Control Mental - Masturbación

Relato erótico

Rayo controlador de mentes -1-

Tiempo estimado de lectura del relato 4 Número de visitas del relato 6.468 Valoración media del relato 8,53 (19 Val.)

RESUMEN

Un anuncio cambió mi vida para siempre.

Aún recuerdo ese maravilloso día en el que mi vida cambio para siempre.

Recuerdo que hice una apuesta con mi hermana, no recuerdo de qué, pero si ella ganaba se quedaría con mi auto nuevo y si yo ganaba haría lo que quisiera con ella.

En fin, yo gane la apuesta y como todos ustedes sabrán yo quería follarmela. Creo que fue el hecho de que no había tenido sexo en mucho tiempo por eso cada vez que veía su grande y hermoso culo corría al baño a masturbarme. 

Como yo gane la apuesta mi hermana estaba obligada a hacer todo lo que yo quisiera, obviamente yo quería cogérmela pero ella se negó, yo le dije que tenía que cumplir la apuesta pero ella me contesto que haría lo que fuera menos eso. Yo no estaba conforme así que intente quitarle la ropa pero en ese momento llego mi mamá y mi plan se arruino, tuve que dejarla ir y ella al salir me dijo que yo nunca la follaria, a menos de que controlara su mente o algo así, yo me enoje y subí furioso a mi cuarto. 

Más tarde me puse a ver videos porno en la computadora y mientras me masturbaba pensando en el culo y las tetas de mi hermana apareció un anuncio que decía: "Rayo controlador de mentes el nuevo invento que cambiara tu vida completamente gratis" yo no creía en esas cosas, pero no perdía nada con intentarlo y además era gratis así que hice el pedido. Después seguí viendo porno y me fui a dormir.

Al día siguiente mi mama me dijo que me habían traído un paquete, yo me sorprendí porque en el anuncio decía que tardaría una semana en llegar el paquete, mi mama me dio el paquete y yo subía a mi cuarto y lo abrí de inmediato. Era como un tipo de control remoto con algunas palabras que yo desconocía, no dude en probarlo, pero desafortunadamente mi hermana no estaba en casa así que tuve que usarlo con mi mama que no estaba tan mal y se había operado las tetas y el culo.

Bajé a la sala y llame a mi mama primero intente usarlo con algo fácil así que le dije que me diera 100 dólares y se negó después le dispare con el rayo y aún seguía negándose, así que mi mama se fue a su cuarto enfadada, yo me decepcioné porque el rayo no funciono, pero cuando iba a subir a mi cuarto apareció mi mama y me dio los 100 dólares sin decir nada, yo me quedé sorprendido y decidí intentar con otra cosa, esta vez me senté en el sofá y le dije que cambiara el canal para que cuando se agachara le pudiera ver el culo, ella me preguntó que canal quería ver pero yo le dije que no se moviera de allí porque estaba viendo justo lo que quería ver. Ella se rio y me dijo que, si eso me hacía feliz a mí a ella también, yo me saque la verga y empecé a masturbarme le dije que se quitara toda la ropa que traía, ella empezó a desnudarse mientras yo me masturbaba, al poco tiempo quedo al descubierto su hermoso culo y su vagina rosadita al igual que sus enormes tetas.

Le dije que se acercara hacia mí y empecé a tocar y lamer su coño hasta hacerla dar un pequeño gemido.

Le dije que se volteara para cogérmela por el culo ,empecé a cogérmela y a meterle la verga lo más duro que podía, no podía creer que estuviera follandome a mi mamá  y además nunca había visto mi verga tan grande y dura, le dije que su culo estaba riquísimo y ella empezó a moverlo muy rápido hasta que ya no pude más, le dije que se volteara para correrme en su boca, yo grite de la gran sensación que me dio eyacular en su boca, jamás había eyaculado tanto en mi vida y mi mama no podía con tanto semen, pero eso no fue un pretexto para tomarse hasta la última gota. Después empezó a chupármelo y yo le metí la verga en la boca hasta que casi se ahogaba.

Luego le dije que se volteara para metérsela por el coño y empecé a cogérmela tan duro que no pude evitar correrme de nuevo pero esta vez lo hice en su vagina bien húmeda y mi mama no pudo aguantar más y dio un gran grito por el orgasmo que tuvo.

Seguimos cogiendo cuando oí un ruido era mi hermana que nos estaba espiando detrás de la pared no se desde cuando nos estaría espiando, pero cuando la vi ya estaba su coño muy mojado y ella estaba semidesnuda... CONTINUARÁ.

Comparte este relato

4675
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar