Dominación - Sexo Anal

Relato erótico

Como me follé a la más guapa y provocadora mujer de mi empresa

Tiempo estimado de lectura del relato 9 Número de visitas del relato 20.714 Valoración media del relato 8,50 (26 Val.)

RESUMEN

Era guapa, provocaba y lo sabía hasta que llevé a cabo mi plan de atarla y follarla como merecía.

Voy a contaros una de mis últimas experiencias que sucedió con una compañera de trabajo ahora hace poquitos días.

La chica en cuestión se llama Elisa y para describirla, no solo físicamente, voy a ser cauteloso para no herir sensibilidades en cuanto a sentimientos feministas.

Si la describo físicamente, diré que es una linda chica de 30 añitos, con unas buenas curvas y que siempre lleva sus falditas cortas, por encima de la rodilla y su generoso escote, donde se le ven levemente sus grandes pechos que asoman por su sujetador.

Morena, pelo rizado y sus medidas rondaran casi la perfección… No os engaño si os digo que es el sueño de más de la mitad de chicos que trabajamos en la empresa.

Pero debo ir más allá y aquí es donde os decía antes que debo vigilar… No voy a describirla como una vulgar provocadora, pero es de esas chicas que saben lo que quieren y lo que provocan vistiendo como lo hacen. Sabe que es guapa y que esta buenísima. Lo luce, lo muestra sabiendo que es mirada y que la mayoría babeamos al verla.

Recién separada y con ganas de coquetear y jugar con quien se le pone a tiro, tuve la gran suerte de cruzar unas palabras durante la cena de navidad que organiza cada año mi empresa.

Después de esa cena lo típico… llamada una mañana para un café en esas máquinas de empresas, alguna salida con cenita de despedida de alguien que se va de la empresa, en la que sales, cenas, bebes, bailas y empezamos a tontear los dos, detectando que existía cierto interés suyo por mí.

En una de nuestras conversaciones la hablé de esta página de relatos y le confesé que me gustaba escribir y leer experiencias y fantasías de los lectores de esta página, contándole mis preferencias y gustos en cuanto a la dominación, maduras, tríos….

En una de nuestras charlas dijo…

Elisa: No serias capaz de forzar a una chica sin su voluntad

Santi: ¿Porque no? Siempre tenéis en un rinconcito esas ganas de que alguien os viole. Es una fantasía común en las chicas

Elisa: A ver… Un poco apetece pero no si no conoces a quien lo hace…

Santi: ¿Y si lo conoces? ¿Y si fuera yo el que lo hace contigo y te viola?

Elisa: No serias capaz, jajaja… no lo serías…

Varias y picantes conversaciones así y a veces subidas de tono fue lo que me iba acercando a ella, siempre provocando con su manera de vestir como ya os he dicho…

Un día le insistí en quedar con ella para tomar un refresco de noche y acepto… No os relato como fue porque no quiero aburriros pero solamente os diré que en esa salida, me cité con ella en su casa y le dije… "soy capaz de venir con unas esposas, atarte y hacer todo lo que me apetezca contigo y más".

Su respuesta fue "te espero mañana por la noche, jajaja".

Imagino que pensaba en que yo iría, tomaríamos unas cervezas y charlaríamos como habíamos hecho más veces ya, pero esta vez estaba decidido a llevar a cabo mi plan. Un plan en el que quería atarla, vendarle los ojos y abusar de ella, si es que se podía hablar en ese término, ya que ella también deseaba irse a la cama conmigo, aunque quizás no imaginó quesería de esa manera.

Y así fue… Llegó el día, llegué a su casa, subí a su piso y allí estaba la tremenda Elisa con un top blanco súper escotado y con una falda extremadamente mini del mismo color. Bien maquillada y con unos zapatos de medio tacón negros que le realzaban sus bien contorneadas piernas… Estaba preciosa, por no decir riquísima y al verme me dio los besos de rigor, apretando más de la cuenta para, como no, provocarme como ella lo sabía hacer…

Nos sentamos en su sofá y sirvió vino rosado de aguja con el que empezamos a beber y a tontear…. En un momento se vino hacia mí para incitarme a darle un beso. Se lo di y al acabar con ese beso laaargo, le dije que estaba encantado de estar con ella pero que las cosas, a partir de ese momento, se harían como yo quería hacerlas.

Elisa: Jajajaja. ¿Qué quieres decir con eso Santi?... ¿Vas a violarme?... Jajaja

No le hice caso y saqué de mi bolsa unas esposas y una venda para los ojos, así como un trozo de tela blanca y una cuerda.

Elisa: Que quieres hacer con eso… ¿De verdad tienes la intención de abusar de mí? Jajajaja

Santi: Cállate y deja de reír Elisa. No me hagas enfadar que será mejor así.

Elisa: Mira no creí que realmente creerías que aceptaría este juego jajaja… No me gusta así que creo que lo mejor es dejarlo aquí

Santi: Eres una provocadora y lo sabes. Tienes caliente a media empresa y a mí me has calentado un montón de veces y ahora vengo a hacer lo que alguna vez te he confesado… y que estoy convencido que buscas… pero lo haremos a mi manera Elisa

…Y dicho esto, me fui hacia ella mientras retrocedía y la cogí de la cintura atrayéndola hacia mí mientras le daba un beso con el ímpetu necesario para que ella no se separara.

Siguió con ese beso sin saber que iba después y sin esperarlo y en una rápida maniobra, le cogí sus manos, se las puse juntas y le puse las esposas, no sin una ligera resistencia

Elisa: Qué haces estúpido… Suéltame y quítame esto, ¿quieres?

Yo seguía con lo mío y conseguí atar una cuerda en un altillo de armario mientras ella fue a su habitación, cerrando la puerta y gritando que no le gustaba ese juego y que me detuviera.

Una vez atada la cuerda, volví a por ella y aunque me costó entrar en la habitación, la cogí de la cintura, y a volandas la llevé a su salón para atarla… Me costó porque se resistía pero conseguí atarle esas esposas a esa cuerda y allí la tenía… Vestida aun, con sus manos esposadas en alto y la cuerda que sujetaba esas esposas para que sus brazos quedaran en esa posición… Como empezó a vociferar, le puse ese paño que traía en la boca para acallar sus gritos y empezó a mover sus pies para no dejar que me acercara dando patadas al aire…

Santi: Ya te cansarás de dar patadas y de gritar y cuando termines, haré contigo lo que quiera porque para eso he venido… Te azotaré, te follaré tu coñito depilado y tu culo y acabarás pidiéndome que te suelte para gozar de mi… zorrita calientapollas…

Me fui a la cocina dejándola sola y me tomé una nueva copa de vino que estaba riquísima…

Volví al cabo de un rato cuando ya no oía nada y estaba más tranquila… Cogí unas tijeras de su cocina y le corté el top, quitándole los sujetadores luego y quedando ante mí la maravilla de sus pechos… Creo que ya se dio cuenta que poco podía hacer porque apenas opuso resistencia…

Santi: Así me gusta, cielo… Tenía ganas de tener esas tetas para mí solo y verlas tan de cerca…mmm. Vamos a empezar… Te quitaré ese bozal para que puedas hablarme pero si gritas te lo volveré a situar en tu boca… ¿OK?

Y así lo hice… Le quité el paño de la boca y solo quitarlo me dijo "Eres un salido y un depravado. ¡Te acordarás de esta!!!

Le bajé sus pantalones y la puse de espaldas a la pared, brazos en alto y empecé a sobar con ambas manos su culo, su rico culo y subiendo hacia donde estaban sus tetas… Bufff… Que tetas tenia Elisa, grandes, duras y con los pezones y la aureola mayor que nunca había visto… Me estuve un buen rato tocándole toso el cuerpo y empecé a lamerle su culo… Ella se pegó a la pared y se movía pero con mis manos agarré sus pies y seguí lamiendo entre sus piernas, y a subir hacia su coño…

Me quité la ropa y llevaba una erección de caballo ya que me había excitado un montón con la escena anterior… Elisa estaba de espaldas y empecé a frotar mi polla por sus nalgas y a pajearme con ellas mientras le tocaba y pellizcaba las tetas…

". Que buena que estás zorrita… Que ganas tenía de follarte atada y de manosear todo tu cuerpo… Voy a follarte por detrás y luego te ataré a la mesa fallándote por delante para que sepas lo que es una buena polla… Te vas a acordar toda tu vida de este día, putita mía y después me pedirás más y harás siempre lo que te pida, ¿ok??"

Empecé a encarar mi polla en su agujero que, como no, estaba súper mojado porque la cerda se había también excitado… "Mira que mojada estás… Eres más zorra de lo que pensaba… mmmm". Y aunque se resistió, logré clavarle la punta de mi polla en su coño y de un golpe se la clavé enterita… Diossss que placer follarme de esa forma a Elisa.

Empecé con un vaivén mientras entraba y salía de su cueva y empecé a follármela como dicen los cánones, con mis manos pellizcando sus pezones y amasando sus tetas… "Como me gusta follarte… mmmm... ahhhh… estás más buena de lo que pensaba y tienes un coñito a mi medidaaahh ahhhh… como me gusta hacerte esto por detrás… mmmm… ahhhh… buuffff""

Después de un buen rato, salí y le di la vuelta… Ella me miraba con cara de rabia "no sé porque me miras así, guarra, si estás más mojada que en tu vida has estado, ¿o no?"… "No me gusta hacerlo así estúpido"…

Ni le hice caso… Cogí una pierna suya y la otra, le apoyé la espalda a la pared y subiéndola un poco, le volví a clavar mi polla en su coño mientras le mordía y chupaba las tetas… "Aghhh, mmmm, que rica estassss, que ricaaahhhh que estasshhhh Elissaaaaahhh… voy a corrermeeeehhhhh…"

"Sigue cabrón de mierda… acaba con esto o al final vas a hacer que me corra yo también, cerdo… te acordarás de todo esto.

"Aghhhh ahhhhh ahhhhhh me corrooooohhh cerdaaaahhhhhh" Y solté un chorrazo de leche que entro hasta sus entrañas y al sacar mi polla de allí, empezó a resbalar por sus piernas.

Me senté en el sofá medio rendido mientras le dije que ahora venía su culo y que sería mío…

Después de descansar, desaté la cuerda y la até de nuevo detrás de ese sofá, poniéndola de rodillas en él… Empecé de nuevo a comerme su culo y a meterle un dedo mojándolo en so coño húmedo y lubricándolo con sus jugos y mi saliva.

“Voy a follarte ese culo Elisa. No sé si nunca te han culeado pero me apetece hacerlo y si te vieras te darías cuenta que no puedo resistirme a ese placer”

“Hazlo despacio que solo lo hice una vez y me dolió”

“Ya no me dices que no lo haga, jajaja… Eso está bien”

Metí dos dedos en su culo y cuando estaba dilatado, situé la puntita de mi polla en su agujerito. Empujé hasta que fue cediendo y entro, despacito, pero hasta el fondo. Empecé a follarme ese culo como merecía cogiéndola de la cadera y oyendo como empezaba a gemir.

“Suéltame de manos que quiero tocarme para correrme cerdo, te confieso que me has calentado cabrón”

Como pude y sin salir de ese culo, desabroché sus esposas siguiendo esa follada a mayor ritmo cada vez

“Que culo tienes por Dioshhh, ahhhh, como me gusta follarteeeehhh ahhh mmmmm estás de muerte Elissahhhh buffff que follada más ricaaahhhhhh…”

“Que bien follas cabron… estoy a puntito de correrme, no pares por favor uuggghhhhh ahhhhh ayyssshhhhh uuuuuuyyyyyy, mas, maaaas, massss sigueeehh que me corrooohhhhhh…”

Se corrió la muy cerda y yo estaba a punto cuando de un golpe se sacó la polla del culo, se sentó en el sofá y se la engullo toda no sin antes decirme “quiero sentir tu leche en mi boca cerdo… dame tu lefa caliente”

Y empezó una mamada impresionante hasta que me corrí en su boca como un loco… “toma leche ahhhgggg, ahhhgggg… tragaaah toda mi lecheeehh Elisaahhhhhhhhh”

Acabamos rendidos aunque no acabó ahí la noche… SI me reconoció que no había sido una violación en toda la regla pero que al final le había encantado la experiencia.

Espero que os haya gustado y vuestro comentarios!!!

Comparte este relato

6664
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar