Transexuales

Con mi amiga Channel

Tiempo estimado de lectura del relato 4 Número de visitas del relato 9.022 Valoración media del relato 8,82 (11 Val.)

RESUMEN

Una pequeña sesión de sexo con mi amiga trans Channel.

Hola a todos, me llamo Manuel y este es mi primer relato así que me presento un poco:

Soy delgado, moreno, estatura decente, yo diría que soy trisexual ya que me gustan los hombres las mujeres y las chicas Trans, que de se habla en este relato, espero les guste.

Tengo una amiga Tv ala que llamaremos Channel, ya que ese nombre le gusta. Ella es una mujer en todo el sentido de la palabra de unos pasados 40 años, bello rostro, presencia femenina, una muy lindas piernas por el ejercicio y un par de tetas 38c recién operadas, hermosas y deliciosas. Un día como andaba ganoso le ofrecí contratarla para un “servicio“ el cual acepto gustosamente por una módica cantidad así que con dinero en mano estuvo más que dispuesta a acceder. Nos vimos en su lugar ya por la noche, nos metimos en su recamara donde se vistió o desvistió para la ocasión, salió tan solo en ropa interior, una sencilla tanga negra que cubría perfectamente su pequeño pene y un brasier igual negro que cubría poco de esas tetas grandes y redondas.

Para empezar, le pedí que se recostara en la cama, donde empecé a besar su pene por encima de la tanguita, suaves besitos, lambidas y unas mordiditos dulces, empezó a respirar un poco más profundo, después le quite su calzón y pude ver ese hermoso pene pequeño, me lo metí a la boca y empecé a chuparlo como si fuera el más rico de los dulces, y sabia deliciosa. Lo apretaba con mis labios, jugaba con el dentro de mi boca, le pasaba la lengua por todos lados, por su cabecita, su tronco, sus testículos de mujer, no deje parte sin disfrutar, sé que lo hacía bien porque rápidamente se puso erecto, tan solo le medirá unos 10-12 cm, pero son de puro placer. Podría estar chupándola por horas, pero si Channel tiene algo más delicioso que su pene, es su culote. Le pedí que se pusiera en 4, y frente a mi quedo una vista que enloquecería a cualquiera, unas piernotas, seguidas de un culo digno de estrellas porno y para finalizar un hermoso ano rosadito. Empecé besando sus nalgas, lambiéndolas, y metí mi lengua en su hermoso culito, que debo decir sabe aún más delicioso que su pene, lo besaba aún más intensamente que el resto de su cuerpo, le metía la lengua lo más profundo que podía, su respiración agitada y gemidos esporádicos decían que iba por el buen camino. Separaba sus nalgas con mis manos para poder alcanzar mejor su agujero, para que mi lengua penetrara mejor, estuve ahí un buen rato hasta que decidí que yo también quería algo de sexo oral.

Le pedo que me lo hiciera a mí, me desabrocho mi pantalón, y me saco mi verga, que está bastante aceptable diría yo unos 18cm y grosor medio, pero para ese momento bien dura y lubricada, se la metió a su boca, dulce y caliente, toda una maestra del sexo, chupaba con una delicia que solo eh sentido en las chicas trans mientras me apretaba mis huevos con su mano, la tome del cabello y le empecé a follar la boca tan rico que casi termino. Después de un breve momento la volví a poner en cuanto, ahora si listo para penetrarla, me puse el condón y ella lubricante en su culo, me puse atrás de ella, puse mi la punta de mi verga dura en ano, y empuje despacio, un gemido salió de ella y la metí toda, su culo apretándome es una sensación riquísima, empecé un rico vaivén de atrás hacia adelante, escucharla gemir despacio me enloquecía, la tome de las caderas y empecé a darle duro, hasta que sus nalgas pegaba fuertemente contra mí, “así dámela toda flaco“ me decía, me tuve que detener un momento para no terminar. Me coloque encima de ella y se la volví a meter toda, hasta que mis huevos casi pegaban con los suyos, me empecé a mover despacio y luego más rápido “así así“ me decía, la tome de las tetas y como tengo manos pequeñas, casi no las abarcaba, se las apretaba lo mas que podía, como si quisiera no caerme, empecé a cogérmela con fuerza, yo bufaba como desesperado y ella gemía conmigo, hasta que no aguanté mas y solté toda mi leche dentro de ella, fue tan fuerte que hasta ello lo sintió, “te sentí cuando te viniste“, bese su cuello mientras me relajaba y le decía lo hermosa que era y como me encantaba ese hermoso culote que tiene y después nos dimos un pequeño beso para despedirnos.

Quedamos que, si yo pago un motel, iría conmigo con gusto, espero poder compartirles esa historia también pronto, saludos y gracias por leer.

Comparte este relato

2669
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar