Hetero: General

Relato erótico

Rico y salvaje sexo con una masajista (parte 2)

Tiempo estimado de lectura del relato 5 Número de visitas del relato 25.953 Valoración media del relato 7,98 (58 Val.)

RESUMEN

Era tan grande la excitación que sentíamos los dos.

Bueno queridos lectores he aquí la continuación de esta historia verídica.

En cuanto entro la chica yo estaba ya colocado sobre la cama de masajes acostado boca abajo con mi cara en el hueco que hay en ese tipo de camas de masajes y con mi mirada hacia el piso entonces escuche la voz de la chica pidiendo disculpas ya que se había demorado un poco porque estaba sola ya que las demás chicas había salido a comer y ella era la única que estaba y tenía que cerciorarse que había cerrado bien la puerta para que no entrara un desconocido o algo por el estilo yo le conteste que no había problema y me dijo que ella era la única chica disponible ya que sus compañeras habían salido y no sabía si tardarían entonces ella sería quien me atendería pregunto si no había inconveniente yo le responde que no había problema que estaba bien pues la chica me resulto atractiva y con un muy buen cuerpo dicho todo esto me dijo entonces comencemos.

Me dijo vas a sentir un poco frío advirtiéndome entonces sentí lo dicho por ella era el aceite que ella derramaba por toda mi espalda y dijo no te apures pronto pasara y comenzó a untar el aceite y dispersarlo por toda mi espalda y a masajear y pronto se fue esa sensación de frío y pregunto ya está mejor así y yo afirme dicho comentario empezó con un masaje suave recorriendo toda mi espalda y acariciando y con unas leves cosquillas que me estremecían el siguiente punto fueron mis pantorrillas ahí sentí un poco más fuerte el movimiento de sus manos y me pregunto si dolía le respondí que un poco ella dijo que era normal ya que tenía muy tensó esa parte de los músculos.

Acto seguido enfoco el masaje a mis tobillos asiendo círculos en ellos deslizando el aceite de ahí siguió con mis pies masajeando la planta de mis pies escuche su voz y me dijo que me soltara un poco que no estuviera tan tenso así empezó a jalar uno a uno mis dedos de los pies, estaba sintiendo el masaje y me empezaba a relajar posteriormente subió a la altura de mis antebrazos y se concentró en masajearlos e hizo el mismo procedimiento de jalar uno a uno los dedos esta vez de mis manos.

Acomodo mi mano en la cama y ahí en ese movimiento tuve contacto con la parte posterior de su pierna ella lo sintió pero esa no era mi intención ella pensó en ese momento que yo quería tocarla y que lo había hecho a propósito a lo ella dijo no te preocupes mi puedes tocarme todo lo que quieras que para eso estoy aquí yo me quede mudo y dijo no seas tímido anda quieres tocarme y puso mi mano en pierna para después subirla a una de sus nalgas y toqué ese precioso culo sobre su pantalón y le di un pequeño apretón a una de sus nalgas puso mi mano de nuevo sobre la cama y dijo ya vez no hay de qué preocuparse puedes tocar lo que quieras.

Enseguida se movió a la parte de mis hombros siguiendo con el masaje asiendo pequeños círculos y dando un pequeño apretón con la yema de sus dedos a lo que ella pregunto si dolía que le avisará para hacerlo más suave le dije que no que estaba bien respondió que tenía muchos nudos es esa área que mis músculos estaban muy tensos terminando su labor en esa área untó más aceite e hizo con sus manos un recorrido general por todo mi cuerpo para después parar sus manos en mis piernas las cuales recorría de arriba a abajo muy suave introducía cada vez más sus manos en el fondo de la toalla que yo tenía puesta sobre mis nalgas en uno de esos movimientos pude sentir como una de sus manos toco mis testículos y esto se repitió en varias ocasiones lo cual me empieza a prender un poco acto seguido quitó la toalla de mis nalgas y me empezó a masajear las nalgas muy suavemente las recorría sin dejar lugar alguno empezó a meter sus manos entre la raya de mi culo y lo recorría todo de arriba hacia abajo yo con una de mis manos acaricia una de sus piernas y la manoseaba esto me éxito aún más y mi pene empezó a reaccionar empezaba a tener una erección pero como estaba tendido boca abajo sobre la cama no podía mi verga extenderse como yo quería.

No sé si ella se daría cuenta de eso porque enseguida me dijo que me diera la vuelta para acostarme boca arriba ya que seguiría con el masaje pero por la parte de adelante me acomode en dicha posición ya acomodado ella pudo ver todo mi cuerpo desnudo y mi verga que empezaba a tomar un tamaño considerable y sin pena alguna pregunto que si ese era el tamaño normal del mi verga le respondí que no que era causa de a verme excitado ella sonrió y dijo que era normal que se me hubiese parado la verga no te preocupes que ya viene lo mejor....

CONTINUARÁ.

Comparte este relato

4301
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar