Sexo con maduras - Confesiones

Relato erótico

Y me llegó la Luz…amiga de mi madre (primera parte)

Tiempo estimado de lectura del relato 5 Número de visitas del relato 29.032 Valoración media del relato 8,09 (55 Val.)

RESUMEN

¿Qué harías si tu mamá se queda sin saldo y te pide su teléfono para mandar mensajes a sus amigas?

¿Qué harías si tu mamá se queda sin saldo y te pide su teléfono para mandar mensajes a sus amigas?

Luz tiene 50 años una señora muy hermosa, baja de estatura, delgada, piel morena, cabello chino, sin culo pero tiene unas tetas naturales formidables hasta me atrevo a decir que una sola esta del tamaño de mi cabeza pero siempre anda muy tapada, ha! y una encantadora sonrisa.

Una noche mi mamá estaba como de costumbre mensajeando con una de sus amigas, a Luz la conozco, se dedica a vender aretes en un mercado, creo que tan interesante estaba la plática que mi mamá se terminó su saldo y para seguir con la plática me pidió mi teléfono para seguir con la conversación le mando un mensaje a Luz a quien le paso el número fijo de la casa.

Pasaron los días y como a las dos semanas recibo un mensaje de un número desconocido para mí, que decía, “Oye manita crees que mañana me puedas pasar a ver al puesto” esto me hizo mucha gracia porque mi mamá no le comento a Luz que este era mi número y porque Luz no dedujo que no era el número cotidiano en el cual mantienen sus conversaciones.

Yo respondí- Hola buenas tardes, creo que busca a mi mamá, este no es su número.

Luz-como no si el otro día ella me mando mensaje de este número.

Yo- sí, lo que paso es que ella se quedó sin saldo y yo amablemente le preste mi celular para que mandara el mensaje.

Luz- entonces tú eres su hijo el chinito.

Yo- pues no tan chino pero si soy ese mero, jajaja.

Luz-ok disculpa.

Yo- no se preocupe.

Termino la conversación ese día, hasta que después de un par de días me propuse a mandarle mensaje preguntando como estaba y cosas vánales (cuantos hijos tenia, si tenía novio, que le gustaba, si bebía), así pasaron unas semanas.

Llego el día (era un martes) en que me atreví a invitarla a salir especialmente a tomar algo, lo cual ella muy cortes me dijo que no le desagradaba la idea, pero rápido saco la típica frase de “PODRIAS SER MI HIJO”, además  que diría tu mamá o las personas que nos vieran juntos, dirían que soy una asalta cunas, yo como todo mocoso calenturiento solo atine a responder:

Yo- bueno mira te importa lo que la gente diga.

Luz-no.

Yo-bien o mal la gente seguirá hablando, eso de que podrías ser tu hijo tal vez si pero no lo soy, que nos vean juntos a mí no me incomoda, además no resaltaríamos porque como tú dices podría ser tu hijo y no llamaríamos la atención.

Luz-bueno en eso tienes razón.

Yo-entonces que es un sí.

Luz-muy bien entonces nos vemos el viernes en la plaza X vale a las 19hrs.

Yo- muy bien entonces hay nos vemos.

Así paso el resto de la semana, yo no le mande más mensajes y mi mente estaba trabajando al 100% haciéndome unas chaquetas mentales, esperando a que llegue el día.

Llego el día, llegue de manera puntual (algo que no hago a menudo) pero como dicen la primera impresión es la que cuenta, la espero durante media hora, cuando ya me iba la veo llegar a lo cual mi reacción es de emoción en lugar de enojo por hacerme esperar (iba con su chamarra habitual y una mascada la cual tapa sus hermosos pechos), solo nos saludamos sin decir alguna palabra nos dirigimos al bar para tomar algo y estar más cómodos, pedimos dos cervezas y una botana.

Luz-disculpa, es que se me fue el tiempo a demás mi novio quería llevarme hasta mi casa.

Yo-no te preocupes lo bueno que ya estás aquí.

Luz al sentarse se quita su chamarra y deja ver sus hermosas tetas yo como idiota solo me quedo mirando hasta que reacciono cuando toma la iniciativa preguntándome si tenía novia, si estudiaba y cosas que no me pregunto cuando yo le mandaba mensajes, estuvimos hablando durante unas dos horas, tomando cerveza y un bocadillo de repente, hasta que me dice que ya es tarde, pedimos la cuenta, nos levantamos para caminar en la plaza, algunos negocios ya habían cerrado otros estaban en remodelación.

Se adelanta un poco, cuando de repente se agacha y yo le doy un llegue, Luz siente mi pene erecto a lo cual solo reacciona dándose vuelta viéndome a los ojos dándome un beso levemente, se aparta sonríe y ahora yo me abalanzo a ella y le doy un beso apasionado, la recargo en una cortina de un local cerrado la tomo de la cintura para que sienta mi pene erecto, seguimos caminando hasta que vimos un local que estaba en remodelación, en lugar de cortinas de acero solo tenía unos plásticos de color me jalo del brazo y entramos, seguimos con los besos de repente ella se saca una teta me quedo boquiabierto tiene un pezón chiquito el cual estaba muy paradito ella vuelve a sacarme de mi transe con esta frase…”ven mi amor chúpamelo” empiezo a acariciarlo y con otra mano le acaricio su panochita por arriba del pantalón al momento de besarlo y chuparlo escucho un pequeño gemido se saca la otra teta el pezón estaba igual de parado que el otro se lo empiezo a chupar también hasta que escuchamos unos ruidos, se esconde las tetas rápidamente y salimos…continuara.

Comparte este relato

4505
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar