No Consentido - Infidelidad

Relato erótico

Introducción a mi vida

Tiempo estimado de lectura del relato 2 Número de visitas del relato 22.423 Valoración media del relato 8,07 (30 Val.)

RESUMEN

Esta es una pequeña introducción a mi vida cuando no era más que un juguete sexual.

Hola mi nombre es Ana, actualmente tengo 36 años, soy casada, tengo un hijo mi marido se llama juan y mi hijo Luis. Mi marido es abogado, mi hijo pues es estudiante y yo soy chofer de una camioneta de transporte escolar, tuve que meterme a trabajar para ayudar con los gastos de la casa. Hoy por hoy tengo una vida tranquila, pero hace algunos años tuve muchos problemas y todo por un compañero de mi hijo, fui juguete sexual de muchos:

de unos preadolescentes.

de un amigo de mi esposo.

de un maestro.

de un vecino.

y de unos viejos.

Fue una época de mucha confusión para mí, tenía frustración de no poder hacer muchas cosas, pero no lo voy a negar muchas veces si disfrute del sexo, aunque fuera en contra de mi voluntad.

Tenía problemas con mi marido estábamos a punto del divorcio por su adicción a apostar, peleábamos mucho y eso le afecto a mi hijo. mucha vez nos contestaba o nos veía con odio como si nos odiara y no lo culpo, se empezó a juntar con un compañero que no me gustaba porque decían que su hermano vendía drogas, pero mi hijo ya no me hacía caso no pude evitar que se siguiera juntando con él, pero me tranquilizaba que sus dos amigos de toda la vida Toño y chuy. Los conocía desde chicos sabía que eran sanos pero el otro compañero no me daba nada de confianza.

Estoy acostumbrada a tratar con jóvenes por mi trabajo y por los compañeros de mi hijo, Aunque siempre escucho susurros pervertidos sobre mí no me importa porque pus están en la edad que no piensan en otra cosa. Por lo regular son sobre mi trasero ya que tengo buen trasero no tengo un busto muy grande, pero me defiendo con mi trasero y como siempre uso mallones se nota más por lo que estoy acostumbrada a miradas y susurros sobre mí.

Todo comenzó cuando mi hijo hiso una pequeña reunión con sus compañeros en su cumpleaños.

Y así comenzó mi tortura...

Comparte este relato

6868
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar