Incesto - Filial - Dominación

Relato erótico

Las vacaciones en el paraíso -1

Tiempo estimado de lectura del relato 6 Número de visitas del relato 62.150 Valoración media del relato 9,58 (66 Val.)

RESUMEN

Me acerqué a ella y poniéndome detrás, la abracé con una mano por la cintura y la pegué a mí, mientras que con la otra mano masajeaba sus muslos y su vientre.

Hola de nuevo, hoy les ofrezco un nuevo relato.

Esto que paso, tuvo lugar hace medio año, tiempo mas, tiempo menos, el punto es que paso, estábamos de vacaciones en Acapulco, viajábamos una parte de la familia (mi primo, Caro (mi cuñada), mi tía Rosario y su hija Mariana, mi Tío Ramón y su esposa Roxana, mi padre, madre y yo finalmente) llegamos un jueves y nos quedaríamos alrededor de medio mes o quizá un mes si mi padre tuviera sus vacaciones completas, el primer día todo paso normal, nos hospedamos, descargamos el equipaje, nos acomodamos en los cuartos y quedamos de la sig. manera: -mi primo, Caro, mi tío Ramón y su esposa en la primera habitación (la mas grande), mis padres en la segunda habitación y mi tía Rosario, su hija Mariana y yo en la ultima; al final del día rentamos el jacuzi y nos decidimos a bajar todos, lo único malo es que era algo pequeño, solo cabían 6 personas cuando mucho, así que mi tía Rosario, Mariana y yo decidimos entrar en la piscina para no estar esperando.

(En unos relatos contare la relación que llevo con mi Rosario y con mi prima Mariana), mi tía Rosario es blanca, 1.60 de altura, cabello castaño que le llega hasta el borde de sus nalgas y unas medidas de 85,63,92 que son bastante bien (tiene 40 años) es bastante bella, por otro lado su hija Mariana, es de igual manera de tez blanca, mide 1.66, tiene un cabello Rubio un poco oscuro y corto hasta el cuello, sus medidas son 80,60,95 esta muy deliciosa y joven (tiene 19 años).

Mis padres, tíos y mi primo y Caro se metieron al jacuzi, Rosario se metió en un lado de la piscina y Mariana y yo de otro lado, mientras mi Rosario nadaba en ese espacio, Mariana y yo platicábamos un poco:

- Y dime, ¿aun no tienes novio?

-No, la mayoría de hombres a mi alrededor son unos perros al igual que tu, solo se fijan en mi físico.

-Pues no estas tan buena, eh visto mejores, además, tu estuviste de acuerdo en que tu y yo disfrutáramos.

-Shhh baja la voz!! ya lo se, pero eso no te quita lo cabron!!; sino fuera tan rico lo que me haces, hace tiempo que te hubiera mandado al diablo.

-Bueno, que te parece si nos divertimos un poco.

-No estoy a gusto en el agua.

-¿Y quien dijo que nos saldríamos?

Me acerque a ella y poniéndome detrás, la abrace con una mano por la cintura y la pegue a mi, mientras que con la otra mano masajeaba sus muslos y su vientre;

-Que cabron que eres!

-Pero buen que te gusta, si te las das de muy santa, ah pero cuando estas conmigo se te sale lo puta verdad!

Mi verga estaba a reventar, pero quería hacerla sufrir, seguí abrazándola y con mi otra mano comencé a frotar por encima de su traje de baño, sentía como con cada pasada se estremecía, después le metí la mano y comencé a rozar su clítoris con mis dedos y a masajear suavemente su vagina, podía escuchar levemente sus gemidos así la estuve provocando durante 20 min mas o menos, y después la deje unos segundos y me aleje.

-¿Que haces cabron? ¿Que no dijiste que nos íbamos a divertir?

-Yo ya me divertí, además en el agua no me gusta tanto.

-Pero que hijo de puta, de acuerdo, vamos al cuarto.

Sabia como controlarla, subimos con sigilo al cuarto, nos secamos un poco y comenzamos a besarnos, metía mi lengua en su boca u ella cariñosa me respondía cordialmente, desamarre su sujetador y lo deje caer al suelo, la tumbe en la cama y comencé a bajar mis besos, desde su boca hasta la comisura de sus tetas, me volvían loco, redondas y puestas en su lugar, unos pezones rosados y muy suaves; comencé a besar y a mordisquear mientras que con mis dedos pellizcaba el otro, ella se retorcía, finalmente baje hasta su parte baja del bikini y lo arranque de un solo tirón, comencé  bruscamente a lamer y chupar, tan rápido que hacia un sonido como de "chacualeo", ella empezó a dar gemidos cada ves mas fuertes, apretaba las sabanas y se retorcía, me Levante saque mi pene de mi short y se lo metí de un solo zarpaso, y comencé un juego de embestidas fuertes , ella gritaba y gemía:

-Si!!! Si, asi!!! Vamos cabron sigue asi!! dame de nalgadas!!! Ahhhh si si asiiii!!!!

Yo la nalgueaba y le apretaba las nalgas, pellizcaba sus pezones y los jalaba, de pronto me abrazo con sus piernas de mi cadera, sentí como un cosquilleo en el pene y un fuerte gemido confirmo mis sospechas de que había llegado al orgasmo:

-aaaaahhhhhhhhh siiiiiiiii!!!!!!!

Después de unís segundos la seguí follando y en pocos minutos un escalofrío recorrió mi espalda y como rayo saque mi pene y la jale de las piernas hacia mi, la puse de rodillas y le metí mi pene en su boca, la llene de leche.

Me tumbe junto con ella en el frío suelo del cuarto y solo se podía escuchar el coro de nuestras respiraciones agitadas, ella agrego:

-Uff me tienes embisiada, no puedo creer que me hagas tragarme tu semen sin pedirme permiso antes.

-Si bien que te gusta, además sabes que te compenso muy bien.

-Esta bien, bueno, bajemos de nuevo, haber sino notan lo rojas que quedaron mis nalgas,  que !!cabron!!

-Pero si entre gemidos me lo pediste, además sabes que me encantan tus nalgas y mas estarlas acariciado y nalgueando

Se puso un calzón transparente pero con diseños negros de flores, un short blanco y una blusa sin mangas y cuando íbamos bajando los demás venían subiendo la escaleras asi que le dije que diéramos una vuelta por la costera, a lo cual Mariana accedió, pero Rosario se nos pego al plan.

Caminando por la costera, me quede un poco atrás para apreciar los ricos culos que se cargaban tanto madre como hija, mi tía llevaba un bikini a la antigua, de esos que van desde la parte baja hasta el vientre, un poco anticuado, pero un buen resaltador de nalgas.

Me acerque y me puse en medio de las dos, mientras caminábamos, tome del hombro a Mariana y con mi otra mano sobaba las nalgas de Rosario, con lo cual ella se puso roja como tomate puesto que ninguna de las dos sabia que me acostaba con amabas....

Continuara......

Si votáis y comentas se agradece, vos podéis darme tu opinión y te aseguro que me ayudara.

Comparte este relato

5066
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar