Confesiones

Mi esposa confiesa su sórdido pasado sexual

Tiempo estimado de lectura del relato 15 Número de visitas del relato 12.210 Valoración media del relato 9,09 (22 Val.)

RESUMEN

Obligada por mi, mi novia me relata un pasado sexual extenso y promiscuo.

Conocí a mi esposa cuando ella tenía 21 años y yo 24, para mí fue amor a primera vista, era una flaca preciosa, busto pequeño y culo soñado. Luego de 2 meses de salir tuvimos sexo, me fascinó verla desnuda y la forma en que cogimos, tuvimos sexo vaginal y oral (buenísimo) todo parecía perfecto pero la verdad es que hubo un incidente, ella hizo un drama durante la penetración, me dijo que era su primera vez y que le dolía, por supuesto que igual cogió como una maestra, le seguí el juego pues no quería arruinar una ocasión tan especial, además estaba sintiendo que esta mujer era lo mejor que había tenido, sencillamente me parecía perfecta y su virginidad no era importante.

Nuestra relación se tornó muy sexual y me encantaba, después de varios meses de ser pareja un "amigo" llegó a buscarla a su casa justamente un día sábado que yo me encontraba allí con ella, tocaron el timbre y mi cuñada abrió la puerta y lo hizo pasar puesto que lo conocía, cuando mi esposa lo vio en la sala instantáneamente palideció y se puso nerviosa, el tipo al verme también se sorprendió un poco, ella lo saludo con un beso en la mejilla y nos presentó, le dijo : él es Dany mi novio, y a mí me dijo él es Roberto el hermano de mi mejor amiga, nos dimos la mano con un "mucho gusto", la situación se volvió muy incómoda ya que había un silencio total, al fin él dijo: vengo porque Elizabeth me pidió que viniera a convencerte de que la ayudes a organizar una fiesta de despedida de soltera para Inés, mi mujer solo dijo claro con mucho gusto, dile que yo la llamaré para coordinar los detalles, el respondió con un "bueno entonces misión cumplida y me retiro" se despidió de mí y ella me dijo ya vuelvo, lo acompañó a la puerta.

Me quedé con la sensación de que todo eso de la fiesta era una gran mentira y que ese fulano era algo más que el hermano de su amiga, para colmo de males se tardó como 10 minutos en volver. Me puse mal y cuando regresó la encaré y le dije: se honesta y no me mientas, ¿quién era ese tipo?, insistió que era el hermano de su amiga, me levanté y sin despedirme salí de la casa, ella llegó al carro cuando ya me subía, y me dijo no hagas una escena por esto, no contesté y me fui.

Dos días no quise hablarle, llamaba a mi casa, pero yo no recibía las llamadas, estaba decidido a terminar con ella, pensaba "una cosa es que haya tenido novios en el pasado y que haya hecho lo que fuera, pero otra es que me quiera tener de su imbécil con ex novios que la visitan", al tercer día llegó a mi casa y mi madre la hizo pasar, no tuve más opción que recibirla.

Me dijo quiero hablarte no quiero que peleemos, le dije no estamos peleando por que ya terminamos, insistió en que la dejara explicarse, y le dije "ahórrate las mentiras" me dijo voy a decirte solo la verdad por favor déjame hablar, le dije habla, me dijo sí, pero aquí no, salimos de mi casa sin despedirnos de mi madre, subimos al auto y le pregunté a dónde quieres ir, al motel dijo.

Nos sentamos en la cama del motel sin quitarnos nada, me agarró de las manos y me dijo no quiero perderte y por eso estoy dispuesta a que me humilles, le contesté: jamás te humillaría pues en verdad te amo, pero necesito saber si puedo confiar en ti o simplemente seguirás construyendo tu mundo de mentiras.

Me dijo que quieres saber: - quien es ese Roberto? - mi ex-novio, - porque fue a buscarte? - quería salir conmigo respondió, para qué? pregunté, hizo una larga pausa, suspiró y dijo: para acostarse conmigo. Pensé: estaba en lo correcto, ¿y tú que le dijiste?  pregunte: le rogué que no me buscara más que estaba enamorada y que por favor se alejara, insistió y quiso chantajearme diciéndome que él se encargaría de que te enteraras de la clase de perra que yo era y le contesté él ya lo sabe todo, luego se fue, después entré a la casa dispuesta a contarte todo pero me acobardé y tú te fuiste. Empezó a sollozar y la abracé, empezamos a besarnos y en un instante ya estábamos haciendo el amor, fue un sexo más pasional que carnal, hubo muchas miradas intensas y muchos te amo además ella repetía no "me dejes amor" después de un rato me derramé sobre ella, nos quedamos unidos y abrazados, dormimos un poco.

Debo decir que estaba feliz, el saber que Bety se estaba esforzando por no tener secretos para mi me entusiasmaba ya que sabía que esto era lo más importante para continuar, estaba seguro de esto -no sabía lo que estaba a punto de oír, esto realmente pondría a prueba mis palabras-.

Cuando despertó me dijo amor ¿quieres que te cuente más?, la respuesta fue: quiero que me cuentes todo. Empieza con Roberto. Dijo: Roberto no fue mi primer novio, fue el quinto, cuando lo conocí yo tenía 19 y el 20. - fue tu primera experiencia sexual? pregunte, me respondió: ni de cerca, ya en esa época había experimentado con todos mis novios y con otros, pero eso te lo cuento después, me sorprendió su respuesta tan franca, la interrumpí y le dije mejor cuéntame desde tu primera vez, dijo: de acuerdo. Mi primera vez fue con un primo mío, yo era bastante joven y el 24, el me parecía muy guapo y me gustaba mucho a pesar de que apenas era una jovencita me sentía enamorada de él, yo lo buscaba y trataba y trataba de llamarle la atención lo cual lograba, era un pervertido pero yo no sabía nada de eso, siempre me daba cumplidos " cada día estás más linda"" Te estás convirtiendo en una señorita muy guapa" me sonrojaba pero me emocionaba que se fijara en mí, de a poco me fue insinuando que me robaría un beso, y un día me dijo quieres que te enseñe a besar? Si contesté inmediatamente, fue en mi casa cuando me dio el primer beso y la primera vez que me tocó toda, empezó a besarme y continuo tocando mis pechos y luego mis nalgas y por ultimo mi vagina, no dije una sola palabra, la verdad es que sentía muy rico, así que ese mismo primer día me desvirgó, su verga la veía enorme ya que yo apenas era una niña de 12 y flaca sin ninguna curva, me cogió muy fuerte y aunque lloré a él no le importó y me dio palo hasta que terminó dentro de mí. Ya con la cabeza más despejada creo, me dijo que me limpiara y que ya no llorara y por sobre todo que no contara nada a nadie.

Después de unos días volvió a casa de visita y empezó a halagarme nuevamente, como había gente en casa no pudo acercárseme mucho pero en un descuido me dijo: te soñé y quiero besarte de nuevo, me puse roja y sentí cosquillas en el estómago y en todo el cuerpo, una semana más tarde tuvimos otra oportunidad ya que mis padres salieron de viaje y mis hermanos salieron con sus amigos, volvió a besarme y a manosearme solo que ahora me desnudo completamente y me dio sexo oral quise decirle que no pues me daba vergüenza pero él no me oía solo me decía que hacer, me chupo mi conchita y me encantó, luego de un rato me dijo que me hincara en el piso y me metió su gran verga en la boca, lo hizo hasta que me la llenó de leche, me dio asco y la escupí, me regañó diciéndome que debía tomármela porque así no quedaría embarazada, me hizo lamer el piso y tragármela, se sonreía de una forma malvada pero lo hice, me dijo ahora de castigo te lo voy a meter por el culito, yo no tenía idea de que hablaba, pero él me hizo comprender rápida y dolorosamente, me hizo que me pusiera en cuatro sobre mi cama y empezó a meterme un dedo, lo hizo muy duro y me dolió mucho, me quejé y le dije -me duele- me dijo ya se te pasará, luego de un rato ya no me dolía y me dijo: viste ya pasó, luego me empezó a chupar el culito pero no me gustó y le dije que no lo hiciera, el simplemente continuo chupándome el culo, cuando se detuvo me abrió las nalgas escupió y me empezó a frotar el pene por el ano y lo llegó hasta mi concha lo metió en ella suavemente, mmm.. que exquisita sensación me invadió, me ardía un poquito pero ya no era igual que la primera vez, era mucho mejor, Te gusta? preguntó, sí… sí… si muuucho, le respondí con la voz entrecortada ya que apenas podía hablar, el placer y la emoción me abrumaban. Tienes que hacer lo que te diga, me dijo y yo le decía si,si,si lo que quieras pero sigue, mientras me cogía sentí su dedo entrando en mi ano pero no me molestó, empezó a meterlo profundamente y a girarlo como un tornillo, lo metía y lo sacaba, lo giraba y lo giraba, era delicioso, lo sacó, volvió a escupirme el culo y me dijo te va a doler un poquito pero tu aguanta, pronto se pasará, vale? si hazlo pero no pares, sacó su miembro de mi vagina y me lo puso en la entrada del ano, empezó a empujar, me molestó t me dolió. creí que ya la había metido, estuvo unos segundos así y de pronto empezó a empujar muy duro, !! grite paraaa ¡¡ pero ya era muy tarde, la clavó hasta el fondo, sentí que me estaba rasgando todo el culo por dentro, sentí mi recto palpitar tan fuerte que creí que explotaría, no se detuvo y empezó a bombear rápido, el dolor era cada vez peor, empecé literalmente a gritar que la sacara, no lo hizo, lo que sí hizo fue taparme la boca y decirme: dijiste que harías lo que yo dijera, vas a hacerlo verdad? no podía hablar, estaba llorando sentía que me mataba pero aun así le dije : -  Sí lo haré - entonces la sacó, me puso sobre la cama boca arriba y llevo su cara a mi pelvis, empezó a lamerme el ano, pasaba lengua por todo el circulo anal muy suavemente, yo no quería que siguiera, quería que me dejara en paz pues realmente me dolía el culo, pero el siguió, después de unos instantes empezó a meterme un dedo en el coño y a moverlo lentamente, se me olvidó por un momento el dolor en mi cola y lancé un gemidito de satisfacción, eso hizo que lo moviera más rápido, siguió con el dedo y empezó a lamer mi clítoris...!! que delicia ¡¡ estaba flotando nuevamente, olvidé completamente el dolor anterior y empecé a mover la pelvis con fuerza, él supo que yo tendría un orgasmo... sacó su dedo y dejo de mamarme, yo pensé - por favor no pares ahora  ¡¡ sigue !!  ¡¡ sigue !! le grite , me dijo:  quieres que te la meta otra vez? yo dije: sí, pero no en el culo por favor, se acostó en la cama y me dijo: móntate, lo hice, colocó su pene en mi vagina y me clavó nuevamente, me atrajo hacia él y empezó a besarme y meter su lengua , con la punta de esta me frotaba el cielo de la boca, sentí riquísimo, me hizo muchas cosquillas, empecé a gemir y a mover mi lengua alrededor de la suya, cuando se detuvo y dejó de besarme preguntó: te gusta? solo le decía: sí, siiiiii, siiiiii riiiico riiico, empecé a moverme mucho más rápido y más fuerte, mis piernas temblaban como locas, sentía cosquillas hasta en el pelo, el me chupaba los senos y me decía : más rápido, más rápido, mientras me atenazaba las nalgas y me ayudaba a moverme más rápido, yo casi saltaba sobre su verga, y si, tuve un orgasmo fabuloso, eterno e intenso, como una ola gigante que me recorrió completa de pies a cabeza, todo mi ser (cuerpo, mente y espíritu ) se sentía extasiado, no podía haber nada mejor en el mundo y supe que siempre buscaría esto.

Desplomada entre sus brazos y sobre su pecho me sentí completamente feliz y enamorada, pensé que era perfecto, el me despertó del sueño diciendo: no he terminado, ven acuéstate en la cama , y me ayudó a acostarme en la cama pero me puso de manera atravesada y de tal forma que mi cabeza quedara colgando en la orilla, se paró frente a mi cabeza, yo lo veía desde abajo en esta rara pose para mí pero sabía lo que él quería, para este momento yo solamente deseaba terminar de complacerlo e irme a bañar, en realidad estaba satisfecha pero sabía que el no, Abrí mi boca y él se acercó, miraba su enorme verga goteando sobre mí, se inclinó un poco y me dijo: abre bien grande la boca y no te muevas, la metió, me llenaba todo el espacio bucal, siguió empujando hasta que topó en mi garganta, sentía que me ahogaba, no podía tragar aire ni por la boca ni por la nariz, mis ojos se llenaron de lágrimas pero no eran de dolor ni de miedo, era por asfixia, cuando creí que me desmayaría la saco de un solo jalón, se oyó un ruido, como descorchar una botella, respiré aliviada, largos hilos de saliva y jugos de su pene me chorreaban desde la punta de su verga a mi boca y mi cara, me la restregó por toda la boca y el cuello y luego sobre mis pechos, yo estaba feliz de que me dejara respirar, abrí los ojos y pude verle el anillo del culo que se unía a sus huevos enormes y sentía su verga restregarse contra mis pequeños pechos, abrí la boca y empecé a lamerle las bolas, sabía que le gustaría y así fue, empezó a decirme: si,si,si, chúpame los huevos, mételos a tu boca y chupa fuerte, yo le obedecía completamente porque quería que terminara de una vez por todas, luego me dijo saca la lengua y lame mi culo, lo escuché claramente pero no lo hice, pensé. - qué asco -  seguí chupándole las bolas, insistió: saca la lengua y lameme el culo ahora, dijo con desesperación, hazlo nena, hazlo y me vas a hacer muy feliz, por favor hazlo ya, sonaba desesperado, suplicante, opte por hacerlo, saque mi lengua y la puse directo en su ano, sentí como palpitó, se encogía y se dilataba como queriendo abrirse, él se vino como loco y me derramo una parte sobre el pecho e inmediatamente me la metió en la boca mientras gritaba: chúpala fuerte, mas, mas... se detuvo y saco su pene, me dijo : tienes que tragártelo todo, bueno, lo obedecí cerré los ojos y me tragué su semen. Él se desplomó sobre la cama literalmente y cerró los ojos, tenía una gran sonrisa estaba feliz y yo aún más, ya que todo había sido delicioso y habíamos terminado felices los dos,

Fui al baño, me bañé, me lave la boca y me puse a orinar, allí me di cuenta que el culo me dolía mucho, salí del baño envuelta en una toalla, él estaba sobre la cama desnudo y fumando un cigarrillo, me dijo: ven, le contesté vistámonos que puede regresar alguno de mis hermanos, sonrió y me dijo: tranquila hay tiempo de sobra y repitió: ven, fui a su lado, me besó, la boca le sabía mal, a cigarrillo, me soltó y me preguntó: has fumado le dije sí un par de veces en el cole con mis amigas, encendió otro cigarrillo y me dijo fúmalo y relájate, es maravilloso, no quería contrariarlo y cogí el cigarrillo y empecé a fumar, tenía razón era maravilloso. Eso fue lo que pasó ese día mi cielo. Así termino ese relato.

Ahora debo aclarar cómo me sentía oyendo a mi novia contar semejante "depravación”. Al principio de su relato me quedé sin aire y empecé a respirar muy rápido, para ser honesto me sentí de mierda, confieso que hubo un momento en que quise decirle que ya no me contara más, pero pensé que luego de haberla obligado a soltar todo ese veneno que llevaba dentro de ella, sería una traición a su confianza que la destrozaría y también acabaría con nuestra relación, callé.

Conforme fue revelando los detalles, miles de imágenes pasaron por mi mente, la imaginaba como a una niñita flaca, veía su pecho plano y huesudo con dos pequeños pezones rosados, veía su vagina infantil apenas cubierta de finos pelos casi rubios, y también veía su hermoso culito de niña. A él lo imaginaba como a un sátiro perverso que abusaba sexualmente de una menor, me sentí iracundo, estaba agitado, pero no quería interrumpirla por lo que seguí callado.  ¡Cuando empezó a decir que algo la había parecido “rico” o que le “gustaba” o que le hacía cosquillas divinas, me quedé asombrado, pensaba cómo es posible que le gustara, pero cuando me sentí peor fue cuando dijo que había tenido un orgasmo!! Sí, un orgasmo, justo cuando le acababan de romper el culo ¡¡ me sentí muy mal, no sabía que pensar. me sentía molesto y peor aún celoso.

Sentía que mi mujer se había pasado de puta, que la verdad es que era una puta calenturienta y que no valía la pena, todo esto me pasó por la mente y no lo niego.

Cuando concluyó diciendo que eso era lo que había pasado ese día, me miró y me dijo con vos tranquila, - sé que has de estar pensando muy mal de mí, y quizás tengas razón, espero no perderte porque lo que siento por ti es algo muy distinto, quiero que sepas que contigo soy feliz , pero si crees que no valgo la pena lo comprenderé y sabré seguir adelante, pero lo quiero que escuches, es que estoy muy agradecida contigo, siempre traté de complacer a mis novios para que se enamoraran de mí, siempre fingía para parecer lo que creía que valoraban, tu sabes, ser inocente y casta, siempre tuve miedo de que preguntaran y me juzgaran ,varias veces me preguntaron y otras tantas mentí, nunca me creyeron y solo me usaron mientras quisieron para al final dejarme, me sentía sucia, No voy a negarte que el sexo me encanta, pero no es eso lo que busco de un hombre, me interesa más su amor, pero al final todos quieren sexo y las tontas siempre cedemos o al menos yo lo hacía, te juro que llegué a odiar a Roberto por haber llegado a buscarme aquel día y que provocara todo esto, te dije que le había dicho que no saldría con él, pues te mentí, le rogué que se fuera y que haría lo que él quisiera pero que se fuera, me dijo que me daba 3 días para que lo llamara y que si no lo hacía el iría a tu casa y te lo diría, lo conozco bien y sé que iba a hacerlo, ese tercer día era hoy, por eso me animé a buscarte en tu casa, también fue esa amenaza la que me hizo decidirme a contarte todo, tomé la decisión de ya no ser prisionera de mi pasado y afrontar lo que soy. Me quedé mudo, no podía creer todo lo que había sucedido en este día, estaba en lo correcto en cuanto al tal Roberto y ella, estuvieron a punto de ponerme cuernos, pero jamás me esperé tal honestidad en una mujer en esas circunstancias, esta declaración me hizo verla tal cual era, una mujer que había tomado muy malas decisiones, hasta este día. Yo también tomé una decisión ese día... Confiar en ella total y absolutamente, luchar para que un día fuera mi esposa. Tengo 3 hijos maravillosos con esta maravillosa mujer, tengo un matrimonio transparente y soy un hombre feliz.

Comparte este relato

3910
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar