Incesto - Filial

Relato erótico

La tía chaparra culona ¡cómo le gusta el sexo!

Tiempo estimado de lectura del relato 5 Número de visitas del relato 65.780 Valoración media del relato 8,86 (65 Val.)

RESUMEN

Le bajé más hasta descubrir bien su hermoso culo, no me dijo nada y le froté el ungüento y se me ocurrió sobarle las nalgas y no dijo nada...

Decidí escribir este relato para ver sus comentarios. Soy de un pueblo de Oaxaca, Soy de estatura baja (1.60), siempre me ha gustado ejercitarme y aunado a ello a pesar de ser bajito mi verga siempre ha sido algo de lo que siempre me he sentido orgulloso, aunque eso también en ocasiones me ha, digamos, frustrado porque al coger mujeres muy cerradas termino por lastimarlas, y es que mi miembro gracias a herencia de mi padre me mide en plena erección 23 cm y es grueso como un pepino.

El caso es que a mis treinta años tuve una de las mejores experiencias sexuales de mi vida, ya que me cogí a una tía que nunca pensé en hacerlo.

Un día venia de correr como acostumbraba y pasaba saludando de regreso a mi tío que siempre regaba sus plantas en un pequeño jardín, pero ese día no se encontraba porque cada tres meses acudía a chequeos médicos por su salud y siempre regresaba hasta las tres de la tarde. Entonces mi tía era quien regaba las plantas, la salud y como en otras ocasiones me percaté que de vez en cuando miraba mi bulto, pero no me incomodaba porque siempre pensé era algo natural o que lo hacía si pensar. Ella es bajita, mide como 1.45, pero tiene un culote bien parado y redondo como pocas, casi como esas negras que salen en algunas películas porno, es rellenita sin llegar a gorda y tiene ya cincuenta años, Recuerdo que de chico algunos hombres de su edad me gritaban sobrino cuando la acompañaba al mercado y se le quedaban viendo siempre en el culo casi encuerándola.

Pero volviendo al día, me pidió ayudarle a cambiar unos focos fundidos y accedí de inmediato, me dio una escalera chica y me dijo te voy a sostener la escalera para que no te vayas a caer, yo estaba de short de algodón y mi pene se notaba casi como si estuviera en bóxer porque para correr no me ponía nada más que el short. Le pase el primer foco y después de acomodar el repuesto voltee hacia abajo y me fije que estaba mirando mi verga como sorprendida y eso me produjo cierto morbo. Hicimos lo mismo con los demás y al final me pregunto si quería algo de desayunar y le dije que estaba bien.

Después le pregunte si tardaría mi tío y me dijo que regresaría más tarde que de costumbre porque iba a ver a un licenciado después de todos sus movimientos médicos. Se me ocurrió decirle, a que tío, solo tu tía te conservas bien de salud, y me contestó, ni creas mijo, tengo unas dolencias en mi espalda, pero no me gusta ir al médico, le dije tengo un ungüento que quizá te sirva, ahorita regreso, fui a casa que está a tres cuadras y regrese, le dije mira te la pones donde te duela y como a los diez minutos desaparecerán tus dolores. Y entonces me pregunto y cada cuanto tiempo, yo le dije cada vez que sientas el dolor.

Después ella me dijo, mijo pero no me voy a llegar y le conteste dígale a mi tío que se la ponga, entonces me dijo él no le gusta atenderme es muy descuidado conmigo, no seas malo me la puedes poner tu ahorita, entonces le dije si claro, le pedí se acostara en el sofá de su sal, le levante un poco la blusa y le desabroche con permiso su sostén.

Con solo de ver su piel la verga se me paro al instante y así como estaba medio agachado me la tuve que acomodar porque se me atoraba en el short, la empecé a frotar y me dijo sentir bien, pero que su dolor llegaba un poco más abajo, llevaba puestos unos leggins de esos que parecen como con colores de piñata, ya se imaginaran el culote que se le veía, le pedí me dejara bajar solo un poquito el leggins para frotar bien su columna y me dijo que estaba bien, entonces no sé porque se me ocurrió y se lo baje hasta la mitad de las nalgas, no lo podía creer, tenía una piel fenomenal, sedosa, lisa, y sus nalgas aun duras, me hice pendejo y le baje más hasta descubrir bien su hermoso culo, no me dijo nada y le frote el ungüento y se me ocurrió sobarle las nalgas y no dijo nada, en una de esas volteo a verme y miro mi verga, me dijo mijo porque estas así, yo solo le dije perdón tía, pero no era mi intención, se volteo y me dijo, no te preocupes no te sientas mal, total soy tu tía, después dijo, podrás untarme un poco en las piernas y le dije que sí, se volteo y vi la panocha más peluda que haya conocido.

Ya no aguante más y me le fui encima besándola y me quiso apartar, pero me valió y le jale todo quedando encuerada y sin decir agua va, me le baje a mamar la panocha, me di cuenta que estaba mojadísima y cuando al principio me decía no y brincaba, comenzó a jalarme de las greñas porque se estaba viniendo de a madres.

Y así como estaba, me le subí encima y me dijo, despacio hijo que ya vi tu verga y esta grandísima, me valió y se la metí de chingadazo a la mitad, ella abrió los ojos hasta como saltándolos y me grito sacala mijo está muy grande, me valió otra vez y se la deje ir completa, vi que estaba con cara de sufrimiento, pero después de estar mete y saca empezó a cambiar su cara y me sorprendió que me dijo, agarrame de perrito, ni tardo ni perezoso que la volteo y la empecé a coger así hasta que se vino, sin decir nada se la saque y empecé a lengüetearle el culo y ella jadeaba y jadeaba, la embije hasta pegar a la cara con el respaldo del sofá y me pues a jugar con la cabeza de mi verga en su culo y me dijo eso no. Igual me valió y con saliva se la fui acomodando y le pedí abriera un poco sus nalgas, se las abrió y al ver su agujero un poco dilatado se la recargue y cuando se dio cuenta a pesar de seguir diciendo no ya tenía la cabeza adentro, se la empuje despacio y se quería zafar pero me valió y la cogí suave, sentí como se le contraía el culo y es que se estaba viniendo, ya no aguante más y se la saque y antes de que pensara me vacié en su cara.

De ahí en adelante paso a verla cada que mi tío sale.

Comparte este relato

4794
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar