Sexo con maduras - Tríos

Relato erótico

Las Testigos de Jehová… Parte 03

Tiempo estimado de lectura del relato 12 Número de visitas del relato 26.144 Valoración media del relato 9,41 (44 Val.)

RESUMEN

Rápidamente, sin meter mi pene dentro de Martha abrí en buro, y tomé un frasco de vaselina, lo puse a un lado de Martha y dije “¿Estás lista putita, Martha…?”.

Rápidamente, sin meter mi pene dentro de Martha abrí en buro, y tome un frasco de vaselina, lo puse a un lado de Martha y dije

—Estas lista putita, Martha…?

Ella vio el tarro y respondió…

—Si mi vida, pero primero por la cola…

De repente, se dio vuelta y dijo.

Fabio, puedo bajar a la cocina, yo pensé que tenía sed o algo así que le dije que si… ella se levantó y salió de prisa, totalmente desnuda, mientras con Beatriz ya recostada en la cama, me acerque a su cara y puse mi pene cerca de su boca

—Quieres otras mamadas de verga, papacito…?-pregunto ella-

—Aja… –dije.-

—A ver préstame ese pedazo de verga que tienes….-respondió-

Lo tomo con la mano le pego unos jalones y lo comenzó a mamar de nuevo,

-uuggg, uuggg, uuggg, uugg, uugg, -se escuchaba-

Martha, entro en la habitación con las manos en la espalda, y dijo

—Fabio, tienes condones..?

—Si, están en el cajón...-respondí-

Pensé que quería condón cuando se la metiera en el culo… para mi sorpresa no era así, abrió el cajón y cuando vi lo que traía en las manos me sorprendí bastante. Era una zanahoria, le coló un condón, la en baturro de vaselina, y le dijo a Beatriz.

—Ora si manita, te voy hacer mirar las estrellas…

Se colocó, sobre la cama boca arriba y me dijo-

—Ya sácasela y cógeme la cola, papacito…

—Uggg..!!! aaaaa…!!!-sacando mi pene de la boca de Beatriz-

Baje de la cama y me coloque en medio de las piernas de Martha, las levante y las puse sobre mis hombros.

—Manita, ponte encima de mí con tu cola en mi cara.-Dijo a Beatriz-

Beatriz se colocó encima de Martha con su enorme culo en la cara de ella, mientras que me daba lenguazos en el pene, tomo dos d sus dedos los ensalivo y se los clavo a Martha en la Vagina…

-ahiii,!!! Mana, dale, dale prepara mi panocha para esa verga…-decía Martha-

Martha entre gemidos y pujidos, tomo la zanahoria con la mano derecha y con la izquierda separo una de las nalgas de Beatriz, le coloco le tubérculo en el ano, y comenzó a penetrar dicho agujero, suave y lento….mientras le daba unas buenas mamadas a su clítoris. Yo miraba atento sacudiendo mi pene con la mano…

—Mana, manaaaaa….!!!!! Sácala, sácala, no mamesss… auuuuuuu…-decía Beatriz-

—Relájate, manita, relájate, pa que lo goces….-Martha con voz excitada-

—Tu síguele dando a mi panocha, y relájate…-de nuevo Martha-

Entre la escena, los lengüetazos de Beatriz y los jalones de mi mano, mi pene comenozo a ponerse duro, y sentí que iba a explotar… Martha al ver mi cara

—Papacito, te vas a venir…?

—Aaaaa… creooo que siiii.!!!!!-dije-

—Mana, apriétale el tubito de su verga pa que no se venga todavía…-Martha a Beatriz..-

Beatriz, con su dedo pulgar y con gran delicadeza metió su uña en la separación de mi glande y el tronco del pene, la hundió despacio y en ese momento… ooooo por diossss. La sensación era increíble, sentía una gran presión dentro del pene pero a la vez dolia, me retorcía como gusano, y gemía como loco, después de unos segundos, comencé a detener las sacudidas, Beatriz al notar esto soltó despacio su dedo y dejo de encajarlo en mi pene. Al hacer esto un pequeño brote de semen quedo en la uretra de mi pene

—Ahiii. Papi si salió un poquito, deja te lo limpio…

Beatriz lamio mi pene hasta dejarlo limpio, y duro nueva mente, Martha dijo

—Ya, ya, métemela por la cola…

Beatriz ya solo gemía, al ser penetrada por la zanahoria que tenía en el culo, me dispuse a meterle el pene a Martha, pero Beatriz, lo tomo con la mano, me lo mamo, y lo coloco en la vagina de su amiga, me miro y susurro

—Métesela, toda papacito…. Quiero ver como se clava en su panocha…

Si más aviso, zasss… entro toda sin oponer mucha resistencia, debido a la buena labor de Beatriz y sus dedos, en su amiga,

—Aaaaaayyyyy… weyyyy, dele, dale, cógete a esta puta caliente…-decía Martha con locura-

—Si papacito, dale verga a esa panocha, métesela, métesela…-Beatriz, mirando la penetración-

Comencé a moverme, sacando y metiendo el pene en Martha despacio, me dio una palmada en el muslo y un ligero pellizco y dijo

—Cógeme, fuerte, cabron, dame hasta que me partas en dos….

Al escuchar eso y sentir el calor que había provocado su palmada y pellizco, le comencé a dar con todo, veía como mi abdomen se contraía, y chocaba con la cara de Beatriz, ella tomo la mano de Martha, que sostenía la zanahoria en su culo, se bajó de encima de Martha, y se puso de rodillas a un lado mío, mientras ella sola se daba por el ano… besaba mis muslos y acariciaba mi huevos, tome a Martha, por el frente se sus muslos y estiro bien sus piernas hacia arriba, y le propine tremendas metidas de pene, sus tetas comenzaron a bailar como quinceañera en la disco, trepada en las bocinas, Martha no dejaba de exclamar improperios y palabras sucias salían de su boca, con la misma que hacia un rato trataba de convencerme de amar a su dios…

—Cógeme, cabron, cógeme, bien cabroncito….

—Párteme la madre, cabron…

—Métela hasta el fondo, hasta las aginas….

—Mas, cabron, masss…!!!!

—Más duro, más fuerte…. Puto….

Yo me excitaba mas y más, con cada palabra que me decía, recordé aquella tarde de sexo sucio, con Luciana, así que en ese momento…..

—Zasssss.!!!! le di tremenda cachetada….

Ella abrió los ojos grandes, me miro y en ellos pude ver que no había otra cosa que no fuera lujuria y deseo…

—Asi cabron… así pégame…. Cachetéate a esta puta…

—Muérdeme las chichissss..!!!!

—Pégale a esas cabronas chichis…..

—Dales, dales….

Si más comencé a cachetearle las tetas y pellizcaba sus pezones, jalándolos con fuerza… ella se retorcía, y lanzaba su cuerpo de arriba hacia abajo. Mientras Beatriz se daba más duro por el culo, excitada y llevada por la lujuria de ese momento. Ella tambien comenzó a decir leperadas…

—Te aprieto los huevos, cabroncito…

—Te os arranco, puto…

Mientras que ahora era ella quien me nalgueaba… no lo podía creer ahora el sodomizado era yo… de pronto Martha, lanzo un gemido largo y se estremeció… llego el orgasmo… me tomo por las nalgas levantándose de la cama me beso y me mantuvo inmóvil con mi pene hasta lo más profundo de su vagina. Después se dejó caer en la cama, y dijo

—Ahora si cabroncito, me vas a partir el culo, como lo hiciste con mi cola…

Tomando el tarrode vaselina, se unto el ano por fuera y por dentro… una ves que termino de lubricar y dilatar un poco su ano dijo

—Listo putito… métela hasta dentro…

Tomo mi pene y con su mano, lo dirigió a su ano, lo coloco justo encima y dijo

—Empújalo, cabron, fuerte cabroncito….

Sin decir más, empecé a empujar mi pene tratando de abrir su ano, ella no soltaba mi pene de su mano… y lenta mente sentí que la vaselina, comenzó a hacer su función dejando entrar al invitado, en ese agujero tan estrecho…

—Pa su puta madre, que verga tan rica tienes, cabron….-Decía Martha-

—Y usted… essstaaaa bien apretadaaaaa…! Del culo…..-dije-

—Dale cabron que la quiero toda adentro….-Martha con voz entre cortada-

Sin tener miramiento alguno, le di un empujón y lo que faltaba de pene entro hasta que mi pubis choco con su vagina.

-hijo de la chingada, que rico, que rico… duele a madres pero que rico…..

Comencé a darle sin piedad, miraba como las paredes de su esfínter, se hundían para luego salir otra vez , con cada embestida de mi pene.

Beatriz, le frotaba el pequeño clítoris, a Martha, quien se sacudía, violentamente ante las descargas de placer que su cuerpo recibia… no dure mucho, ya que lo apretado de aquel ano y el calor que emanaba de él me hicieron sentir lujuriosamente excitado. Comencé a sentir la palpitación de mi pene y dije

—Me vengo, me vengo… putas me vengo, quien los quiere y en donde….?

—Manita rápido agárrale le verga este cabron y métetela en la boca pa que te moquee la boca….-dijo Martha a Beatriz-

Sin nada que decir, Beatriz tomo mi pene lo saco del ano de Martha y se lo metió en la boca yo no pude más y explote dentro de la boca de Beatriz…

—Aaaaarggggg…. Ahí te van puta de mierda….

Sentí como de mi verga brotaban tres grandes chorros de semen, y Beatriz masajeaba mi glande con la lengua…. Soltando pequeños chorros de semen….

—Aaaaaaaa, que rica cogida me diste, papacito…. A ver cuando la repetimos-dijo Martha-

—Cuando quieras puta…-dije-

Beatriz no podía hablar por el semen y mi verga dentro de su boca, Martha se puso de pie y saco mi pene de la boca de Beatriz, y dijo

—Abre la boca mana, y dame tantito….

Beatriz abrió la boca y comenzaron a pasarse el semen una a la otra, derramándolo en las testas de las dos….lo que les sobre en las bocas lo tragaron y se besaron… yo estaba exhausto.

Ellas se tiraron a cada lado de mi pegando sus tetas en mi pecho….ya que yo había caído boca arriba en la cama. Descansamos hasta recuperar el aliento y en eso…

—Ahora voy yo…-Dijo Beatriz.-

—Si mana, falta que sientas ese pedazo de verga en el culo.-respondió Martha-

—Sobres… la que sigue…-conteste- pero sabía que estaba totalmente fatigado….

Martha, comenzó a mamarme el pene después de un rato de estar lamiendo y propinándole sendas mamadas, mi amigo el cabezón se puso duro y listo para la acción.

—Ahora, sii..!!! ya está listo-Martha sacando mi pene de su boca-

—Ya mana? Ya quiero tenerla adentro….-Beatriz, babeando de deseo-

Beatriz, me miro y pregunto

—Como quieres cogerme el culo, papi….

—Como es su primera ves por el culo deja que ella controle… papa…-Dijo Martha-

—Ok, que se siente encima de mi pene…. Entonces…-conteste-

Martha tomo de la mano a Beatriz, la puso de pie frente a la cama, so me deslice hasta la orilla de la misma y cerré las piernas, apoyado sobre mi cadera

—Dale mana comete esa verga… por el culote que tienes…-Dijo Martha, tomando a Beatriz de la mano y poniéndola de espaldas para sentarse en mi pene….

De pronto mire ese enorme trasero dirigirse a mi pene erecto y duro lo tome con la mano y lo dirigí hacia el culo que se acercaba, con la otra mano abrí un poco sus nalgas para ver donde ponía el pito… y note algo que me dio un poco de risa, la zanahoria que se había metido Beatriz, en el ano seguía ahí… solo se veía el rabo de la misma color verdoso, al ver eso dije

—Un momento, esta golfa aún tiene la zanahoria en el culo…..

—Jajajajajajajaajajajajajajaja –rieron las dos-

—Manita, con razón estabas tan contenta….-dijo Martha.-

Tomo la zanahoria con las uñas y suavemente la comenzó a sacar del ano de Beatriz….

Una ves que quedo fuera, mire que el ano había quedado totalmente dilatado… así que solo coloque mi pene en la entrada, y de un solo sentón, Beatriz se lo trago todo….

—Ooooouuuuu…!!! Que rico se siente mana-decia Beatriz-

—Si manita se siente bien rico… ahora sube y baja quiero ver como te lo tragas….-decia Martha-

Beatriz, comenzó a subir y bajar lento  yo sentía menos presión en el pene de Beatriz, ya que estaba totalmente dilatado, en cambio el de Martha, uffff era totalmente estrecho, comenzó a aumentar la velocidad, mientras que Martha, poniendo se de rodillas frente a mis piernas cerradas, las tomo las abrió por mis rodillas mí se metió en medio comenzó a mamarme las bolas y lengüetear la vagina de Beatriz, ella no paraba de gemir y gritar leperadas…

—Asu madre…. Asu madre… que buena esta… que rico… dame más verga….

—Te gusta cómo me como tu verga, papacito, te gusta ver cómo me trago tu verga por el culo…

El sonido de sus enormes nalgas gelatinosas, era increíble, plas, plas, plas, plas, plas, plas…. Se escucha con cada choque de ellas con mi pubis y sus muslos sudados y llenos de fluidos se pegaban con los míos… Martha seguía en su labor mamando pelotas y vagina….y de ves en cuando lengüeteaba mi pene cuando salía del ano de Beatriz… así seguimos por un rato unos 20 o 25 minutos, cuando de pronto sentí aquella sensación de ardor e hinchazón en el pene… dije

—Me vengo, putita… me vengo…

—Te tocan mana….-dijo Beatriz a Martha-

—Si échamelos en la boca… papa… avísame cuando ya para sacársela a mi mana-dijo Martha…-

Le di unas cuantas metidas mas y dije

—Ya, yaaaaa…..!!!!

Martha jalo mi pene del ano de su amiga, ella grito por la sensación de dolor… lo metió en su boca y apenas entro boooomm…!!! Un chorro grande de semen le inundo la boca, ella succionaba más y más mi pene como queriendo exprimirlo… lo cual hizo con maestría… lo saco de su boca y escupió todo el semen hasta derramarlo en sus tetas… lo froto en ellas y beso a Beatriz…-

—mana tenesmos que hacer esto más seguid…-Dijo Beatriz a Martha…-

—si mana… lo tenemos que repetir….-contesto Martha-

—cuando quieran- dije yo…-

Beatriz se bajó de encima de mí y se acostó boca abajo en la cama, Martha me tomo por las mejillas y me beso suave y lento… la traje hasta mí y nos desplomamos en la cama…

Después de un rato Beatriz miro su reloj y dijo

—Mana, ya viste que hora es, ya va a llegar Melé, por nosotras…-dijo ella-

—Ahí sí, es tarde, lo bueno es que mi viejo ha de estar embobado en la tele…-Dijo Martha-

Se levantaron de la cama, me pidieron permiso de usar el baño y cuando regresaron Martha tomo de su bolso un paquete de toallas húmedas se limpió la vagina y el ano, y después Beatriz hizo lo mismo, yo me quede ahí derrumbado en la cama mirándolas… terminaros de vestirse y dijeron, ya nos vamos papacito… muchas gracias por todo, me levante de la cama tome un pants y una camiseta del cajón y las acompañe a la puerta. Me senté en el sillón y Beatriz, dijo

—podría usar tu teléfono?...

—claro –conteste-

Llamo a su marido y colgó… en el rato que su marido tardo en llegar. Me dieron una buena mamada de verga, las dos al mismo tiempo, sonó un claxon fuera de la casa Maya comenzó a ladrar, ellas se pusieron de pie, se limpiaron la boca me besaron y salimos, ya en la puerta, Martha tomo mi pene por encima del pants y dijo

—que buena verga tienes, chamaco… me gustaría probarla otras ves….

—Cuando quiera, señora Martha… cuando quiera-conteste-

Abrí la puerta y me besaron la mejilla diciendo

—Entonces lo esperamos en la congregación el sábado ok… buenas noches…

El marido agitando la mano se despido, ellas subieron a al auto yo cerré la puerta y me dirigí a mi habitación, caí como tabla en el colchón, me quede profundamente dormido y ala mañana siguiente note que el aroma de sus culos seguía sobre toda la cama…. Sonreí y me lévate…

Y así fue como, dos amantes de Jehová, terminaron siendo mis amantes por un día… ahora cada vez que un domingo tocan el timbre de la casa le pido a jehová, que sean dos mujeres tan perversas como ellas…

Fin…

Comparte este relato

4369
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar