Control Mental

Relato erótico

Sumisa obediente

Tiempo estimado de lectura del relato 3 Número de visitas del relato 6.121 Valoración media del relato 7,91 (11 Val.)

RESUMEN

Sumisa obediente se masturba por mí al otro lado del teléfono.

Buenos días tengan todos, estuve un tiempo ausente producto de mi trabajo y atendiendo otros asuntos personales, esta vez quiero compartir con ustedes un relato que me sucedió no hace mucho, fue en este año hace un par de meses atrás.

Bueno resulta que conocí a una sumisa, nos conocimos gracias a la ventaja del internet hicimos una bonita amistad y hemos ya compartido en persona, bueno resulta y acontece que estábamos chateando por mensajes de texto, algo muy poco común, hoy en día la gente usa más que todo el WhatsApp y el pin, sin embargo hay pocas personas que usan SMS jajaja, bueno resulta que en medio del chat estábamos conversando y la conversación se estaba poniendo extremadamente caliente y fogosa uffffff cosa que a mí me encanta, ella me dice que quiere ser sesionada lo que hace que yo me caliente aún más, estamos en lugares distintos y el saber que quiere que la azote me hace hervir la sangre, ella consiente de la situación me provoca y me dice cosas para calentarme aún más, imagínense ustedes, el muchacho que es llorón y la mamá que lo pellizca, jajaja. En medio de mi gran calentura tomo bastante aire, respiro profundo y hago ejercicio de respiración y me llega la calma, puedo sentir como mi corazón disminuye ese latido vertiginoso y logró controlar mi mente y mi cuerpo, sin embargo, mi sumisa sigue provocando me, razón la cual decido llamarla y ponerle fin a este asunto a continuación cito textualmente lo conversado; 

—Alo sumisa me oyes? 

—Si te oigo fuerte y claro 

—Se dice sí señor, ¿entendido sumisa? 

—Si señor 

—Donde estas ahorita? 

—En el mueble de la sala 

—Como estas vestida? 

—Ando en bata mi señor y sandalias 

—Tiene puesta ropa interior sumisa? 

—Si señor 

—Como está la vagina sumisa? 

—Mojada mi señor, 

—Y la pantaleta cómo está? 

—Se está mojando mi señor

—Ve a tu cuarto sumisa y te quitas la pantaleta. ¿Entendido? 

—Si mi señor. Listo señor 

—Cierra la puerta con seguro sumisa 

—Sí señor. Listo señor. 

—Sumisa hiciste la tarea que te había asignado?

—Si señor 

—Ok entonces saca de la gaveta los 2 ganchos de ropa y las tapas de refresco sumisa

—Sí señor, deme un segundo, listo señor 

—acuéstate en la cama boca arriba sumisa y abre las piernas. 

—Si.

—se dice si señor sumisa 

—Si señor disculpe amo 

—Tócate la vagina sumisa

—ay amo. 

—estas excitada sumisa? 

—Mucho mi señor. 

—habla más duro sumisa, no te oigo bien, te pregunto nuevamente estas excitada sumisa?

—Ayyyy siiiiiii señor, si lo estoy 

—así me gusta que hables fuerte y claro, quiero que te des palmaditas suave en la vagina. 

—Sí señor. 

—Ay señor me da cosquillas. 

no pares, quien te dijo que pares sumisa? 

—Disculpe señor me da cosquillas. 

—agarra un gancho de ropa y lo vas a colocar en el pezón derecho. En la punta del pezón. 

—Aaayyyy amo. 

—Quiero que te des palmadas esta vez un poco más duro sumisa 

—Ay amo ay amo tengo ganas de acabar, 

—no todavía no sumisa detente. 

—Ay amo 

—agarra el otro gancho y colócalo en el otro pezón sumisa 

—Ayyy amo 

—te gusta sumisa? 

—Si ii 

—habla duro sumisa 

—Síiiii si me gusta. 

—ponte de rodillas sumisa 

—Sí señor. 

—coloca las tapas cada una debajo de cada rodilla. 

—Sí señor. 

—ahora si quiero que te masturbes duró 

—Si amo. 

—frótate la vagina y te das palmadas y lo alternas un rato palmadas y luego frotas la vagina. 

—Ay amo, que rico. 

—dale duro sumisa.

—Ay amo me gusta 

—mueve los ganchos con la otra mano y jala un poco los ganchos 

—Aaaaahhhhh aaaaah ay amo. 

—te gusta así 

—Si señor si me gusta. 

—Quien eres tú? 

—Soy su perra, su puta. 

—Entonces quiero que acabes para mí. 

—Si amo. Voy acabar 

—acaba perrita. 

—Ay que rico amo estoy acabando aaaaaah. 

—Que rico acabé amo. 

Acto seguido colgué la llamada no sin antes despedirme y le dije que me pasará fotos de la vagina, las rodillas y pezones y quedaron como a mí me gustan calientes y rojizo en esas zonas,

Estuve viendo las fotos hasta correrme rico y me saco la leche bastante caliente, acto seguido le envié una foto con la mano llena de leche. Su leche. 

Espero les guste este relato.

Comparte este relato

5967
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar