Confesiones

Mi ardiente jefa

Tiempo estimado de lectura del relato 2 Número de visitas del relato 10.433 Valoración media del relato 8,73 (26 Val.)

RESUMEN

Por fin logré que mi jefa me dejara cogerla.

Trabajo en una empresa de publicidad en la que todo el tiempo veo mujeres muy guapas, pero desde que perdí el empleo me obsesioné con mi jefa una mujer de buen cuerpo delgada y con unas tetas y un culo increíble siempre tuve fantasías con ella hasta que un día.... 

Llegue al trabajo muy temprano aun no llegaba nadie más que mi jefa como siempre llevaba una falda muy entallada que marcaba su tanga, fue hacia mi oficina cuando noto que ya había llegado me hablaba, pero lo único que podía notar era el tremendo escote que dejaba ver gran parte de esas ricas tetas, me sorprendí cuando escuche sus palabras. 

-Se te antojan? 

-Que jefa perdón estoy un poco distraído

-He notado que todo el tiempo me mira con deseo

- lo siento que ha mal interpretado

-De verdad lo he mal interpretado (me decía mientras pasaba sus dedos por encima de sus tetas) 

NO PUDE RESITIR MAS

-Si jefa la verdad es que desde hace mucho tiempo la deseo

En ese momento se aventó hacia mi besándome de una manera alocada jamás me imagine eso

-Yo también te deseo Dani 

No pensé mucho las cosas y comencé a tocar esas tetas esta amos vueltos locos y rompí su camisa deje al descubierto su ropa interior y esas ricas tetas que pedían salir a gritos así que hice a un lado sostén para comenzar a chupalas eran enormes, ella bajaba mi pantalón mi pene ya estaba con una gran erección bajo a chupármelo ya no podía aguantar más tenía que penetrarla así que la levante la acomode en el escritorio levante su falda y dejo ver esa tanga color rosa que moví para comenzar a excitarla con un oral ella tapaba su boca para no gritar y sin decirle más mete mi pene de un golpe y comencé a moverme vigorosamente no pudo aguantar el grito de su primer orgasmo, la puse de perrito y comencé a envestirla como vestía cosa que ella le excitaba pues dejaba de gritar de placer no pare hasta que escuchamos el ruido de que alguien más había llegado la hice a un lado para cerrar mi oficina eso no lo podía dejar así tenis que venirme así que la acomode de nuevo contra el escritorio y comencé a darle con todo mientras tapaba su boca para que nadie se diera cuenta que me la estaba cogiendo poco después me vine dentro de ella y llego su segundo orgasmo tuve que taparle la boca para que no gritara después me beso se vistió. 

Cuando salió de mi oficina dijo:

Espero que llegues temprano más seguido para seguir trabajando.

Comparte este relato

3842
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar