Confesiones

Medias negras rotas

Tiempo estimado de lectura del relato 5 Número de visitas del relato 13.126 Valoración media del relato 9,47 (30 Val.)

RESUMEN

Adoro a las mujeres escorpión.

No suelo ser tan perro, pero tengo aceptar que tengo debilidad por las mujeres nacidas bajo el símbolo de escorpión, he conocido algunas damitas y tanto en personalidad como en la cama son cabronas.

Soy asesor de empresas en mi ramo, pero actualmente estoy "de base" (es decir más horas) en una que esta por el aeropuerto, es grande y la ventaja de eso es que hay muchas mujeres, un día me toco entrevistar a una mujer de 29 años, madre soltera, escorpión obvio, 1.54 de estatura, cabello negro, tez blanca, de facciones lindas, muy delgada pero con sus atributos de acuerdo a su cuerpo, es decir, con nalgas paraditas bien formadas y un busto igualmente lindo pero acorde a ella, nada voluptuosa, un tanto atlética, todas la mañanas practica spinning así que ya se imaginaran, vestía un traje sastre con blusa blanca, con medias negras de patrones o dibujos, tacón alto que dejaba ver su silueta muy estilizada.

La verdad yo no doy trabajo solo por una linda cara y un buen cuerpo, tiene que tener preparación y ser eficiente, esta mujer cumplía todo, licenciada titulada, trilingüe y con un record de trabajos de buen nivel.

Días después hubo necesidad de hacer una trámites ante una dependencia de gobierno y estábamos ya con el tiempo encima para hacerlo,  así que me lleve a la nueva para que me auxiliara con lo que se necesitara, abordamos el coche y empezamos nuestra trayectoria, platicamos durante el trayecto de unos 40 minutos por el tráfico de la ciudad y me la pase observando lo linda que se veía y me encargue que lo supiera,  la estuve cortejando ya descaradamente sugiriéndole que abortáramos la misión y que nos rechazaron el trámite por alguna bobada, que al cabo las secretarias gubernamentales seguido lo hacían, ella solo me decía que no porque nos regañarían etc. etc.. Pero no reaccionaba con total negativa lo pensaba mucho.

Me di cuenta que tendría oportunidad cuando me contesto, “soy nueva y tendríamos problemas o usted me va ayudar” estábamos haciendo una conexión, le conteste no te preocupes luego nos escapamos a “tomarnos un café”

Llegamos he hicimos lo que teníamos que hacer, y nos regresamos a la oficina a eso de las tres de la tarde pero a esa hora todos están comiendo, continuamos platicando y sin preverlo me acerque y la bese, me lo acepto pero al mismo tiempo se resistió un poco, “licenciado estamos en la oficina” volví intentarlo y cambio, ya no hubo mucha resistencia, la tome de la cintura y empecé a bajar mis manos tomando sus nalgas que estaban muy firmes, ella me las quito un par de veces ya después se concentró en besarnos, fuero un beso muy largo… la subí a un escritorio abriendo sus piernas, sin dejarla de besar, yo quería que sintiera como me tenía (que ya lo había sentido)  quedamos tan juntos que sentía el calor de su vagina así que metí mi mano y rompí sus medias, mientras ella me abría el cierre del pantalón, saco mi miembro y lo acomodo a la par que yo movía su ropa interior para darme espacio a entrar, por fin entre y continúe besándola y metiéndosela, tenía un vagina estrecha pero súper lubricada, así que lo disfrutaba mucho, estuvimos unos minutos cogiendo así, abrí su blusa y besaba sus pezones, su cuello, muy suavemente me pide “voltéame” y la acomode poniéndola en el escritorio en ángulo, como es chaparrita quedaron volando sus piernas, acomode mi verga y la penetre topando fuerte, el escritorio solo golpeaba contra la pared, estábamos como locos, fue una reacción totalmente animal, no pensamos solo empezamos a coger, escuchaba como gemía pidiéndome… mas fuerte… más fuerte, y como la iba desobedecer, ya a un grado que cada que le daba me dolía al pegar con su trasero, luego cambiamos de posición me senté en una silla y ella tomo mi pene y lo acomodo en la entrada de su sexo empezó a sentarse suave dándome la espalda, viéndome y cambiando su cabello de izquierda a derecha eso me volvió loco, la tome por la cintura y la sentaba y levantaba fuerte, ya tenía sentida mi verga me ardía pero el que estuviera muy estrecha incrementaba la sensación, después de unos minutos me dijo avísame cuando te vayas a venir, si hermosa, pero no quería venirme aun, varias veces estuve a punto pero logre contenerme de milagro pero llego el momento que ya no podía más así que le dije ya ya.... ok.... en ese momento rápido se separa de mí se inca y empieza a chupármela y succionar muy fuerte…. estaba devorando todo mi semen, sin deja una gota, yo obviamente estaba tan extasiado que no podía hablar ni decir nada solo salían balbuceos de mi boca, ella continúo succionando y chupando hasta que mi miembro empezó a perder firmeza dejándomelo limpio.

Ese día francamente no sé qué paso, simplemente nos arrojamos al deseo y cogimos sin pensar en nada, estábamos en la oficina y simplemente nos valió, al final recordé que hay cámaras en la oficina y una de ellas en el cuarto enfrente de nosotros.

Hasta hoy ni he preguntado nada ni he indagado, pero tampoco me han dicho nada así que tal vez nos salgamos con la nuestra. 

Seguimos teniendo relaciones, pero ya en una cama pero igual o más de intensas.

Comparte este relato

2669
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar