Hetero: General

Relato erótico

La mamá de mi amante

Tiempo estimado de lectura del relato 6 Número de visitas del relato 21.149 Valoración media del relato 9,11 (36 Val.)

RESUMEN

Comencé por deleitarme mamando esas tetas riquísimas...

Hola me llamo Luis, ahora soy un hombre de 40, hace 8 años conocí a una niña de 19 años, yo tenía una pequeña agencia de demostradoras y ahí la conocí, de hermosos pechos y unas nalgas bien formadas. Me la anduve cogiendo 7 años pero bueno ella a mi lado conoció y vivió cualquier fantasía y locura en sexo.

Un día me presento así mama una señora de casa de unos 49 años amable, muy respetuosa y dedicada así hogar y así familia siempre que iba a casa de Andrea no sé por qué razón la señora me atrae tanto pues no era extravagante en su vestir lo más que mostraba era un hermoso par de tetas de tamaño regular bien puestas en su lugar y por la manera de sus faldas pues no se marcaba demasiado las ricas nalgas que tiene una tarde Andrea y yo platicando me sugirió invitara así a su mama a comer o a desayunar pues quería hablar conmigo.

En verdad la señora se había dado cuenta de la relación que tenía con ella y pues yo era casado y le llevaba 12 años, total para no hacer tan largo esto yo accedí e invité a la señora. Nos vimos cerca de su casa pase por ella y esa mañana la note muy atractiva trae una blusa roja transparente que dejaba al descubierto un bra negro a media copa y una falda a la cintura que se podría apreciar un hermoso par de nalgas bien formadas caballerosamente le abrí la puerta del coche y subió aprisa pues temía por ser vista por alguna de sus cuñadas chismosas o por su marido que trabaja de taxista.

Nos alejamos de ahí la primera vez que pude ver esas hermosa piernas abiertas fue cuando la abrir la puerta del coche ella como es normal las abrió para bajarse me quede sorprendido de tan hermoso espectáculo pasamos como 2 horas juntos y después de ese día nuestros desayunos o comidas fueron más seguidas. Un día nos quedamos de ver como siempre y nos fuimos no pasaba por mi mente de verdad nada de sexo si no al pasar cerca de un motel nos quedamos viendo y le dije “ya ha entrado a este” y me contesto “no señor a este no, está muy padre” y si decir agua va que me meto. Ella no dijo nada solo se me quedo viendo yo page la habitación y al entrar ella solo me dijo “estas bien loco”, “vamos a platicar” le dije y me contesto “pues si ni modo que aquí ya adentro nos sentamos la habitación es grande yo ahí comenzó a excitarme y con mucho nerviosismo le comenzó a preguntar sobre si su marido después de 25 años de casados se la cogía igual ella me confeso que él era el único hombre en su vida y que nunca le había sido infiel como que me desilusione.

Bueno en una levantada a contestar mi teléfono sin querer le tire su bolsa de mano y al ayudarla a levantar sus cosas ella se agacho y me puso de frente ese hermoso culo bien formado sentí que la verga me crecía y se me ponía dura pero como decírselo termine de hablar y la tome de su mano ella trato de soltarme fue cuando se levantó y yo la tome contra mi enseguida sentí sus pechos junto a mí y me excite mas trato de alejarse y sin más le di un beso ella no opuso resistencia después me dijo no señor no esa bien mi hija mi marido yo le calle la boca con otro beso sin soltarla poco a poco sentí como su fuerza se iba aflojando y me dijo no sé que pasara pero júreme que a mi hija de esto nada yo le dije crees que soy tonto nadie sabrá de esto sin más ella se dejó llevar la bese tan rico como creo que nunca he besado a nadie sentía su cuerpo temblar tenía miedo nervios le fui abriendo poco a poco la blusa hasta que quedaros esa riquísimas tetas al descubierto la recarga en un mueble le puse sus manos en la cabeza y comencé por deleitarme mamando esas tetas riquísimas le desabroche la falda y le quiete su pantaleta la cargo a la cama y poco a poco fui bajando mi lengua por su cuerpo ella trato de detenerme y me dijo no eso no me gusta yo le dije tranquila dejame probarte tenía una selva entre las piernas le metí la lengua y comenzó a jugar con su cosita estaba en verdad mojada le metí un dedo y le mamaba al mismo tiempo sentía como me presionaba la cabeza con sus manos en ese momento mi verga quería reventar la saque y no voy a presumir ni a exagerar pero si tengo 20 centrípetos de un groso no exagerado la voltio y la subí sobre de mi ella me acaricio la verga y me dijo que rica sin más abrió sus piernas y se montó en ella comenzó con unos movimientos tan ricos que sentía que me vendría muy rápido y más teniendo entre mis manos sus pechos de verdad hermosos para no venirme me zafe y la puse de a perrito le volví a manar su cosita y el culito tan rico era un panorama de verdad muy rico la monte y comenzó por darle una metidas de verga ella ahí comenzó a gritar perdió toda moral y má pedía más verga decía que su marido siempre la trataba con respeto en la cama y que era muy pendejo que yo a pesar de ser más joven cojea muy rico le metí un dedo por el chiquito y medio te gusta le dije me encantas toda nunca me habían tocado y besado todo no cuerpo como tú me saque la verga y se la pase por su culito trate de empujarlo pero realmente estaba cerrado ella sintió un poco de dolor y me pidió que por ahí no volví a mamárselo y de su jugo con los dedos lo escurría hasta ahí le logre meter un dedo y como le dolió un poco mejor me sentó en la orilla de la cama y medio las mejores mamadas que me han dado me recorrió hasta los huevos me vine en sus tetas ella los recibió después me volvió a mamar pero yo creo que de verdad eran tantas las ganas de cogérmela que la verga no se me doblo y nuevamente la cargo la coloque en el sino de chivito en precipicio y se la metí toda solo veía sus manos apretar el sofá y decía cogeme disfrutame por que no se si esto se vuelva a repetir cambiamos posiciones hasta que nuevamente me vine terminamos abrazados y ella medio te gusto y solo le respondí con un beso y le dije gracias de verdad eres hermosa no más que mi hija verdad y le dije tu eres el molde de esa otra belleza solo rio y nuevamente me pidió no decir nada salimos y nunca más me la volví a coger pero jamás había estado con una señora en toda le extensión de la palabra.

Comparte este relato

4607
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar