Sexo Anal

Relato erótico

Sexo anal en un baño de hombres

Tiempo estimado de lectura del relato 5 Número de visitas del relato 39.957 Valoración media del relato 8,35 (52 Val.)

RESUMEN

Todo pasó en un baño de un restaurante, con un desconocido.

Este relato es verídico. Me sucedió con un ex novio. Decidí contarlo porque cada vez que me acuerdo me excita muchísimo.

Me llamo Sandra, tengo 44años, alta de 1,71cm, tez trigueña, pechos normales, buena cola. Mi ex se llamaba Eduardo, morocho, alto, flaco.

Siempre me decía que le volvía loco mi cola, le encantaba verme vestida con ropas ajustadas. Se excitaba cuando los hombres me miraban.

Un jueves me llama y me dice que a la noche fuéramos a cenar y luego a bailar y que me vistiera muy sexy. Esa tarde estuve como loca viendo que me iba a poner. Llamé a mi mejor amiga Laura le comenté de mi salida y me acompaño a comprar. Me compre un vestido negro bien ajustado y corto, una tanga hilo dental negra, medias haciendo juego con la lencería. Laura me dijo “guau vas a estar increíble esta noche, si fuera hombre te comería jajaja”. Nos despedimos y me fui a mi departamento a ducharme y a cambiarme. Realmente me quedaba rebien el vestido realzaba mis tetas y mi cola. A las 23hs paso a buscarme Eduardo, apenas me vio quedo paralizado.

Eduardo: ¡Por dios que bien que estas!!! A ver date vuelta.

Y me pasaba sus manos por mi culo, mis tetas, me tocaba la vagina. Yo estaba recaliente.

Eduardo: Mejor vamos a cenar porque quiero una noche especial.

Al llegar al restaurante nos sentamos en una mesa reservada y al frente estaba otra pareja. El de unos 60 años y ella 50 aprox. El tipo no paraba de mirarme, lo que provoco que su pareja le reprochara. Eduardo no se dio cuenta porque estaba de espaldas.

Eduardo me decía: “estas hermosa, cuando nos vayamos de aquí te voy a comerrr. Te voy a poner de 4 y te voy a chupar la concha y el culo hasta que me pidas por favor que te penetre.

Yo le decía: siiiii. Chúpame todaaa y dame por el culo.

 Realmente estaba recaliente

Terminamos el plato principal y le digo a Eduardo que tenía que ir al baño - estaba mojada-.

Los baños de hombre y mujer estaban bien al fondo. Cuando estoy por entrar siento que me agarran mi mano, me doy vuelta enseguida y veo que era el tipo de la mesa de enfrente. Me dejo helada. Se abalanzó sobre mí y me dijo.

No se puede creer lo bella que estas. Tienes un cuerpo increíble y me paso su mano por mi vagina, inmediatamente me agarro mi mano y me llevo al baño de hombres.

Yo estaba con una mezcla de miedo y éxtasis increíble. No le ofrecí resistencia.

Me introdujo en uno de los baños internos y comenzó a besarme desesperadamente. Me decía "perra estas mojada, ven chupame la verga"

Yo no podía más me agache, y el saco su verga. Era corta pero era muy gruesa (nunca había visto una tan gruesa).

Se la chupe desesperadamente, le pasaba la lengua por sus huevos no sé que me pasaba ni a mi novio se la chupaba así-

Me excitaba saber que entraban hombres al baño y no me veían.

El tipo me levanto y me dijo quiero ver tus tetas. Le obedecí y bajé la parte superior del vestido. Me las chupo espectacularmente, me dio vuelta y me ordeno que le muestre el culo, obedecí levante el vestido y le ofrecí mi culo estaba que ardía y comencé a moverlo. El tipo se pajeaba como loco, me tocaba el culo, me corría el hilo dental.

"Que orto que tenés me volvés loco. Correte el hilo y mostrame el agujerito. Muy bien. Ahora pasate los dedos por tu concha y metételo después por el culito. Asiiiiiii. Yo obedecía.

El tipo se arrodillo y comenzó a chuparme el culo. Luego apoyo su tronco comenzó a penetrarme despacito. Realmente me dolía. Era muy gruesa.

¿Querés más putita?

Yo: despacito por favor - era muy gruesa-

¿Así?

Yo: Siiii.

No aguanté más y le dije: ¡¡¡dale hijo de puta rómpeme el orto!!!

Estaba desconocida muy excitada-

Empujo a hasta que entro toda y comenzó a bombearme. Yo estaba volando.

En un momento sentí la voz de mi novio conversando con otro.

El hijo de puta se dio cuenta y bombeaba más fuerte. Me ordeno que abra un poquito la puerta y mire. Obedecí y lo vi a mi novio lavándose las manos y peinándose. Esa situación me excito una barbaridad.

El tipo me decía mira ahí está tu novio, ¿qué diría si se entera que me estoy culeando a su mujer?

Yo me tocaba y ya no aguantaba más, él se dio cuenta y me dijo: Acaba hija de puta. Yo te voy a llenar de leche el culo.

Y así fue. Sentía que me llenaba el culo de leche. Fue exquisito.

El tipo se cambió y me dijo: vamos salgamos que no hay nadie. Me vestí rápido y salimos.

Inmediatamente entre al baño de mujeres y me lave un poco.

Regrese y Eduardo me dijo que paso que me demore.  Discúlpame estaba un poco descompuesta.

Eduardo:  Estas bien, ¿querés que te lleve a tu casa? ¿Te veo muy agitada?

Si por favor no me siento bien.

Cuando nos levantamos el tipo que todavía está en la mesa de enfrente me sonrió.

En el trayecto a mi casa me puse reincomoda, me estaba saliendo leche de mi culo. Así que legamos y lo despedí a Eduardo.

Perdóname, me voy a acostar no me siento bien. Y le di un beso.

Hasta el día de hoy me acuerdo de esa situación y me pone a mil.

Prometo un nuevo relato.

 

Besitos.

Comparte este relato

6103
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar