Infidelidad - Confesiones

¡El amigo íntimo de mi marido!

Tiempo estimado de lectura del relato 4 Número de visitas del relato 38.212 Valoración media del relato 8,38 (55 Val.)

RESUMEN

Mientras espero a mi cuñado, me entretengo con el amigo...

Me siento muy mal por lo que hice, ya que amo a mi marido con todo mi ser, pero la carne tira y fue más fuerte que nosotros.

Hace unos días, me quede en casa mientras mi marido fue a trabajar, y para no quedarme sola, invite a mi cuñado, el cual llevo con un amigo de ellos (De él y mi marido) que lo vamos a llamar José. 

Yo estaba con un short y una remera (sin corpiño) que eran de mi marido, por lo cual me quedaban enormes. Bueno ellos llegaron a tomar mate y mirar una peli, y en un momento mi cuñado se fue hasta la casa (vive al fondo de mi casa) y me quede sola con José

-"Esta aburridísima esta peli" me dijo

-"Si la peor película del condado eligió Romeo"

-"Tampoco seas tan mala"

-"No soy mala jajaja, simplemente digo la verdad"

-"Si sos mala, mira como nos recibís"

-"Que tiene? Ando con la ropa de Pedro (mi marido)"

-"Y sin corpiño" Me dijo José.

Yo simplemente lo mire sin decir nada y seguí mirando la compu, no podía creer que él, el amigo de Pedro me estuviera coqueteando, me lo esperaba de todos, menos de José.

-"Te puedo decir algo Julieta?" 

-"Si José que pasa?

-"Me tienes loquito, no puedo creer que Pedro se esté comiendo este minon".

Yo lo mire asombrada no podía creer que me estuviese diciendo eso, no sabía que responder. Cuando le fui a hablar ¡SAAAAS! me encajo un beso, UN TERRIBLE BESO. Obviamente que se lo seguí hasta que en un momento lo corté y le dije

-" No estoy segura José, está por venir Romeo y sos amigo de Pedro, ¿Qué pasa si Romeo nos encuentra y cuenta todo?

-"El que no arriesga no gana" Me dijo y me volvió a besar.

Ya me daba igual besaba como los dioses, me lo imaginaba en mi entrepierna por favor.

Beso va, beso viene sus manos empezaron acariciar mi cuerpo. Paso sus manos por mis pechos, para luego sacarme la remera.

-"Uy que hermosas tetas que tenés mi amor. Desde que te vi estoy deseando estas tetas". Y se las devoro por completo.

Yo mientras él se devoraba mis tetas como si no hubiese un mañana, metía mi mano dentro de su pantalón. UUUY estaba enorme eso.

-"No me digas que yo te pongo así"

-"Recién te das cuenta? Cada vez que te veo me pongo así". "Es toda tu culpa, ahora te voy a castigar por eso"

Me acostó sobre la cama y me saco el short.

-"A ya me estabas esperando. Estas toda desnudita para mi"

-"Sabia que ibas a venir por eso te espere así"

-"Ahora vas a saber lo que es un hombre de verdad"

Y se comió mi conchita como un loquito, por favor que bien lo hacía, me estaba volviendo loca, y no podía controlar mis gemidos.

-"aaaaah sssss ahhhhh ssss si seguí, uuuff que rico, uuffsss que bien lo haces". Cada gemido y palabra mía, lo hacía poner más loquito y lo hacía mejor. Metía su lengua por cada parte de mí, sin dejar un lugar sin chupar. Pero ahora era mi turno de mostrarle a él una MUJER DE VERDAD.

Lo saque de mi entrepierna, lo tire arriba de la cama y le baje el pantalón, no traía nada de bajo, lo mire y sonreí. Puse la punta de mi lengua en la cabecita, lo mire y me lo metí todo en la boca, lo chupaba como si fuese una paleta, lo miraba y se retorcía se placer y eso me inspiraba para seguir chupando.

Le pasaba la lengua por la cabeza y me lo metía todo dentro de mi boca, le daba chupones fuertes en la cabeza, le chupaba los huevos hasta que sentí los primeros líquidos, "Espera que me vengo" me dijo, e hice que no escuche nada, mis movimientos con la cabeza aumentaron y mi mano se volvió loca en el tronco de su pija, en menos de un segundo tenía mi boca llena de su leche, lo mire le saque la lengua, lo traque y le volví a sacar la lengua.

Fue al baño, yo tome agua me tape, y entro mi cuñado por la puerta del cuarto.

Espero les guste, ¡pronto viene otro y les cuento como me lo cogí todo!

Comparte este relato

2601
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar