Sexo Oral - Infidelidad

Maestra seducida por alumno

Tiempo estimado de lectura del relato 3 Número de visitas del relato 25.943 Valoración media del relato 9,21 (42 Val.)

RESUMEN

En práctica de campo... nos hicimos gozar.

Pues nada, que me casare pronto.

Una semana dedicada a labor de campo en provincia. Una semana donde se reúnen profesores y alumnos para realizar labor social en comunidades lejanas, donde el ruido de los carros no existe y la naturaleza impera.

La primera vez que lo vi no le presté atención, un alumno más, divertido, con una barba perfecta, no muy alto, buen porte y elegante. Íbamos varios profesores y 2 alumnos y dos alumnas, semana intensa de labor, donde sólo convivíamos para tomar refrigerios entre las extenuantes jornadas. Iba esquivando a un compañero que sin más ni más, me pidió ser su amante, me pidió mostrarme sus secretos de hombre casado en estos furtivos encuentros (pero eso es otro cuento). Por andar esquivándolo a él, no vi al verdadero seductor.

Miradas, sonrisas, halagos... Coqueteos al fin. Terminando el trabajo organizaron una comida y bebimos, la verdad no estaba ebria, ni falta hacía. Bailamos y he de reconocer que baila estupendo, y que dicen de los que bailan estupendo? Que hacen el amor de maravilla obvio. Fui a recostarme a mi cuarto para descansar y me siguió toco la puerta y le deje pasar, me volví a recostar, me levanto y me invitaba a seguir bailando, de un sopetón me tomo de la cintura, acercándome su sexo al mío y me recostó en la cama, los dos comenzamos a mover las caderas en un  vaivén que simula la penetración, aun teníamos la ropa puesta, su manos recorrían mi cuerpo, mis senos, levanto mi blusa y  beso suavemente mis pezones, que en un segundo se pusieron erectos y no deseaban otra cosa más que ser lamidos y besados por sus labios carnosos.  Me levanté y decidí que lo mejor era reunirnos con los demás. Aunque laboralmente soy superior a él, sólo le llevo dos años... bebimos, bailamos hasta el anochecer, nos reunimos en el cuarto de hotel de alguien más y seguían las miradas....

Todos salimos al tiempo y cada quien se fue a su cuarto, al llegar al mío me tomo de la cintura y no me dejo entrar, ( han de saber que tiene espaldas anchas y obvio más fuerte que yo) me condujo a su cuarto a lo cual no opuse resistencia, me recostó sobre su cama y lentamente nos fuimos desnudando, que manera de besar los pezones de alguien, me retorcía de placer de sentir sus labios, sus manos bajaron lentamente, y él fue bajando lentamente hasta llegar a mi sexo que comenzó a lamer y mordisquear y me hacía gemir de placer, introdujo lentamente sus dedos en mí, estaba para este momento completamente lubricada y lista para disfrutarlo dentro de mí. Cambie de posición y en un segundo lo estaba masturbando con la mano, tiene un pene de tamaño regular, pero grueso y un glande estupendo y rosado, que de verlo en ese momento me lo quise meter hasta lo más profundo de mi, baje lentamente con besos hasta su pene, lamiéndolo, recorriéndolo lentamente y luego, más y más fuerte, me empujaba tan fuerte y gemía de placer y yo con él, agarro mis tetas y gemíamos los dos, lentamente curvo su espalda y estallo dentro de mí, sentí inmediatamente esas pequeñas contracciones de la eyaculación que son poesía, el sabor indescriptible y fantástico, el aroma, si hay algo que me encanta es quedarme pegada a el hasta que se reduce a su estado natural. Y así lo hice, lamiendo lentamente ese glande sensible y perfecto para continuar el placer...lentamente me separe de él y trague saliva (y todo lo demás), raramente a pesar de no ser sentimentalmente nada, nos abrazamos y caímos en sueño profundo.

Pues nada, que me caso, pero hay practica de campo en un mes...

Comparte este relato

2533
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar