Gays - Grandes Series

Relato erótico

Esclavos

Tiempo estimado de lectura del relato 3 Número de visitas del relato 12.851 Valoración media del relato 7,82 (11 Val.)

RESUMEN

Inicio de mi vida como esclavo, secuestrado, utilizado y humillado...

Me llamo Javier, soy de España, y tengo 20 años. Soy gay, pasivo, y comenze a contactar con otros chicos gays para ciberesexo. A mi me gusta tener el papel de sumiso y que mis amos me ordenen tareas que debo cumplir. Poco a poco esto causaba mas excitacion en mi y un dia quede en persona con un cjico que cumplio todas mis fantasias, la experiencia fue buena pero eso no es lo que vengo a contar hoy.

Un dia iba caminando por la calle, de noche, la calle estaba desierta y varios chicos en un coche se acercaron a mi, me dijeron que entrara, yo me negue desconfiado pero al final a la fuerza entre dos hombre me metieron en el coche, me maniataron y me taparon los ojos para que no pudiera ver.

Cuando volvi a ver estaba en un despacho muy grande, desnudo y de rodillas, dos hombres fuerte me escoltaban y yo estaba como esperando a que alguien muy importante entrara por la puerta, entonces entro un hombre maduro, de cincuenta y pico años, bien vestido, tenia pinta de ser un pez gordo. 

El hombre me saludo, me pregunto mi nombre, edad... y me dijo que me preparara para pasar la prueba del exclavo. Me desato las manos y me dio la vuelta para observar mi culo, estuvo manoseando y abriendo las nalgas, comprobando la mercancia. Mi pene se puso algo duro con esta situacion asiqur tambien palpo la mercancia delantera, que dijo que no era gran cosa, pero que no la iba a necesitar.

Me dijo que era el director y que tenia que obedecerle a el y a todos los empleados en todo, que no iba a ser mas que un perro mas sin derechos, con la unica obligacion de dejarme ser follado, utilizado y humillado por todo el mundo sin rechistar, después cojio mi cara, la puso contra su polla y me pidio que le desabrochara el pantalon, le saque la polla y comenze a chuparsela, como el queria, hasta el fondo, acababa de empezar y ya estaba siendo duro, me atragante varias veces, el pene era grande y bastante gordo. Cuando el director se canso me tiro hacia atrás, me dio varias bofetadas y alabó mi trabajo, despues puso sus huevos en mi cara y me los metio en la boca mientras se meneaba el miembro, lo que hacia que sus testiculos rebotaran en mi boca. De nuevo me pego un empujon y me dio la vuelta, tras varios azotes en el culo me metio la polla de un golpe y sin compasion, lo cual causo dolor en mi ano. Comenzo a bombardearme a su ritmo, yo no podia decir nada solo era una maquina de dar placer y no importaba mi dolor, cuando le dio la gana se corrio en mi culo rojo y dilatado, y volvio a meterme la polla en la boca para dejarla limpia. Buen chico me decía, limpia los restos de tu sucio ano perrito, y cosas asi. Me trataba como a un perro, me puso el culo en la cara y me obligó a lamerlo, después me metio al baño y me orino en la cara... Tras varias humillaciones de este tipo se acabo la sesion. El director ahora me explico las condiciones de mi nuevo contrato como exclavo, me asusto las cosas que tendria que soportar, y me llevo a mi celda, donde me iba a alojar yo, era pequeña y nada mas que contaba con un colchón sucio y viejo, un grifo de agua y un agujero donde tenia que hacer mis necesidades.

Algunas condiciones eran, la ducha una vez por semana y comunitaria, comida en la  celda a diario, siempre estar disponible para todo el mundo que quisiera usarme, hacer todo lo que me pidan, etc. Mi vida alli iba a ser la de un sucio exclavo sexual...

Continuara...

Comparte este relato

1530
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar