Gays - Sexo Oral

Oral en el autobús a un extraño

Tiempo estimado de lectura del relato 5 Número de visitas del relato 16.955 Valoración media del relato 8,96 (28 Val.)

RESUMEN

Era muy rico sentir esas venas en mi lengua.

Hola me llamo Adolfo soy un chico de tez blanca estatura baja y cuerpo delgado, tengo 21 años y soy de la ciudad de México. Hoy quiero contarles una anécdota que me sucedió cuando hice un viaje a Guadalajara a visitar a unos amigos.

Salí de la ciudad de México en un autobús de una línea muy reconocida y de lujo con rumbo a la ciudad de Guadalajara a bordo estábamos alrededor de unas 4 personas ya que el autobús realiza escalas antes de llegar a su destino. Yo me senté hasta los asientos de atrás junto al baño ahí estuve en el trayecto hasta la primera escala. Al llegar a esta se subieron tres personas entre ellas venia un hombre moreno canoso de edad un poco avanzada con físico un poco atlético brazos gruesos al parecer hacia pesas por tener esos brazos traía de vestimenta un pants deportivo y sudadera también se le notaba una panza chelera genial jejeje. Caminó por el pasillo y se acomodó en los asientos a un costado del mío. Cuando subió su maleta al porta equipaje pude verle su paquete con el pants ya que era pegado y como se le marcaban los detalles de su miembro, eso me prendió un poco ya que se veía genial. El autobús retomo su camino y siguió rumbo a Guadalajara, después de un leve momento sacó de su mochila de mano una Tablet y audífonos y comenzó a ver algún video o película, enseguida me percate que era algo porno ya que se iba sobando todo su miembro y sus testículos y ya tenía una buena erección se le podía ver por encima del pants, eso me prendió mas pero no volteé solo volteaba en ocasiones que estaba distraído pero me di cuenta que me miraba de reojo vi que se agarraba todo el miembro y decidí voltear a ver y nuestras miradas se toparon de inmediato el me hizo una seña con la cabeza y sus ojos dirigiéndose a su miembro (no entendí como supo que soy gay quizá fue por mis movimientos delicados) yo le sonreí y me acerque despacio y con delicadeza hacia su asiento, cuando ya estuve a su lado le quite su mano de su parte y yo reemplace sus manos por las mías sobándole todo su miembro y huevos, pude sentir el tremendo tamaño de sus partes y me prendí al máximo. Entonces comencé a bajarle el pants él se levantó un poco para que yo pudiera bajarle el pants hasta sus rodillas y pude notar a través de su ropa interior de lycra un poco de más detalle su tremendo pene.

En ese momento me dijo “no seas tímida anda sácalo” eso me encanto y se levantó un poco para poder bajarle su bóxer, entonces se lo baje de sopetón e inmediatamente salto frente a mi cara su tremendo pene!!! Era un pene bellísimo lleno de venas y un glande gordo y perfecto le comencé a lamer todo el cuerpo del pene y sentía sus venas en mi lengua recorría desde la base hasta la cabecita o mejor dicho cabezota jeje pasaba mi lengua debajo de su glande donde hay como dos bolitas y se retorcía cuando lo hacia lo metí a mi boca y lo empecé a chupar con muchas ganas tenía un sabor raro quizá por el viaje, pero no me importó seguí haciéndole sexo oral un su tremendo palo venoso le chupaba el glande como su estuviera saboreando un delicioso caramelo ya lo tenía todo ensalivado ya que de lo grande que estaba yo salivaba mucho y toda mi saliva escurría por todo su pene hasta sus testículos así estuve por promedio de media hora hasta que se quedó quieto y sentí como su cuerpo se estremeció y comenzó a moverse más rápido y ah pujar de placer ya que no podía gemir por los pasajeros que iban asientos más adelante fue ahí cuando sentí muy claro como su glande se anchaba dentro de mi boca, señal que ya estaba por expulsar ese delicioso torrente seminal fue ahí cuando pensé en sacarlo y masturbarlo con mis manos pero inmediatamente no me dejo, ya que tomo mi cabeza y empujo todo su pene en mi boca que llego hasta mi garanta provocándome arcadas yo quise sacarlo pero solo logre sacar la mitad del pene por lo que quedo en mi lengua. Inmediatamente sentí un fuerte chorro de líquido espeso en mi garganta y lengua seguido de más chorros de su rico semen que llenaban mi boca, era  riquísimo sentir esas convulsiones de su pene en mi lengua y en cada convulsión expulsaba grandes chorros de su semen espeso. Fue tanto su semen que escurría de mi boca todavía con su pene dentro. De un solo trago bebí toda su hombría que tenía un rico sabor entre salado y más dulce. Se limpió el pene y se subió el bóxer y su pants todo exhausto pero yo quería más pero él se acomodó en su asiento y después de un rato se quedó dormido. Me sentía bien haber dejado más que satisfecho a un hombre de un rico pene que no conocía.

Como a la hora y media despertó y comenzó a sobárselos e inicio el juego de nuevo, pero esa es otra historia que pronto les contare!!!

Comparte este relato

3774
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar