Dominación - Gays

Relato erótico

Mamando verga a cambio de ser libre

Tiempo estimado de lectura del relato 4 Número de visitas del relato 15.908 Valoración media del relato 8,00 (33 Val.)

RESUMEN

Tan pronto me acerqué me tomó por el cabello y metió su verga en mi boca. —Mámamela y encuérate putito... —Así lo hice, no quería verlo más, pero me tenía dominada y es cierto su verga era mi medida... —¡Ay que rico mamas verga! Si naciste para golfa, cabrón...

El celular de Santiago sonó, yo avance y Arturo me siguió, pero uno de los empleados lo alcanzó y llevó afirmar unos papeles...

Así con mi mente en mi vecino cruce, deje todo en el locker y salí a la escaladora, si bien es cierto que Santiago me gustaba y Arturo me provocaba cierta curiosidad, ¡mi vecino me hacía mojarme!

Vaya mañana no me concentré hice escaladora, un poco de sentadillas y a la ducha, mis amigos oficinistas me sonrieron y salí en busca de mi atuendo para esa noche...

Finalmente llegué a mi tienda en La Zona Rosa y a ver que usaría, no soy muy rápida en decidir pero hacía días que había visto un vestido encantador rosa pegadito con hoyos por todos lados...

Me lo probé y listo ¡me veía hermosa! Lo pagué y mi celular sonó, era un whatss "Te espero donde siempre Habitación 305..."

No me arrepiento pero a veces uno hace cosas que no piensa y haberme metido con él era una de esas cosas...

Tome un taxi, al Hotel Rex...

El taxista sonrió y dijo " Te veo preocupado ¿estás bien? "

- Si solo un poco pero bien...

- Mira yo no soy nadie para dar consejos pero yo no creo que debas ir...

- por?

- Porque se ve que ya no sientes nada por ese güey

- Y como sabes que es un güey

- Porque se necesita ser muy güey para no quedarse con contigo y solo usarte...

Pues no sé si casualidad o pretexto pero su análisis era muy acertado.

- Es que es difícil

- No que! Cual difícil con todo respeto, tu estas bien bueno o buena y la verdad los casados somos muy cabrones... Si yo te deseo, mira con mi mujer ya nada y que. Nomás te la meten y me tengo que ir... Yo te llevo Chula pero la neta ya no lo veas... No te hace feliz.

Es verdad eso no me hacía feliz.

Llegamos al hotel, pagué y entre...

Ahí estaba jugándose la verga.

-Te tardaste mucho cabroncita

-Lo siento

-acércate...

Tan pronto me acerqué me tomó por el cabello y metió su verga en mi boca.

- Mámamela y encuérate putito...

Así lo hice, no quería verlo más pero me tenía dominada y es cierto su verga era mi medida...

- Ay Que rico mamas verga! Si naciste para golfa, cabrón...

Mi mente estaba en mi vecino y al cerrar los ojos podía sentir la verga de mi vecino en vez de él.

- Quería verte y decirte que ya lo pensé y no, no te voy a dejar tener novio, eres mía cabrón yo te hice y ahora la única verga que disfrutaras será la mía...

La sangre me hervía pero no podía demostrarlo, era verdad él me había estrenado y si sabía dar placer era porque él me enseñó, yo era muy joven y el me dedicó tiempo...

Yo seguía mamando verga, cada vez mas rápido y mas fuerte, lo haría venirse en mi boca y luego hablaría con el...

- Tiene hambre mi nena?

- Yo asentí

- Bueno sigue y gánate tu lechita...

Sentía su verga chocar en mi garganta la recorría con mi lengua y hacía círculos en su cabeza.

- No mames que rico me voy a venir, ¡Ay cabrón!

Apretó los dientes y sentí como una ráfaga de semen se estrellaba en mi garganta, ¡otra! Una más y... ¡Listo!

Esperé hasta que su miembro perdió fuerza y la limpié hasta la última gota como él me había enseñado...

- No quiero tengas novio, pero... La verdad es egoísta tenerte para mi sólo, que propone mi nena...

- Prometo hacerte siempre lo que quieras pero quiero vivir...

- Sabes que me duele que otros te metan la Verga y pensarte mamando otra verga...

Yo seguía jugándosela mientras hablábamos pero hubiera querido arrancársela, el me inicio me hizo su puta y ahora quería controlarme...

- Ay cabrón... Mereces ser libre y te lo vas a ganar, esta bien ten novio, pero cuando te cite vas a venir y no vas a cuestionar nada... ¿Entendiste?

- Me parecía que había algo detrás de ese permiso pero al final podía ver a mi vecino.

Prometido Papá.

Muy bien ahora vístete y vete que dormirme un ratito....

Comparte este relato

4556
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar