Fantasías Eróticas - Masturbación

Relato erótico

Dulces sueños por George

Tiempo estimado de lectura del relato 6 Número de visitas del relato 9.504 Valoración media del relato 8,43 (23 Val.)

RESUMEN

Imaginar un regalo que estará entre mis manos y piernas y se llama George me hace soñar más rico.

Hola como siempre gracias por leerme.

Noche de sábado y yo saliendo de bañar, ponerme crema en todo mi cuerpo y mientras me cepillaba el cabello y solo en mi tanguita dispuesta a ir a la cama, mi imaginación voló a una propuesta de un buen amigo de mis relatos quien amablemente me regalará a George, si George es un juguete que no tengo y el me lo quiere regalar, lo más lindo que sin pedirme nada a cambio y es por eso que se ha convertido en mi mejor amigo de relatos ya que es justo lo que me gusta, me respeta, no pide fotos, llamadas, WhatsApp, face ni me habla vulgaridades que miren que de cada 10 borro inmediatamente a 9 por esos motivos.

Pero bueno George es muy distinto a mis juguetes ya que si bien es idéntico a un miembro masculino, no es para nada del tamaño de los que conozco, bueno tampoco he conocido muchos pero no creo que existan así de ese tamaño y bueno además de grande y sentirse como de verdad es de un material muy flexible pero suficientemente fuerte para estar siempre en forma jejeje, cuando he entrado a las sex-shop la verdad me da hasta pena pedir que me lo muestren pero en mi interior, literal, en mi interior siempre me ha llamado la atención así que lo tendré próximamente con todo y pena.

Continuo cepillándome y tocándome entre mis piernas y en mi mente solo esta George así que dejo el cepillo para irlo a cambiar por mis adorados juguetes y comienzo con uno frotando mi vagina por afuera y por encima de la tela de mi tanga mientras comienza a subir mi temperatura me toco mis bubies y sigo poco más fuerte haciendo presión en mi vagina hasta ensalivarlo, hacer mi tanga a un lado y comenzar a introducirlo lentamente viendo cómo se desaparece dentro de mí, sigo así hasta hacerlo vibrar y dejarlo dentro de mí y girarme en la cama sintiéndolo adentro de mí, pensar el tamaño de George me hace vibrar más y decido recordar a mis amigos reales brasileños y entonces comienzo a lubricar mi colita, con un gel y empujarlo con mi dedo dentro de mi anito preparándolo a recibir un amiguito que a los pocos minutos está dentro de mí y tengo casa llena, mis dos agujeritos gozando de placer y yo colocándome en 4 como perrita y a la vez inclinando mi cabeza a la cama parando mis nalgas con mis juguetes adentro.

Imagino que se sentirá tener a George dentro de mí, imagino que en esa posición lo tengo en mis manos y lo acaricio de arriba abajo con lubricante y lo beso pero no lo llevo a mi boca porque no es de mi tamaño, pero el hecho de solo abrir la boca y estar imaginándolo en mis manos y mi vagina y culito ocupados y el vibrar dentro de mi vagina por mi juguete hace que comience a sentir que mis piernas se desvanecen, así que quedo boca abajo aprieto las piernas, las nalgas y siento como la electricidad de mi cuerpo pasa de pies a cabeza y explota dentro de mí una ola de calor inundando mi vagina para terminar retirando mis juguetes y mi tanga empapada de mí, dentro de la obscuridad solo volteo a mi cajón a guardar mis compañeros de esa noche y sigo pensando en cómo será el día que lo tenga en mis manos y en dentro de mi vagina si es que lo logro, el sueño me va venciendo y a medida que cierro los ojos para dormir es como empezar el camino hacia una habitación a lo lejos donde me veo dentro de vestido negro con la espalda totalmente escotado, muy corto de las piernas pero completamente hasta el cuello de la parte de enfrente, no llevo bra, pero si una mini tanga negra a juego con una medias de silicón pegadas a mis muslos y tacones negros muy altos que me hacen caminar muy despacio, al tiempo que voy entrando a la habitación veo a muchas personas en su mayoría hombres, todos muy elegantes algunos con una copa en la mano y todos giran hacia a mí a medida que entro a la habitación, veo solo una cama redonda en el centro la cual va quedando iluminada, siento como comienzan a llevarme de la mano un hombre de cada lado, muchos me saludan, me besan, hasta siento una que otra mano tocándome, camino entre todos y después de dar una vuelta alrededor de la cama saludando a todos, hay unos escalones donde me quitan mis tacones y subo a la cama quedando de pie.

Inmediatamente las luces se apagan quedando solo una suave luz en la cama y yo comienzo a ver a todos pero no sé quiénes son, no distingo rostros solo siluetas de hombres, me inclino y quedo acostada boca abajo en la cama con mi cara hacia arriba y siento como la cama gira muy lentamente dando vueltas mientras siento muchas manos en mi cuerpo, por debajo de mi vestido, por encima, en mis nalgas, en mi s pechos, en la cara, en el cabello, me trato de poner de rodillas y me ayudan a deshacerme de mi vestido, quedando en tanga y medias, de pronto frente a mi tengo un pene erecto y comienzo a chuparlo lentamente, pero sigo sintiendo las manos como recorren mi cuerpo y hay una jugando entre mis piernas, de pronto en mis manos hay más miembros masculinos los cuales juego con ellos al ritmo del que tengo en mi boca, no termina de salir el de mi boca cuando está entrando otro, son tantos, al rededor que por eso la cama gira y gira para poder saborear todos y cada uno de los ahí presentes.

No sé cuántos pero lo disfruto dentro de un silencio donde solo mi respiración y gemidos están presentes, unas manos en mi espalda me indican que me ponga como perrita para poder sentir la primer penetración a mi vagina al mismo tiempo que estoy sintiéndola mi boca recibe otra y continúan girándola para intercambiarme y ser compartida por todos, termino sintiendo como me hacen girar para ponerme boca arriba y alguien me quita mi tanga, otros me quitan las medias, me acarician toda prácticamente me cubren de manos de pies a cabeza me regresan boca abajo y siento como mi cuerpo comienza a recibir una lluvia de semen sobre todo en mis nalgas y en la cara, mi corazón late a mil y despierto en la obscuridad de mi habitación totalmente empapada de sudor y entre mis piernas, solo sonrío, tomo agua y vuelvo a tratar de dormir con una sonrisa, que rico sueño George, seguro tú lo causaste.

Besos Lore.

Comparte este relato

5151
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar