guapa de unos 1.65 de estatura pechos grandes culo hermoso y lo que más me encanta su concha es peluda y muy jugosa.

Bueno hace varios meses un día que llegué un poco mareado de una parrillada con mis amigos, llegué a eso de las 8 de la noche. Me olvidaba, mi padre tiene 48 años y él generalmente no está en casa por el trabajo que tiene. Llegué y llamé a mi madre, pero no respondió así que la busqué y fui a su recámara, entré y no la vi, pero escuché la regadera, me acerqué y la puerta de la ducha estaba entreabierta y pasó lo mejor, estaba duchándose ese hermoso cuerpo y vi como bamboleaba sus tetas y como jabonaba su hermosa concha peluda. La vi unos minutos y luego me fui a mi habitación ya excitadísimo y me tuve que hacer una paja de fábula pensando en todo lo que vi sacando una leche en abundancia.

Al día siguiente me dio un poco de vergüenza verla en el desayuno, ella estaba con una bata y ya me imaginaba su culo grande y sus tetas debajo de ella. Pasaron varios días y yo seguía pensando en ella hasta que un fin de semana ellos tuvieron una boda y se fueron con mi padre, cuando la vi salir estaba radiante con un vestido por encima la rodilla y bien ajustado lo que permitía ver su hermoso culo. Se fueron y yo también salí con mis amigos, volví y aún no habían llegado así que me dormí. De pronto sonó la puerta y supuse que ya habían llegado, pero solo regresó mi mamá.

Me extrañó y fui a hablar con ella, noté que había llorado y le pregunté “¿qué pasó?”, me dijo que se habían peleado con mi papá porque se puso celoso de un primo de ella con el que bailó un momento y discutieron y mi papá se fue disque con sus papas a su casa. Le dije que se calmara y que no se preocupe y que al día siguiente volvería como si no hubiese pasado nada.

Vi que estaba súper mareada y me dijo que se puso a tomar más porque no le gustó la discusión, entonces le dije que se durmiera y me dijo “ayúdame a desvestirme estoy muy mal”. Entonces le saqué el vestido y salió a la luz sus hermosas tetas cubiertas con un sostén blanco y a través de su calzón se notaba sus vellos púbicos que los tenía en cantidad ya que era transparente y por detrás se marcaba en su culo. Inmediatamente mi verga se paró y no pude disimularlo, al subirle a la cama mi mamá notó que mi verga estaba parada y me dijo “que te está pasando” y no sabía que decirle, quise que se echara en la cama para taparla, pero se sentó al filo de la cama y me preguntó porque lo tenía parado, me puse nervioso y no tuve más opción que decirle la verdad, que hace unas semanas la vi en la ducha desnuda y que ahora como estaba con su calzón también me provocó una excitación.

Ella no dijo nada y hubo un silencio que pareció eterno y de pronto dijo: “eres mi hijo y eso no creo que esté bien yo sé que a muchos hombres les causo excitación porque dicen que tengo un buen culo y varias veces me propusieron tener alguna relación con ellos, pero nunca lo hice por respeto a tu padre, en tu caso es algo diferente hijo y no sé qué decirte”.

Yo me acerqué un poco y la abracé y le pedí que me perdonara y que no volvería a suceder, pero al verla así me causó bastante excitación. Ella dijo “¿en serio te excito???”. Le dije “si mamá, eres muy hermosa y tienes un cuerpo bello”. De pronto levantó su mano y tocó por encima de mi bóxer y dijo “hijo esto está muy duro y grande y no sé porque me está calentando”. Se sacó su sostén y me dijo que le chupara las tetas y yo lo hice con frenesí tomando cada una de las tetas y chupándolas rico, ella ya gemía, mis manos bajaron a su concha hice un lado su calzón y le metí mano guau, eso estaba mojadísimo. Se echó y le quité el calzón, abrió las piernas y le empecé a chupar su concha peluda que estaba muy mojada, de pronto me dijo “échate” y ella se subió encima mío dándome su culo para que siga chupando su concha y ella también chupó mi verga.

Así estuvimos unos 10 minutos hasta que se volvió a echar y me dijo: “hijo móntame, quiero sentir tu verga dentro de mí, hazme el amor porque tu padre ya no lo hace seguido, cuélame rico papiiiiiiiiiiiiiiii”. Yo ya estaba que reventaba, la monté y dirigí mi verga a su concha y de uno se la metí a fondo, ella dio un suspiro y empezamos a culear, se movía rico hacia mi queriendo que entrara más a fondo mi pichilo, me decía “que rico pichilo tienessssssss culeame hijo, soy tuya más mas mas”. Como estaba muy excitado no duramos mucho y me desleché dentro de ella como un volcán.

Descansamos como media hora y aun no llegaba mi padre, hablamos de lo que sucedió y de alguna manera ambos sentíamos culpa, de pronto mi verga se paró de nuevo y ella lo notó y me dijo: “¿de nuevo quieres culear????”. Y le dije “si mami quiero montarte de nuevo”, me agarró la verga y lo acarició y me la chupó rico y se puso de 4 y me dijo “méteme tu pichilo así entra más a fondo”, me acerqué y se lo metí hasta el fondo, ella gemía fuerte y movía su culo hacia mí para que le entre masa fondo. Así culeamos como 15 minutos hasta que terminé encima de su culo y ya estábamos cansados, nos besamos y me dijo “ve a tu habitación y de esto nadie tiene que saberlo solo es entre tú y yo por favor”.

Me fui y me dormí como un bebé cansado. Al día siguiente la vi de una manera diferente, ella tenía una sonrisa de complicidad, volvió mi padre, pero todo cambió en nuestras vidas.

Comparte este relato

4607
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar