Fantasías Eróticas - Confesiones

Mi esposa, un invitado y yo, otra vez de trío

Tiempo estimado de lectura del relato 7 Número de visitas del relato 9.064 Valoración media del relato 8,82 (22 Val.)

RESUMEN

Nuestro nuevo amigo nos salió culeador.

Hola a todos los lectores, bueno quiero contarles como convencí de nuevo a mi esposa para un nuevo trio, luche y luche hasta que me dijo que sí.

Ya habíamos tenido una experiencia con un chico, y la verdad la pasamos muy bien. Yo reconozco que a mí me calienta mucho ver a mi esposa culeando con otro pero algo que si tengo claro es que yo esté presente participando interactuando con mi amada y nuestro invitado, respeto los gustos de todos y hay quienes disfrutan dejando que su amada valla al motel con otro y ellos se quedan en casa esperando a que a su llegada ella les cuente con lujo de detalles y así son felices, pero no es mi caso, después de tanto tiempo de nuestro primer trio, nuestra sexualidad subió de nivel, entre conversa y charla mi esposa me comentaba que el tipo que yo conseguí estaba muy bien pero que ella se contuvo por que le daba pena de mi de habérselo comido mejor que si bien es cierto se lo había gozado que ella sabía que se lo hubiera podido haber disfrutado mucho más, bueno esto abrió la posibilidad de plantearle un nuevo trio.

Bueno me dijo que si y que esta vez se iba a desinhibir de una manera total, cosa que me encanta, pues me gusta verla cuando esta súper arrecha, contacte a Jaime se lo mostré en fotos a Dany mi esposa, y dijo que se veía bien, hicimos el contento, la primer cita de rigor para conocernos, y ver si hay filin y si fue así  nos calló muy bien, buen conversador, respetuoso y luego de una buena  charla quedamos para el sábado a las 3 pm vernos en el sitio que ya teníamos reservado, la verdad lo había reservado yo solo sin mi esposa conocerlo, era un sitio bonito especial para la ocasión, tenía jacuzzi, sabía que a Danny le iba a gustar, el sábado temprano le compre una ropa interior muy bonita pues aunque yo lo iba a disfrutar Danny era la esencia de esto, quería que se sintiera especial, deseada y amada por los dos hombres que ella iba a tener en su cama ese sábado.

De camino al sitio compramos mecato, golosinas, y una botella de vino la cual teníamos planeado disfrutar en el jacuzzi, llegamos al sitio y pudimos observar que Jaime nuestro invitado se encontraba a un costado del lugar eso sí de manera muy discreta, nos reunimos los tres y entramos juntos al motel, ya adentro tuvimos una corta charla y Jaime a provecho que Danny de puso de pie y camino hasta un mueble y la siguió y empezó a besarla a lo que mi esposa respondió muy bien, fue un beso largo intenso con mucha lengua y sonidos excitantes le beso también su cuello y le quito la blusa, yo observaba desde un costado la gran cama hasta que me acerque a ellos, quise que dé pie ella quedara en medio de los dos, para entonces él ya le había quitado el brasier y pude ver sus hermosos senos blancos de aureola rosada que me encantan, libres, salvajes parecían saltar con ganas de que los besaran, Jaime de frente, ella en medio, y yo por detrás, me dedique a recorrer su espalda con mis manos y mis labios, tocaba sus senos, los amacizaba los apretaba los amasaba mientras Jaime seguía besándola en la boca y mi esposa suspiraba de la emoción, ella contaba solo con una falda de jean larga hasta el suelo con una abertura en la mitad permitiendo a nuestro amigo comenzar a tocar su vagina por encima de la tanga, yo me agache y le solté las correas de sus tacones sin dejar de besar las piernotas de mi Danny y sin zapatos quitamos la falda y quedo solo con la tanga, dejando vislumbrar su hermosa vulva depilada que pronto quedo a nuestra vista cuando Jaime le saco la tanga, debo decir que Danny es una hermosura de mujer, a sus 45 se ve muy bien tremendas piernas tremendo culo ricas tetas su piel blanca hace contraste con su hermoso rostro y su cabello negro azabache bien planchado para la ocasión.

Cuando Danny dice, vengan se los chupo, se sentó en un sofá totalmente desnuda, le ofrecimos nuestras vergas y empezó a comerlas con su boca chupaba una luego la otra, las dos al mismo tiempo, nos daba una mamada de campeonato, solo se escuchaba el sonido de su boca chupando y chupando que rico, luego Jaime le chupo la cuca y lo hacía muy bien por lo que yo podía notar, luego la acomodamos en un sillón con forma de s y Jaime la penetro  fuerte, pero así es que la gusta culear a ella fuerte, con fuerza, él le daba sendas culeadas mientras Danny me lo mamaba y Danny tuvo su primer orgasmo, ella gemía gritaba pidiendo más verga, cambiamos de posición ella en cuatro se lo mamaba a él y yo le comía la cuca con todo, le daba verga fuerte como yo se le gusta a ella, oía como sonaba los chupones en la polla de Jaime y mis huevos plasss  plass en esas nalgotas que yo tomaba con mis manos, que rico y se vino otra vez mi amada gimiendo y casi llorando pidiendo más verga aun, entonces cambiamos nuevamente, me lo mamaba ahora a mí y Jaime la culeaba en cuatro, ella me apretaba con su boca la polla mientras disfrutaba de las envestidas de Jaime que pronto le hecho tremendo polvo, yo no me venía aun.

Estábamos juagados del sudor y nos derrumbamos en la cama a tomar un respiro, luego comimos chocolatinas, charlamos, nos reímos y nos fuimos al jacuzzi, sacamos la botella de vino de la neverita que habíamos metido apenas llegamos, y tina que ya teníamos lleno y con jabón espumoso, nos metimos tomamos vino charlamos, yo me salí de la tina para ir por mas hielo, mientras lo servía en las copas mire hacia la tina y estaban este par fundidos en tremendo beso, Jaime con su boca le comía la boca a mi esposa, deje de hacer lo que estaba haciendo y quise observar la escena, la verga me palpitaba al ver a mi esposa entregada en un beso en los brazos de Jaime, le tocaba sus tetas, y se puso de pie metiendo su verga en la boca de mi esposa, me quedaban de perfil así que podía ver a Danny chupando, y a Jaime haciendo movimientos de pelvis clavando su verga hasta lo más adentro, ya que vino con hielo ni que nada, fui al jacuzzi y me pare al otro lado y ella volvió a chupar las dos vergas a la vez, después de un buen retomé quise sentar para que me lo mamara así y le pusiera así la cuca a Jaime y este le diera verga como hace un rato, estábamos en esas cuando le vi a Danny la cara de putasa, llena de excitación es una imagen que tengo marcada en mi mente y de recordarla se me pone tiesa la verga, el caso es que mientras Danny me lo chupaba Jaime bregaba con su verga para clavársela por el culo, y lo consiguió, fue entonces cuando Jaime metió su verga en el culo de Danny que ella no oculto su inmenso placer y sacándose mi polla de la boca con la mirada que les dije ella me dijo esto mordiendo sus labio y mirándome a los ojos, uff este man me lo metió por el culo, y yo le pregunte pero te duele o te gusta, y ella me contesto no me gusta me encanta, nos fuimos luego a la cama donde culeamos como loco y nuestro amigo nos resultó culion Danny se votó 5 veces Jaime le echo 7 polvos. He de decir que Jaime tenía una verga chica, su cabeza era chica, la mía más grande y gorda y cabezona, pero Jaime le dio una tremenda culeada a mi esposa, pues cualquiera no se hecha 7 polvos yo me eche 4 que rico pichamos estuvimos hasta las 11 de la noche, un muy bonito motel donde siempre suelo llevar a Danny.

Listo, espero les guste.        

Comparte este relato

3723
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar