Orgías-GangBang

Mi primera reunión swinger

Tiempo estimado de lectura del relato 21 Número de visitas del relato 13.185 Valoración media del relato 8,89 (35 Val.)

RESUMEN

De cuando me llevaron a mi primera reunión swinger....

La veo vestirse...siempre me he preguntado qué piensa ella cuando está preparándose para estas locuras mías... O nuestras, al principio, ella mostró reticencia a experimentar con esto, poco a poco logré convencerla de dejarse tomarle fotos sexys, algunas desnuda, algunas masturbándose...

Yo presentía que a ella no le molestaba del todo este comportamiento y me sorprendió más cuando un día, al estar a punto de tomarle algunas fotos desnuda, fue ella quién me pidió que lo hiciera con la cámara de 35 mm y no con la digital, “de esa forma podré ver la cara de los empleados que revelen las fotos cuando pase a recogerlas...”, me dijo ella, con esa sonrisa pícara que me hizo algún día pedirle que se casara conmigo, si, era a mi esposa a quien le estaba tomando fotos desnuda en situaciones francamente pornográficas pues ella aprovechaba el momento para masturbarse y abrirse los labios de la vagina para que pudiera verle su intimidad extremadamente velluda excitada...

Eso fue solo el principio, me di cuenta que ella poco a poco vestía cada vez más sexy para ir a su trabajo y no me sorprendió nada enterarme que varios compañeros de trabajo de ella y proveedores del área en la que ella trabajaba se la querían coger, mi esposa es bajita, 1.50mts. Morena clara, muy piernudo, tiene senos muy pequeños (32aa), por lo que rara vez usa bra, eso provoca que siempre tenga los pezones erectos y se puedan apreciar a través de sus blusas o vestidos, usa vestidos o minifaldas que dejan ver sus piernas hasta muy arriba de sus muslos y las modela más con zapatillas de tacón alto.

Tiene un don, si le podemos llamar así, de caerle bien a las personas de inmediato y es muy platicona, por lo que siempre está rodeada de gente y eso, según yo, ayuda a que proyecte su aura sensual con mayor facilidad, así las cosas, eso ayudó mucho a mi fantasía, que era llevarla a una reunión swinger y verla hasta donde era capaz de llegar estando ya relajada en ese ambiente...

En esas andaba yo cuando me di cuenta que ella tenía ya muy probablemente un amante en su trabajo porque empezó a hacerme cosas en la cama que normalmente solo aprendes con la práctica,

No me molestó, al contrario, me calentó muchísimo la idea de ver a mi mujercita santa revolcándose desnuda con otro hombre, así que cuando le mencione que me gustaría llevarla a una reunión swinger no opuso ya mayor resistencia y solo se limitó a preguntarme como debería vestirse para esa ocasión...

¡Reconozco que me daba gran morbo ofrecer a mi mujer a extraños para que ellos pudieran gozarla a pleno consentimiento de ambos, así que hice mis indagaciones pertinentes y averigüé donde y cuando se realizaban esas reuniones, se lo comenté a ella mientras hacíamos el amor y ella al escuchar mi invitación a esa reunión se puso más caliente y me dio un oral salvaje!

¿Paso la semana con una gran tensión entre ambos, no volvimos a mencionar el tema hasta el viernes al alistarnos para irnos a nuestros respectivos trabajos, ella terminando de arreglarse me miro y me pregunto...iremos a esa reunión que mencionaste finalmente?, ¿sí, le dije, cambiaste de opinión?, le pregunté yo.

No, para nada, me contestó, solo quería asegurarme de que sabes lo que vamos a hacer...sonrió, y se dio media vuelta moviendo las caderas exageradamente para que pudiera verla mientras se iba rumbo a su coche...

Bien que sabía que deseaba verla en acción en la noche.

“nos vemos temprano”, me dijo y se fue, yo me fui a mi trabajo pensando en que seguramente ella se editaba igual o más que yo con lo que iba a pasar...

Regresé a casa temprano para darme unas regaderas y calmarme un poco, todo el día la excitación me punzó en la cabeza acerca de que pasaría por la noche...terminé de bañarme y escuché a Mi mujer llegar corriendo, me saludo y se metió a la regadera de inmediato, mientras me vestí y me senté a esperarla, salió de la ducha y camino desnuda en la recamara revisando el atuendo que le había seleccionado yo...

¿Seguro?, me pregunto levantando el vestido que le escogí y viendo que asentía con la cabeza lo tomo y se lo puso...

Era un vestido sandez color champagne con la espalda descubierta y extremadamente corto, le escogí una tanga del mismo color, pero muy pequeña que dejaba ver los vellos de su vagina escapar por todos lados, y unas zapatillas del mismo color con tacón de alfiler...

Se veía muy sexy vestida así, sin bra, termino de vestirse y me modelo ese atuendo ahí mismo en la recamara...

Podían verse sus muslos torneados y esas pantorrillas que me encantan tanto, se sentó a la orilla de la cama para ponerse perfume en el cuello y pude ver que en esa posición se le subía el vestido hasta el inicio de los muslos y se le veía la tanga....

¡Una imagen muy caliente!,

-me vas a dejar bailar con otros hombres?

Me pregunto levantándose y moviéndose cachondamente...yo sabía que lo que ella quería decir en realidad era si la dejaría acostarse con otros hombres...

Le dije que le dejaría hacer todo lo que ella deseara siempre y cuando me dejara observarla a detalle...se me acerco y meneándome sus caderas a centímetros de las mías me dijo...te voy a dar lo que quieres ver corazón, sé que me quieres ver así desde hace mucho...

¡Me beso y me jalo de la mano...vámonos!, me dijo dirigiéndose a la puerta.

¡Llegamos al hotel donde se llevaba a cabo la reunión y metimos el coche al estacionamiento, apagué el coche y antes de salir del mismo me dijo ella…consté que tu quisiste! Riendo y yo la animé a dejarse llevar a todo lo que se le presentara....

¡En el elevador le pasé el brazo por su cintura y acercándome a ella le dije...disfrutalo como yo lo haré viéndote!

Ella me abrazo y me contestó: ¡eso haré!

Entramos a la reunión y pude darme cuenta que había ya muchas parejas, algunas mujeres solas y gran cantidad de hombres solos que rondaban a las parejas y mujeres disponibles, nos saludó el anfitrión y nos preguntó si era la primera vez que asistíamos, Mi mujer se adelantó y le dijo que, sí dando una mirada a su alrededor, su mirada era de aprobación y saludo a varios ahí presentes y me llevo a sentarme con ella en un sillón mientras nos ofrecían un trago.

Antes de que pudiéramos decir algo, se acercaron varios hombres a presentarse con nosotros y ella sonreía halagada de recibir tanta atención,

Yo miraba a mi alrededor con calma y entonces la vi...ahí estaba una morena sensual y que se veía también muy asediada por los hombres aunque también llevaba pareja, me encantó!, escuche que su nombre era Claudia Sosa y me prendí inmediatamente de la sensualidad y cachondez que emanaba esa belleza de hembra, nuestras miradas coincidieron momentáneamente y sus ojos me penetraron como una daga en el alma, me encantó esa mujer...!,

En eso estaba cuando mi mujer me dijo:

¡Pero ponte cómodo corazón!

Levantándose ella para quitarse su abrigo blanco que descubría su cuerpo enfundado en ese vestido que no hacía sino acentuar su figura desnuda bajo la tela, me di cuenta que Claudia la miraba también y aprobaba lo que veía también, dos hombres ayudaron a mi esposa terminar de quitarse el abrigo y ella les agradeció con una de esas sonrisas que parecen más bien invitaciones a pecar con ella

Se sentó y casi inmediatamente un hombre alto bien parecido y muy joven se acercó para invitarla a bailar...

¿Ella volteo a mi lado y me dijo, me dejas?, le contesté que sí y ella se dejó llevar por el hombre al centro del grupo de parejas que bailaban en la penumbra de la sala al compás de esa música cachonda tan apropiada para la ocasión.

Él le tenía tomada la cintura a ella mientras ella le pasaba los brazos por el cuello al mientras le meneaba las caderas como solo ella sabe hacerlo para calentar a un hombre...

Mi frente punzaba en una mezcla entre celos y calentura...

¡Era mi esposa la que estaba bailando tan cachondamente con ese desconocido!!,

¡De repente me di cuenta que se estaban besando!, ella le daba su lengua y el correspondía tomándole las nalgas sobre el vestido y apretando con lujuria mientras yo sudaba ya a chorros de solo ver eso...

Volteando a buscar alguna respuesta a mi calentura, solo acerté a ver a Claudia siendo atendida ya por dos hombres también metiéndole mano y ella gozándolos...

¡Tenía que hacer algo o me iba a venir solo de estar ahí!, vi a mi Mujer tomar de la mano a su nuevo amigo y enfilarse hacia donde estaba yo sentado.

Llegando lo sentó junto a ella y le dijo:

¡Él es mi marido, nos presentó y después dijo en voz alta como para que la oyeran los ahí presentes, les voy a bailar para que se relajeeeennn!,

Se juntó un grupito de gente entre parejas y hombres solos rodeándonos y ella empezó a bailar cachondamente en medio de todos...

¡Yo sé que eso le éxito mucho, bailar para una audiencia es algo que siempre le ha calentado a mi esposa mucho y ahí estaba ella ahora bailando para un grupo que no paraba de pedirle que se desnudara!,

Ella bailaba para su amigo y para mí y se sentaba casi en las piernas de su amigo moviéndole las caderas provocando que su vestido se levantara hasta la cintura y todos pudieran verle su tanga...

¡Ella lo estaba disfrutando muchísimo!, se me acerco y me dijo al oído: ...

¡Quitame el vestido!,

Se paró enfrente de mi sin dejar de mover las caderas y alzo los brazos. Me levante y le quite el vestido mientras los demás aplaudían y lanzaban aullidos al verla sin bra y solo con esa minúscula tanga...

¡Esto era demasiado!, tenía la verga parada y ella lo sabía! Se acercó a mí y me apretó el pene diciéndome...

¡Ahora verás de lo que es capaz tu mujercita!,

¡Se volteo hacia su amigo y entonces me di cuenta que él ya estaba desnudo también!,

Tenía un pene muy grueso sin circuncisión apuntando hacia mi mujer y ella al verlo suspiro: ¡pero que bien este corazón!,

Otro hombre se paró junto a ella y sin mediar palabra la beso, ella un tanto sorprendida al principio le respondió al beso y al separarse ambos la tomaron de la mano y le dijeron:

¡Vamos al cuarto oscuro!, ella volteo a verle y me dijo...

¿Voy a irme con ellos corazón, quieres que lo haga?,

Le respondí que sí, que hiciera lo que ellos le pidieran y al escuchar eso ella se dio media vuelta y avanzo entre el grupo de gente hacia la habitación llevando a sus nuevos amigos de la mano completamente desnudos los tres excepto por las zapatillas de ella....

Yo me quedé sentado viendo como desaparecían los tres en la habitación oscura, volteé a buscar con la mirada donde se encontraba esa mujer morena que tanto me había gustado de nombre Claudia y la encontré dándole sexo oral a un moreno de por los menos 1.90mts parado frente a ella, ella me vio y empezó a mamarlo sin quitarme la vista de encima...

¡Yo había imaginado muchas veces esto, cuando me acostaba con mi amante Israel siempre fantaseábamos con invitar algún amigo de él...pero esto, esto…tener a dos hombres desnudos junto a mí era un sueño!,

Y a pesar de no ser la primera vez que lo haría con dos hombres, si era muy excitante hacerlo con dos desconocidos, avancé con ellos de la mano hacia la cama que apenas distinguía por la oscuridad de la habitación, pero me las arreglé para llegar hasta ella solo para ser inmediatamente abrazada por los dos hombres,

El que me había sacado a bailar se paró detrás de mi apretando su inmenso pene entre mis nalgas acariciándome la espalda y besándome el oído

Y el otro me abrazó por el frente y me jalo hacia él abrazándome, besándome metiéndome la lengua

¡Recibiendo con la suya mi lengua juguetona y sentía su pene apretarse en mi bajo vientre con fuerza mientras él me acariciaba las tetitas...estaba súper caliente!, quería que mi marido me viera así!,

Varias veces había estado a punto de confesarle que tenía un amante porque estaba segura que a él no le molestaría que me acostara con mi proveedor favorito del trabajo y quería que me viera entregarme como una hembra caliente que soy...

Pero no había habido oportunidad todavía de confesarle todo, ya le diría a su debido tiempo, pero ahora no quería distraerse pensando en nada más que esos hombres que e quería satisfacer en todo,

Empecé a girar las caderas y bese a aquel desconocido como si mi vida dependiera de ello, abrí un poco las piernas para que mi otro nuevo amigo pudiera meter su pene enorme entre mis nalgas...

Deseaba quedarme así para siempre, giré hacia el amigo de atrás y admirándolo le dijo: ¿que quieres hacerme?

El no contesto, solo me tomo de los hombros y me hizo hincarme enfrente de su verga...

Me hinqué y volteando hacia mi otro macho, le dije: ¡ven!

¡A tú también, el otro amigo se acomodó junto a su compañero de fiesta y los tomé con ambas manos, ambos penes me encantaban!,

Uno grueso y sin circuncisión, y el otro un poco más delgado, pero con una cabeza muy gruesa...

Me acerque a ambos y los bese, los presiono contra mis mejillas y en un movimiento que me había enseñado mi marido, me metí el segundo hasta lo más profundo de la boca mientras masturbaba al otro

Cambiando alternadamente entre ellos para satisfacerlos por igual,

Eso era lo que ella deseaba más:

Satisfacer a mis machos que ahora empezaban a apretar las piernas en signo de calentura por el tratamiento que les estaba dando, uno de ellos se separó y me alzó en vilo, poniéndome de pie, y me dijo: ¡acuéstate!

Sin chistar, me subí a la cama y les dije:

¡Vengan, háganme lo que quieran!,

¡Todo lo que quieran les daré!, el más joven se me acerco y me dio su vergota de nuevo a mamar,

Lo recibí en la boca y continué mamando usando su lengua para acariciarlo a tope,

El otro se acostó y empezó a besarme, desde las tetas hacia el bajo vientre,

Cuando sentí que él llegaba a la vagina bajé las manos y me abrila raja diciéndole:

Mamala mi vida...!

Sentí un calambre ahí cuando él me metió la lengua y empezó a girarla dándome placer delicioso...

A partir de ahí ya sabía que era su esclava en ese momento,

Haría lo que le pidieran, los dejaría darme como quisieran,

Estaba derramando mis líquidos íntimos en la boca de mi macho mientras sentía como el otro hombre se endurecía más anunciándole una venida que pensaba tragar hasta la última gota...

Justo antes de venirse, él se salió de la boca a punto de venirse....

¡A dónde vas!!??  Le Grité: ¡dámela en la boca!,

Él pensaba terminar en las tetas como era lo común en esas reuniones,

Pero yo no estaba dispuesta a desperdiciar ese delicioso semen,

Rápidamente me enderecé y tomé su pene de nuevo en la boca y apenas lo sentí empezar a venirse, caliente y muy fuerte, como chisguetes de manguera a presión,

¡Lo recibí todo y me lo tragué después de sentirlo caliente en la boca, me encantó!

Lo acaricié con la lengua al sentirlo aflojarse un poco después de la venida...los vi y me di cuenta de que tenían cara de sorprendidos, 

¿Porque esas caras?, les dije,

Y ellos dijeron: no esperábamos que dejaras que nos viniéramos en tu boca...

Sonreí y les dije: ¡esta noche soy suya!,

Recostándome boca arriba y abriendo las piernas le dije al otro macho: ven, te quiero adentro mientras tu amigo se repone...

¡El otro inmediatamente se abalanzo sobre mí, y lo recibí abriendo las piernas al máximo sintiendo como el pene de él entraba despacio al principio, pero empujé las caderas hacia el para ensartarme toda la verga e una vez!

Empecé a mover las caderas como me había enseñado mi marido y sabía les encantaba a los hombres, me penetro una y otra vez con furia dándome lo que gemía por recibir ...

¡Me di cuenta que esto era lo que me gustaba más!,

Recibir placer proporcionándole a nuevos amantes la oportunidad de poseerme,

¡Paso por mi mente volverme prostituta!,

Me encantaba de verdad esa sensación de ser tomada por extraños, de portarme descaradamente como una mujer caliente y sin inhibiciones...

Ya decidiría a su tiempo si me volvía una pro en eso, por el momento abrazaba a mi compañero con las piernas y brazos fuertemente gimiendo y besando a mi macho le decía: ¡dámela amor!, dámela dentroooo!, sentí como mi macho se endurecía mas y empezaba a gemir.

¡Me vengo!  grito el dándome ese semen que adoraba dentro de la vagina húmeda y abierta para el...

Él se vacío entre gemidos míos, me lleno de semen caliente y espeso que depositó en lo más profundo vagina y besándolo tiernamente le dije:

Gracias corazón, le apreté su verga con los músculos de la vagina y lo dejo salirse poco a poco, la leche de él se me derramaba de la vagina ...volteé y le dije a mi otro amante:

¿Listo?

Me acerca a besarlo y acariciarle su ya semi erectó pene de nuevo y en eso estaba cuando unas manos me voltearon poniéndome de nuevo boca arriba y el otro macho me pregunto:

¿Quieres a los dos al mismo tiempo?

¡Sí!!, conteste dejándome hacer y dándome cuenta en ese momento que varias parejas y mi esposo entre ellos nos observaban por una ventana de la habitación...

Estaba embobado viendo a Claudia mamar ese pene mientras ella me veía también cuando me di cuenta que varias parejas se acercaban hacia lo que yo creía era una pared, me fijé bien y me di cuenta era una ventana interna de la estancia donde estábamos todos, me dio curiosidad y me acerque con los demás y casi me da un infarto cuando me di cuenta que lo que todas esas parejas observaban era a mi esposa y los dos hombres en la habitación oscura que tenía algo de luz negra por lo que podíamos verlos desde afuera a detalle....

Sentí un piquete en la boca del estómago al verla ahí, desnuda junto a esos machos que la estaban cogiendo como si fuera una puta...vi su mirada perfectamente al voltearse ella y darse cuenta de que la observábamos varios, juraría que me guiño el ojo al dejarse clavar por uno de ellos estando encima de él y abrirse de piernas para que el otro pudiera montársele también,

¡Estaba caliente!, de eso no cabía duda, la forma en que los acariciaba y gozaba era desconocida para mí, pero me éxito mucho verla así, con una facilidad que me dejo asombrado pudimos ver como la penetraban ambos machos en la vagina al mismo tiempo mientras ella movía las caderas como loca...

Y entonces sentí un cuerpo acercarse a mi espalda y frotarse contra mi espalda...ella me preguntó:

¿Te gusta verla así?  era Claudia que se había acercado a la multitud y me acariciaba el pene sobre el pantalón al tiempo que su cara se ponía a la par de la mía viéndolos coger a mi esposa y sus dos hombres,

 

SSSS, mucho, le dije sintiendo como su mano apretaba mi erección y su otra mano luchaba con el cierre para sacarme la verga,

¿Te gusta ofrecerla como objeto sexual a otros?

Me pregunto sacándome la verga y haciéndome girar para quedar frente a ella...

¡Sí!  le dije y me di cuenta de lo desnuda que estaba ella y como me miraba con lujuria como esperando escuchar esa respuesta...ven!

Vamos a la otra habitación, quiero decirte algo, y llevándome de la mano nos encaminamos a la otra habitación, llegamos y había ya otras parejas cogiendo a nuestro alrededor cuando ella se sentó en la cama ocupada por dos parejas y me dijo: ¿me gustan los dos, quiero conocerlos, pero quiero dejarte algo muy en claro, si entre ella y yo se llega a dar una química especial, no podrás impedir que salgamos como pareja tu esposa y yo, talvez hasta de vacaciones ella y yo solas, estás de acuerdo?

¿Lo mismo le diré a ella de tú y de mí, crees que ella tenga algún problema si tú y yo salimos juntos a orgias o fiestas como pareja?

Uffff!, todo esto me lo decía ella mientras me masturbaba y dejaba que le apretara sus pezones, no creo que tenga problema en nada de lo que me dices Claudia.

Ella al oír esto se alegró y bajo su cabeza hasta empezar a mamarme y me dijo:

Eso era lo que quería escuchar... regresando a mamarme y diciéndome, vente, quiero saborear el semen de mi nuevo amante...

Empecé a empujar mi verga en la boca de Claudia y al mismo tiempo me desnudé, en cuanto termine de quitarme la camisa se separó y se acostó en una orilla de la cama y me abrió sus piernas en franca invitación, me tomo del pene y me acerco a ella diciéndome. Acostumbrate a mi amor, que yo quiero ser tu cómplice y amante permanente...

La penetre con rapidez y empecé a bombearla con furia, ella me recibió gozosa y me abrazó con piernas y brazos, yo la bese con lujuria y sentí como estaba a punto de venirme, justo en ese momento ella se zafó y se bajó a mamarme y sacarme el semen para recibirlo en su boca con ansia y tragarlo mientras me sonreía y su mirada se clavaba en mi...

Mi esposa terminó su sesión con sus dos machos muy satisfecha, llena por todos lados del semen que generosamente le habían dado sus machos y dándoles un beso de lengua se despidió de ellos y se dirigió a la estancia donde me había dejado y se encontró conmigo y una mujer joven ambos desnudos platicando animadamente de futbol americano, era obvio que había pasado algo entre nosotros por la forma en que nos hablábamos, así que llego junto a nosotros  y ambos al verla nos pusieron de pie y  las presenté...

¡Mucho gusto!

Dijeron ellas al unísono y sin soltarse de la mano se pasaron revista -algo que todas las mujeres hacen cuando se conocen-, solo que en este caso ambas estaban desnudas excepto por sus zapatillas de tacón alto que torneaban sus piernas de manera deliciosa.

Claudia no perdió tiempo y le dijo a Mi esposa, me gustan ambos, ya conocí a tu esposo y espero conocerte a ti también de la misma forma...

“pues si no te molesta el sabor mezclado de semen y mujer pues...”, le dijo Mi mujer adelantándose a ms de ella sin soltarle la mano y moviendo sus caderas a la espera de la respuesta de Claudia, ella se adelantó también y soltándole la mano para tomarle la cara con ambas manos...la beso intensamente y ambas mujeres se fundieron en un beso que me dejo helado porque no me había imaginado esta faceta de mi mujer...verla besándose con otra mujer era demasiado!, terminando su beso ambas voltearon a verme y me dijeron: nos dejas?

¡Adelante!

Les dije y ellas se tomaron de la mano y caminaron rumbo al cuarto oscuro que ella acababa de dejar después de estar con dos hombres y seguro nunca imagino regresaría tan pronto...

Solo que esta vez con una bella mujer como compañía...

Claudia, yo...empezó a decir mi esposa, pero ella no la dejo terminar, se acercó a ella de nuevo ya en la habitación y la abrazo tiernamente y le dijo: se ve que es tu primera vez con otra mujer, yo tengo algo de experiencia, solo dejate llevar por lo que pida tu cuerpo y así le hacemos ok?, le planteo Claudia a mi esposa y ella contesto, de acuerdo, iba a decirte que siempre he tenido la fantasía de estar con otra mujer como tú ..., pero mejor que sea así como se den las cosas, Claudia la acostó en la cama y empezaron a besarse con lujuria mientras un gran número de parejas se juntaban en la ventana a admirar a esta nueva pareja de dos mujeres coger como si fueran viejas conocidas...

¡Qué rica estás! Le dijo al oído a mi mujer mientras le metía la punta de la lengua, de verdad que se me hacía muy atractiva igual que tu esposo, no sé porque me sentía tan atraída por ambos aún tenía el sabor de su pito y su semen en mi boca, así que comencé a besarla en los labios, y luego introduje mi lengua, para ver sí reconocía el sabor de mi boca en la suya, que era todo el sabor de su marido.

Mientras mis manos acariciaban todo lo que pudieran abarcar, luego empecé a besar y chupar sus tetas, tan ricas que tiene con esos pezones pequeños y paraditos que tiene, le metí los dedos a su boca y empezó a chuparlos como si fueran un pequeño racimo de penes, me succionaba feliz mis dedos de la mano, me bajé hasta su ombligo, y me detuve un ratito a lamérselo,

Pero ya estaba ansiosa de bajar hasta su sexo, moría por probarlo. Hasta que ya no pude más y me bajé hasta su pozo del amor.

…Mmmmm que delicia y lo mejor es el sabor de un sexo ya usado, sabe y huele a gloria! Me di el lujo de meter mi lengua por todo su hoyito y pellizcar sus pezones, mi mujer se quejaba como una pequeña minina. Sentía la mirada de gente sobre mí, pero no me importo al contario la parte exhibicionista de mí, se sintió halagada, feliz.

Deje un momento sus pechos y me dedique a acariciar sus piernas bellas y bien torneadas, cuando las encogió, le quite los tacones y mientras mi lengua entraba y salía de su sexo, acariciaba sus bien cuidados pies, tiernos, suaves, Mi mujer tomo su cabeza y la acariciaba, por un momento deje su sexo y me metí los dedos de su pie derecho en mi boca, solo alcance a escuchar murmuras calenturientos al redor mío, confirme que tenías audiencia y eso en una orgía es algo raro, pero quería dejarle una buena impresión a su mujer, era su primera vez con una chica y no quería dejar pasar la oportunidad de que nunca la olvidara,

Cuando le pase mi lengua por la planta de su pie, se quejó graciosamente, vi su cara sonrojada y con una risa feliz, la tenía donde quería y como quería, regrese de nuevo a su sexo, y mi lengua se fue directo a su clítoris y no solté, ya no la deje hasta que sentí en mi lengua en mis manos, llegar su orgasmo, grito, grito fuerte.

Al momento sentí como se relajaba su cuerpo entre mis manos, suspiraba, gemía, me tomo por los cabellos y me acerco a su boca y me beso, desesperadamente, su lengua entraba y salía de la mía, beso salvaje, húmedo, entre lengüetazos, me decía, gracias, gracias, es uno de mis mejores orgasmos. Mientras nos besábamos sentí las manos de alguien tomar mi trasero, y abrírmelo para sentir inmediatamente una lengua en mi ano. Ohhh que rico besar a esa mujer, y mientras una lengua hurgar mi culito, sentí que se me ponía la piel de gallina, medio volteé y quien más que su esposo dándome el beso negro.

Arqueé mi cuerpo de placer y en ese momento su mujer empezó a chuparme los pezones, besarme el pecho, besarme la boca, así que no me moví más para que ambos me dieran placer.

Su mujer se engolosino con mis pechos y mi boca mientras El esposo me besaba mi culito y me metía dos dedos en la vagina, me tenía como perrita toda expuesta a él dándome todo el placer del mundo,

Así seguimos por un rato, hasta que luego su mujer se bajó a chuparle el pene a su marido, mientras él seguía pegado a mí, su boca en mi culito.

Se lo dejo húmedo y babeante y me dijo: Ya te lo dejé así para que entre suave por tu colita.

Justo en el momento que su marido separa su lengua de mi ano, estaba a punto de tener un orgasmo, pero se compensó cuando sentí su cabeza tocar la puerta de atrás de mi cuerpo.

Me lo metió despacio, pero firme y entonces explote por dentro, sentí como cada fibra de mi ser tembló de placer los brazos no me aguantaron y caí de boca sobre la cama, dejando mis nalgas bien paradas para que él no se detuviera hasta que explotara dentro de mí.

Así sentía todo el peso de cuerpo mecer el mío, dándome más y más placer, hasta que volví a tener otro orgasmo. Mi boca hacia ruiditos incompresibles, hasta que llego su mujer de nuevo y metió su lengua en mi boca, estaba yo vuelta loca de placer de sentir tanto placer por el ano, y la lengua juguetona y húmeda de ella en mi boca así estuvimos y perdí la noción del tiempo hasta que oí a su marido gritar y explotar de placer dentro de mí.

Jadeante y sudoroso, cayó sobre mi espalda y así quedamos los tres, él sobre mi jadeante y sudando y su esposa hincada al borde de la cama,

Mirándonos.

Ella se acercó y a mi boca y me beso sin meter su lengua en mi boca, así que nuestras lenguas comenzaron a jugar fuera de nuestras bocas y al poco, la lengua de su marido se juntó con las nuestras, sellando así nuestro trío...

Volteamos a nuestro alrededor solo para darnos cuenta que varias parejas y hombres solos nos habían estado observando, algunos de ellos se acercaron a nosotros y acariciaron a las mujeres mientras una pareja me decía: ¿que buena experiencia acaban de tener!, es tu esposa? Preguntaron señalando a mi mujer y les dije: ¿sí, es mi mujer, que les parece?

¡Pues está muy buena y se ve que le encanta el ambiente!, ¡tienen mucho viviendo?, es nuestra primera reunión!, les comenté a lo que ellos respondieron: wow!, parecería que tienen más experiencia, ella parece encontrarse muy a gusto en este ambiente, volteando a verla, me di cuenta que estaba sentada junto a Claudia como si fueran pareja dejándose acariciar por otros asistentes a la reunión.

Nos pusimos de pie y caminamos los tres hacia la puerta del cuarto oscuro, ellas caminaban tomadas de la mano muy cariñosamente mientras yo las seguía.

Salimos de la habitación hacia la estancia y Claudia se dirigió hacia donde estaban sus ropas mientras mi mujer y yo regresábamos a sentarnos a nuestro sillón original cuando se le atravesó un hombre y la saludo por su nombre...

Eso si no lo vi venir, ella se quedó congelada un segundo y enseguida reconoció a quién la estaba saludando, era un compañero de entrenamiento de su trabajo de cuando entro y tomo un curso de capacitación con varios trajines, él era uno de ellos...

Ella lo saludó efusivamente y rio al darse cuenta que estaba completamente desnuda solo con sus zapatillas que moldeaban sus piernas y él estaba totalmente vestido...

¡Pero Carlitos!, nunca me imaginé que frecuentaras estas reuniones!, le dijo ella dejándolo admirarla y él le contesto:

Pues la verdad, no vengo muy seguido, solo cuando ando muy caliente., acabo de llegar y al asomarme al cuarto oscuro menuda sorpresa me llevé contigo!, ¡no podía creerlo!

...admirándola de pies a cabeza no pudo evitar decir:

¡Pero que buena estás!, y que caliente eres! de haber sabido cuando estábamos en entrenamiento!

En ese entonces tenía poquito de casada, pero disponible siempre he estado, lo que pasa es que muchos hombres son muy tímidos...

¿Y vienes con alguien?, le pregunté curiosa y me contestó que no, que en esas reuniones prefería ir soltero para interactuar más libremente, me di cuenta de que no dejaba de admirar mis piernas y cuerpo y le pregunté:

¿Te gusto?

-desde que nos conocimos te he imaginado desnuda mujer, en el curso solía fantasear cuando te veía llegar por la mañana, y la verdad, me he masturbado varias veces pensando en tú....

Awwww...que lindo eres, le dije sonriéndole y abrazándolo, me sentí obligada a corresponderle mínimo con una masturbación ahí mismo, me acerque a él y trate de sacarle el pene del pantalón, pero me detuvo todo tímido diciéndome: me da pena con tu marido aquí mismo....

¡Ah ok!, le dije volteando a ver mi marido y diciéndole: regreso en un momento amor, lo tomé de la mano y nos fuimos al otro extremo de la sala, nos sentamos y lo dejé acariciarme a placer, se sacó la verga y no pude emitir un gemido de gusto al vérsela...

¡La tenia enorme!  era sin duda la más grande que había visto en toda la noche!

Lo miré incrédula y le dije acariciándosela: ¡pero porque no me habías enseñado esta preciosidad!!??

Recriminándolo con una sonrisa pícara en mi rostro y me contestó: pues pensé que siendo recién casada no estarías interesada...

¿¡Ayayay!, ¡pero si no te dabas cuenta de cómo te miraba y te sonreía continuamente en el curso!?, no a todos les daba el mismo trato corazón, pero bueno, ni modo, lo importante es que ya la tengo a la mano!, dije riendo y agachándome a mamarla con delicia lo invité a dármela en la boca…poco tiempo paso antes de sentir su delicioso semen llenarme la boca por primera vez...

Quería penetrarme después de eso, pero la verdad ya estaba muerta y no me sentía con ganas de poder corresponderle como es debido, quedamos de llamarnos al trabajo y me despedí de él regresando al lado de mi marido para vestirnos y regresar a casa, yo feliz de haber encontrado a un compañero de trabajo y de haber conocido a Claudia también en la reunión swinger...

Comparte este relato

2550
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar