Dominación - Infidelidad

Relato erótico

La Rectora

Tiempo estimado de lectura del relato 10 Número de visitas del relato 16.022 Valoración media del relato 8,72 (36 Val.)

RESUMEN

Haría lo que sea por tener contento a mi macho....

Suena el telefono y es Israel, me dice que viene para acá pero le digo que estoy hasta el tope de trabajo organizando una venta nocturna en las tiendas de la compañia y él no entiende razones, dice que viene para acá y más me vale que baje al estacionamiento cuando llegue.

Como puedo avanzo rapidamente en la coordinación de las tiendas y recibo la llamada...

Hola?, contesto nerviosamente, y siento un calambre en mi vagina..este maldito me calienta de solo saberlo cerca!, parada como estaba recargada en mi escritorio sin notarlo empecé a frotar mis piernas y al voltear me dí cuenta que un gerente acababa de llegar y queria preguntarme algunas cosas de trabajo pero al verme asi me dice:

Si quieres espero mientras vas al baño: ... Ay corazón!, no es eso lo que tengo!, le contesté sonriendole picaramente y encaminandome a la salida...en seguida regreso!, lo dejé sentado en mi lugar y corrí al elevador a encontrar a Israel en el estacionamiento.

Salgo y veo el coche estacionado al fondo, camino hasta él y al llegar me encuentro que viene con una mujer, una morena exuberante que se ve tiene unas tetas grandes...lo saludo con cara de extrañeza y el rie de nuevo, ven aquí cabrona!, me jala del pelo y me besa cachondamente...te gusta mi hembra?, le pregunta a su acompañante...sí, dice ella, pero, sabe someterse?, siento un piquete en la boca del estomago...que se propone ahora Israel?

Lo veo con ojos de asombro y me dice inmediatamente, saludala!, iba a decir algo pero me detiene con un gesto y me dice de nuevo: pero ve a su lado!, doy la vuelta al coche y ella baja el cristal del coche y se acerca a saludarme de beso...en la boca!, algo alarmada, le contesto el beso pero ella no deja de darme su lengua...yo empiezo a ponerme como mareada por la situación y de repente siento como la mano de ella se mete bajo mi vestido y se va directo a mi vagina...me mete dos dedos en la raja y moviendolos voltea a ver a Israel y le pregunta:

Entonces, como quedamos?

Sí contesta él y le dice, vengo por uds a la salida...yo muerta de exitación y miedo porque me podrian ver en las camaras de seguridad del estacionamiento ensartada por los dedos de esta mujer solo atino a decir...como?, ambos rien abiertamente y él me contesta en tono autoritario: ella es tu ama hasta que yo regrese, harás lo que te ordene ahí en tu trabajo y más vale que cuando regrese me de buenas cuentas de uds!, eso quieres Israel?, si putita, eres su esclava y debes obedecerla en todo lo que te pida...ok?

Esta bien, digo sintiendo como se sale ella de mi y se baja del auto para decirme en tono aspero: vamos cabrona!, quiero verte mamar una verga en tu oficina!

...y llamame rectora! Ok?

Sí rectora!,  contesto empezando a caminar junto con ella con la cabeza baja esperando que la exitación no se me note en la cara al avanzar y llegar a la oficina de regreso, caminamos y me dice ella: vas a mamarle al primer hombre que nos encontremos en tu oficina!

Sí...si que? Me pregunta casi gritandome...sí rectora! Digo sintiendo como mis pezones empiezan a endurecerse y revisando su vestimenta por primera vez, ella viste elegante pero audaz, una falda recta a media pantorrilla con tacones de alfiler y una blusa blanca ajustada dejando ver que efectivamente tiene senos grandes....

Entramos al elevador y volteando a verme me dice: tocame las tetas! Me acerco a ella y empiezo a acariciarle esas enormes tetas suaves y calientes...en eso estaba sintiendome muy a gusto cuando se abrió la puerta del elevador... Y nos vió la secretaria del director que estaba ahí parada esperando el elevador!

Inmediatamente traté de retirar las manos pero a un gesto de la rectora me hizo entender que siguiera...muerta de pena deje las manos ahí y la secretaria se puso roja y dijo: con permiso y se marchó.

Obedeceme y nos llevaremos bien putita, ...si rectora! Conteste en un suspiro y salimos del elevador...

Por donde? Me preguntó mi rectora y le dije por aquí señalandole el camino..entramos a mi oficina y hasta ese momento me acorde que el gerente estaba esperandome ahí!

Al vernos entrar se levantó y nos saludo de nuevo y dijo, bueno si están ocupadas puedo esperar en otro lado...

Al contrario dijo ella...verdad Mariela? Dijo en tono de “andale cabrona”, tomandome de la mano y llevandome hacia él...al ver su mirada decidida enfrentarme me dí cuenta que si queria mantener a Israel contento tendría que hacerlo, sí Carlitos dije avanzando hacía el moviendo mis caderas en plan seducción, ven!, sientate aquí conmigo, notando como mi rectora se iba a una esquina a observarnos en acción....

Carlos se sentó y me acomodé muy cerca de él al mismo tiempo, crucé mis piernas permitiendo que mi vestido se subiera hasta el borde de mis muslos....imaginarme a mi rectora ordenandome me puso como yo temia, no habia regreso, tome la mano de Carlos y la puse en mi muslo y empecé a acariciarme la pierna mientras le preguntaba: estas comodo?

...la puerta de mi oficina permanecia abierta asi que eso me exito aun más...el retrocedio un poco y alcanzó a decir...pero que!?..nada nada, dije yo, hoy es tu día de suerte corazón...crees que no me he dado cuenta de como me desvistes con la mirada cuando voy a tu tienda?, al mismo tiempo descrucé las piernas y deje mis muslos a la vista de él y tome ambas manos de Carlos para acariciarme las piernas mientras él no atinaba a decir nada..Mariela!, estamos en tu oficina!

Dijo él volteando a la puerta...shhhh! Le contesté, dejame hacerte corazón llevando una mano a su entrepierna y apretandole la verga mientras lo miraba con lujuria en los ojos... Acercandome a milimetros de su cara le dije...quieres que te la mame amor? Apretandole su pene con una mano y subiendome el vestido para que me viera la vagina apenas cubierta por mi tanga..

Sí!, pero como...!?, dijo él y yo volteando a ver a mi rectora le dije: dejame hacere corazón, jale ambas sillas para atrás un poco y lo puse junto a mi al tiempo que me ponia en cuclillas para abrirle la bragueta y sacarle la verga...uyyyyy que rico estas Carlitos dije metiendome la verga en la boca y empezando a mamarlo con lujuria sin dejar de ver a mi rectora....

El volteó a ver a mi rectora y ella le guiño el ojo mientras se acariciaba las tetas y me animaba a hacerlo terminar en mi boca...me vas a dar tu leche amor?, dije sacandome momentaneamente su verga para decirselo y esperar su respuesta...quiero dartela en la vagina niña loca!, me dijo él...pero mi rectora intervino y dijo, no!, hoy solo dasela en su boca!, si ella quiere que te cite otro día y se la das donde quieras....

El volteo y me vio como buscando mi respuesta...me quieres coger?, le pregunté inocentemente...si ! Me contesto desesperadamente...y con cierta ternura provocada por su ansiedad le dije: cuando quieras me dices y nos vamos toda una tarde...y me das como te guste amor, pero ahora dame tu semen....anda yaaaaa, lo masturbaba vigorosamente mientras le decia esto y el respondio....

Pero de veras Marie!, lo prometo amor le dije regresando a mamarlo y esperando recibir su leche en mi boca...sentí como se tensó y casi me pega en la nuca con mi escritorio cuando sentí su semen llenarme la boca y poco falto para que me levantara y lo dejara metermela ahi mismo!, lo recibi todo y entonces mi rectora me ordeno: no lo tragues!..damelo!, me levante y fui hasta ella y la bese dandole el semen de Carlos mientras el nos veia con cara de incredulidad y calentura...

Quien es ella Marie?, me preguntó y antes de que pudiera contestarle dijo ella...soy su rectora y ella hace lo que le pida!...pues muchas gracias por lo que me toco a mi, dijo el subiendose el cierre y volteandome a ver...quedamos Marie?

Si corazón, tengo palabra, cuando quieras me llamas, salimos y me das toda la tarde si lo deseas...siempre nos hemos caido bien y no veo porque no pasar a esto..dije acercandome a el y dandole un besito en su frente...

Quitate la tanga me dijo entonces mi rectora, y vamos a dar un paseo por tu oficina...

Me ayudas?, le dije a Carlos y en menos de lo que me imagine estaba agachado levantandome el vestido...me bajo la tanga y se quedo ahi admirandome la raja velluda....te la regalo le dije y salí siguiendo a mi rectora....

Debo estar loca para aceptar estas cosas!, es mi trabajo donde me están ofreciendo!, en eso pensaba cuando pasamos enfrente de la oficina de recursos humanos, había dos candidatos llenando solicitud de empleo y me dijo mi rectora...entra y ofrecetele a uno...si acepta llevatelo a tu oficina y cogetelo!

Entre a la sala de capacitación y caminé evaluando a ambos....me presené y me dijeron que estaban aplicando para el area de sistemas, me plante enfrente de ellos y los dejé admirarme, después giré y pretendí escribir algo en el pizarrón dejandoles ver mas arriba de mis nalgas al levantarseme el vestido, platiqué con ellos un momento y escogí al más alto, como de 1.80 mts y le dije: vamos a mi oficina para evaluarte más a detalle....

Se me quedaron viendo un poco extrañados pero él se paro y me dijo: te sigo.

Mi rectora esperaba un poco a distancia y me vio con aprobación salir de la sala con mi candidato y le dije sigueme, meneando las nalgas en signo de provocación me dirigí a mi oficina y al doblar la esquina del pasillo pude ver a Carlitos salir de mi oficina con cara de felicidad, llegamos a mi oficina y entramos esperando a mi rectora, al llegar ella cerró la puerta y se acomodó en una silla del fondo...

Pues bién, si vas a trabajar aquí más vale que vayas conociendo con quién lo harás...dije sentandome enfrente de él con las piernas cruzadas dejando mi vestido subir al principio de mis muslos...y bien...tienes novia?, pregunté mojandome los labios...

-nno

Eres casado?

-no

Bravo!, dije aplaudiendo pero entonces me fije que él no contestaba porque estaba embobado mirandome al centro de mis piernas...mi vestido se me habia subido más y al descruzar las piernas dejo al descubierto mi velluda raja...ah!...ven, quieres probarla?

-se paro y en un momento estaba junto a mí, mi rectora no perdia detalle y poniendome de pie le dije: no es para todos, pero sí para los que me gustan...quitame el vestido!

Rapidamente levante los brazos y me quito el vestido..

Modelé un segundo para él apoyandome en mi escritorio abriendome la raja que ya tenia empapada de la mamada anteior que le dí a Carlitos y le dije...

Tomame!, es tu bienvenida!, el voletó a ver a la rectora y con un gesto ella le indico que estaba bien, se bajo los pantalones y salto como resorte su verga...yo me apoye en mi escritorio y le abri las piernas en señal de recibimiento...me penetro salvajemente, yo empuje como pude mis caderas contra el y lo abraze diciendole...cogeme!

Soy una puta y me podras coger cuando quieras aqui en el trabajo...nos movimos durisimo, y el empujaba besandome y dandome su lengua que yo recibia encantada y lo abrazaba con mis muslos mientras el me penetraba profundamente, me acariciaba las tetitas y yo lo besaba disfrutandolo, no tenia una gran verga, pero se movia muy bien y me estaba dando placer...sentí como se endurecia más y se venia en chorros dentro de mi vagina mientras lo besaba con lujuria y me sentia llenar por el...

Se desensartó de mi y sonriendo le dije...recuerda que soy tu puta, cada vez que quieras tenerme solo ven a mi oficina y te doy lo que quieras corazón!...sono mi cel y contesté, era mi marido...si, estoy en mi oficina atendiendo a un compañero de trabajo, dije acercandome a el y dandole un beso en su pene...

El me vio un poco extrañado , pero al terminar de hablar con mi marido colgue y poniendome el vestido de regreso le dije...pero no te preocupes, no hay problema por eso, puta soy casada y todo!, lo acompañe a la sala de capacitacion de regreso y me despedí de él, y ahora?, le pregunté a mi rectora contestandome: eres una perrita obediente, Israel estará complacido por esto, vamos....lo llamaré y pasará por nosotras.

Comparte este relato

1989
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar