Sexo Anal

Sexo anal con un albañil de 80 años

Tiempo estimado de lectura del relato 8 Número de visitas del relato 29.079 Valoración media del relato 8,65 (46 Val.)

RESUMEN

La cogidota que me puso un albañil de la tercera edad ¡ay que delicia de viejito!

Me presento soy Maure Odas una jovencita de 19 años y esto que estoy a punto de contar los dejara muy calientes. Pues en mi casa solo vivíamos mi mama y yo y la casa ya necesitaba unos buenos resanes de albañilería así que mi mama decidió buscar un albañil. yo era estudiante todavía, así que un día que llegue de la escuela. Me encontré con la sorpresa de que ya estaban haciendo los resanes.

Se trataba de un señor ya muy grande como de unos 80 años calculo yo más o menos solo que era un señor alto y muy fuerte para la edad que tenía eso si era un hombre muy pesado pues tenía gruesas piernas y brazos. Eso me excitaba sobre todo su peso hay que rico pues yo lo quería tener encima de mí. Conforme pasaban los días note que el señor me miraba con ojos de lujuria pues mi mama le daba de comer dentro de nuestro comedor. Y ya después se retiraba a continuar trabajando pues los resanes los estaba haciendo en la azotea de mi casa.

Finalmente se llegó el día sábado día en que mi mama tenía la costumbre de salir de compras y tomaba toda la tarde para hacerlo yo pensé que ese día no lo haría pues me quedaría yo solita con el viejito y por lógica ninguna madre deja a su niña sola en casa con el albañil verdad. Sin embargo, era tanta la confianza que mi madre le tenía a ese señor que si fue capaz de salir a hacer sus compras.

Antes de salir le dijo al viejito. Señor voy a salir un rato, pero no se preocupe por su comida pues mi hija se encargará de darle de comer. El señor contesto diciendo está bien señora no se preocupe. ya como a medio día lo llame para darle de comer el señor bajo y se dispuso a comer. Pero yo ya tenía mis propios planes así que antes de que el señor bajara yo le puse una pastilla de Yombina y una pastilla de viagra en su comida. Claro que eso él no lo noto pues comió muy rápido y se subió a la azotea a seguir trabajando. Entonces yo me puse a lavar un poco de ropa. Para que las pastillas hicieran efecto en lo que yo lavaba la ropa.

Paso más o menos como una hora y me dispuse a tender la ropa así que subí yo también a la azotea llevando mi cubeta con la ropa que yo había lavado. Cuando llegue a la azotea lo salude diciéndole hola señor ya merito. Él se volteo diciéndome si señorita ya merito. Pero en ese momento yo estaba anonadada viendo el bulto te que tenía entre medio de las piernas pues ya las pastillas que le puse en la comida habían echo efecto. Y se le notaba mucho la erección pues parecía que su vergota quería romper el pantalón después de saludarlo me puse a tender mi ropa una vez que ya estaba tendiendo.

Note como ese señor me veía con ojos de muchísima lujuria pues la Yombina lo puso muy caliente y la viagra de dio una erección de caballo. Así pasaron unos minutos hasta que él se decidió a preguntarme. Oiga señorita usted tiene novio. Y yo le dije no señor no tengo novio. Entonces él dijo asombrado. Pero como si usted está bien linda cómo es posible que no tenga novio. Entonces volvió a preguntar diciendo. Pero porque no tiene usted novio señorita. Y yo le conteste. Diciéndole lo que pasa es que no me gustan los hombres jóvenes. El me volvió a preguntar diciendo. Ha ya se a usted le gustan los hombres maduros verdad niña. Entonces le dije. No no me gustan los maduros., el ya muy sorprendido por lo que le había contestado me dijo entonces usted es lesbiana verdad que usted es lesbiana niña a lo que yo le conteste no no soy lesbiana. El contesto diciéndome niña yo ya no entiendo nada. Primero me dice que no le gustan los jóvenes después me dice que no le gustan los maduros y ahora me dice que no es lesbiana. Pues entonces a usted quien le gusta.

Fue en ese momento que le conteste tú. El muy sorprendido me dijo yo le gusto niña. Le conteste si me gustas mucho. Baje la mirada hacia su bulto te pues su vergota a un seguía durísima. Y le dije oye por lo que estoy viendo parece que yo también te gusto verdad. El apenado por lo que yo estaba viendo se voltio dándome la espalda y me dijo perdón señorita y yo le dije no no te apenes, pero el insistió diciendo como no me voy a apenar señorita. Entonces le dije. Verdad que si te gusto. El contesto si niña me gusta usted mucho eso fue lo que yo aproveche para decirle bueno si deberás te gusto no te apenes y enseñámelo él me dijo de veras niña quiere que se lo enseñe. Y yo le dije si anda enseñámelo. Él se volteo hacia mí y saco su precioso tesoro pues tenía un hermoso pitote como de 22 cm. Y más duro que la piedra entonces yo le dije Mmmmm se ve que esta delicioso mmm que rico entonces él me dijo te gusta mi niña y yo le dije no no me gusta. Me encanta mmm que rico ha de saber esa costa.

Entonces me acerque muy junto de él y con mi manita le agarre su vergota y le dije al oído pero con voz fuerte. Cogeme a lo que el respondió. Como. Usted quiere que yo me. Le dije si quiero que me cojas. Cogeme, pero bien rico y el contesto si niña te voy a coger bien rico, pero dime dónde. Le dije ves ese cuartito. Me dijo si niña ahí quieres que te coja. Le dije no. Ve a ese cuartito y trae la camita que se encuentra adentro. Él me dijo niña lo vamos a hacer aquí afuera. No le da miedo o pena que alguien nos vea. Le dije no no me da pena al contrario quiero que nos vean quiero que les de envidia a mis vecinos. Entonces él se dirigió hacia donde estaba el cuarto. Cosa que yo aproveche para quitarme la poca ropa que traía encima pues solo tenía puesta una falda larga, mi blusa y mis sandalias de tacón con mi hermosa pedicura francés.

O sea nada de ropa interior entonces cuando el regreso trayendo consigo la camita ya me encontró encuerada. Y me dijo ya niña aquí está la cama. Le dije bueno acomodala bien para que no se mueva una vez que ya estaba la cama bien puesta le dije anda mi amor quitate la ropa. Me dijo si niña.

Y se dispuso a encuerarse. Cosa que yo aproveche para acomodarme en la cama quedando completamente acostada y boca bajo. Me encanta esa posición. Cuando termino de quitarse la ropa me dijo ya niña ya estoy listo. Entonces le dije anda ven súbete encima de mí me dijo si niña y saz que se sube en mi pobre cuerpecito ya encima de mí el coloco una mano sobre la cama y con la otra trato de penetrarme, pero antes de que me penetrara le dije no por la vagina no él me dijo niña quieres que te coja por el culo le dije si metémelo en el culo rompeme el culo entonces con muchísimo cuidado empezó a meterme ese triste de carne en mi ano. Una vez que ya me tenía bien ensartada estiro sus brazos y poniendo sus 2 manos sobre la cama empezó a picarme, pero yo lo detuve diciéndole no así no. Él me dijo entonces como. Le dije abrazame anda abrazame por la cintura. Pero él me dijo niña estoy muy pesado si te abrazo por la cintura dejare caer todo mi peso y podría lastimarte entonces le dije no importa eso es lo que quiero. Quiero sentir tu peso encima de mi anda abrazame por la cintura.

Y levante la cadera para que sus bragotes se metieran entre la cama y mi cuerpo. Ya con su pitote en mí no me abrazo por la cintura y comenzó a cogerme a que rico pues se estaba cumpliendo mi fantasía de ser cogida por un viejito bocabajo y x el ano entonces me dijo te gusta mi niña. Y le dije no mi vida cogeme bien duro duro quiero que me cojas como si me estuvieras violando y zaz empezó a darme unas embestidas brutales unos piquetes que la verdad si me lastimaban, pero al mismo tiempo disfrutaba y empecé a decirle más duro mi vida más duro así mi cielo ahhh que rico pues me estaba cogiendo como siempre había soñado.

No podía creer que un viejito me cogiera tan duro y tan rico era demasiado placentero estar debajo de ese señor sentir su enorme peso, pero sobre todo tener dentro de mi ese rico pitote ahhh que rico más duro ay que rico mi vida. Así duro como unos 10 minutos yo me vine varias veces y cuando todo termino ahhh que rica cogidita me había puesto un albañil si un albañil. Amo los albañiles, pero los viejitos ha ha ha. Esto fue verídico saludos...

Comparte este relato

2499
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar