Infidelidad - Erotismo y Amor

Mi marido, sus amigos y yo (2)

Tiempo estimado de lectura del relato 8 Número de visitas del relato 34.390 Valoración media del relato 8,42 (50 Val.)

RESUMEN

Mi marido desató mi ser zorra golfa. El me capturó, mostró la captura y ahora ellos no paran de querer capturarme...

Hola, de nuevo aquí saludándolos para contarles más cosas que han ido sucediendo, de ante mano espero les haya gustado el relato anterior.

Esta vez les dejare de nuevo mi descripción esto lo hago con el fin de que se imaginen perfectamente todo bien justo al ir leyendo todo...

Bueno comencemos; soy chaparrita, morenita, nalgoncita, tetoncita, ni flaca ni gorda, me gusta vestirme muy bien, arreglarme y usar zapatillas a donde quiera que voy.

Esta vez fue una travesura que yo quería hacer, quería ver la reacción de cualquiera de sus amigos de mi marido que llegase a venir a la casa y me vestí muy provocativa, elegí unas zapatillas negras, una falda a las rodillas pero muy justa (muy pegadita) de color negra y con un escote atrás que no podía ni agacharme, medias negras a la altura de las piernas, una blusa blanca de seda así de esas que se transparentan y muy escotada, mis lentes, me hice una coleta y me maquille y me pinte los labios de color rojo, un rojo que vuelve loco a cualquiera.

Mi marido tenía 2 horas que se había ido a trabajar y este día yo había descansado, yo en la cocina preparándome un jugo de naranja así súper arreglada cuando de repente tocan el timbre y yo dije por fin, llego la hora de jugar, fui a la puerta y sin asomarme antes de abrir me ajuste bien la blusa para lucir bien el escote, la falda la levante un poquito y todo listo, abrí la puerta y para mi sorpresa no era ninguno de sus amigos, era el, mi marido ... enseguida me pregunto que hacía vestida así, que a donde iba tan arreglada y lo único que se me ocurrió decir es que tenía un desayuno con mis amigas, me dijo que estaba bien que había tenido chance y que aprovechando paso a la casa porque se le había olvidado algo y que como yo ya le había dicho que iba a desayunar con mis amigas solo me pidió que le hiciera algo de desayunar y que acabando me daba ride a donde había quedado de ver a mis amigas; enseguida fui a la cocina y le hice de desayunar pero en cuanto lo estaba haciendo él se acercó y comenzó a piropearme cosas como: "Mami te ves muy sensual, esa ropa tan pegadita y esa faldita que se te mete un poco, no será que llevas tanga abajo?" Yo solo sonreía y le decía: "Ay papi, ya sabes cómo me gusta verme bien" y el solo respondió: "Te ves muy rica y antojable" a lo que solo me llevo a pensar de que si el supiera que me había vestido así para provocar a sus amigos que yo estaba vestida así como él decía solo por traviesa a la que me llevo a contestar: "Si papi, eso es lo que quería, quería verme así" el solo dijo: "Pues como siempre, lo lograste" en eso me pego una nalgada y comenzó a tocarme y se dio cuenta que debajo llevaba una tanga de encaje porque ni se marcaba en la falda es más parecía que no traía nada debajo, comenzó a desvestirme, solo me quito la falda y fue cuando vio la tanga roja de encaje que llevaba debajo, el extasiado y excitado se agacho y no paraba de besarme las nalgas, se levantó y me quito la blusa y debajo llevaba yo un brasier de animal print con encaje rojo, me dijo que me veía riquísima así con zapatillas y ropa interior, yo súper caliente y mojada quería avalancharme a él para que me hiciera el amor y solo me dijo que le sirviera de desayunar porque tenía que regresar al trabajo.

Termine de hacerle su desayuno y se lo serví en la mesa, me agaché y le desabotone el pantalón y le baje el cierre le comencé a hacer una buena y rica mamada y él me decía que rico, la mamada duro mientras el desayunaba, cuando terminó miro su reloj y me dijo ya es tarde me tengo que ir, vístete y te llevo con tus amigas, a lo cual reaccione y le dije: "No papi, yo me voy en la otra camioneta para que terminando me venga para la casa" y me dijo: "ok está bien"; enseguida se levantó de la mesa se abrocho el pantalón, se subió el cierre y fue al baño a lavarse la boca y todo, fue a la cocina me dio un beso riquísimo y me dijo “Nos vemos mi reina, estuvo muy rico también el desayuno, más tarde nos vemos" y yo solo le dije: "Si papi, pero mira como me dejaste..." y suspiré y no sé si él había entendido pero eso que le había dicho era refiriéndome a que me dejaba muy caliente, mojada y toda alborotada, agarro sus llaves y se marchó, yo me había quedado muy excitada, demasiado caliente y no sabía que hacer solo vine al cuarto y me recosté sin vestirme ni nada me quede pensando en la rica mamada que le había dado a mi marido y más me calentaba.

Pasaron cerca de 30 minutos cuando el timbre volvió a sonar, yo me sorprendí y esta vez sabía que no era mi marido, tampoco quise ponerme la falda ni la blusa pues yo estaba tan caliente porque mi marido me había dejado así que la travesura que iba hacer la hice aún más fuerte y me quedé así en ropa interior y así abrí la puerta y esta vez sí, si era su amigo el solo me vio y dijo: "Wow, Rosy que hermosa estas" y me pregunto: "Y Alex esta en casa?" Yo solo respondí: "Ya sabes que no, que a esta hora siempre está trabajando" lo invite a pasar y camine a lo que yo sabía que él me estaba viendo y sabía que a las nalgas pues la tanga que llevaba puesta era como algo que cualquiera voltearía a ver, le ofrecí un vaso de agua y se sentó en la mesa, en el mismo lugar donde mi marido había desayunado y minutos atrás le había dado una rica mamada de verga, yo escuchaba el sonido de mis tacones y había un silencio él no me decía nada solo note que una vez más tenía el celular en la mano y apuntándome, yo sabía que él estaba capturando todo yo solo caminaba e intentaba hacer poses discretas en eso le pregunte si se le ofrecía algo más que a que se debía su visita y me respondió: "Sabes perfectamente que lo de la última vez me encantó y quisiera que esta ves posaras para mi" a lo que en mi mente pensé que si el supiera que todo lo que yo hacía era por él y los demás amigos de mi marido, que yo posaba, que me vestía así para ellos, etc.

Entonces accedí y le dije que haría con estas fotos que no quería que nadie las viera y que las borrará para que su mujer (mi amiga Laura) no se fuese a enterar y me dijo que ok que estaba bien, comenzó prácticamente una sesión de fotos muy cachonda pues yo estaba súper caliente de que mi marido me había dejado así, comencé a posar en la cocina y terminamos en la recámara y yo en la cama haciendo diversas poses, cuando en eso se acostó y me dijo que posara y yo solo lo miraba y paraba muy bien las nalgas para que luciera muy bien la tanga, note que en su pantalón de hacia un bulto muy grande demasiado apretado, me acerque y le pregunte que pasaba que si podía ver lo que tenía ahí, sin dudarlo le desabotone el pantalón, baje el cierre y una vez más en menos de 1 hora era la segunda verga del día que yo estaba comiéndome, una vez más una rica mamada de verga estaba dando, yo se la chupaba y no dejaba de verle la cara y como se retorcía de lo rico que se la estaba chupando, el no paraba de tomarme fotos inclusive me grabó, cuando de repente sonaba su celular y lo miro pues lo tenía en sus manos y era su mujer (mi amiga Laura) contesta y le dijo que ya pasara por ella que no tardará, el me miró y me dijo: "Es Laura es que la deje aquí en el súper comprando y ya termino, me tengo que ir" Yo un poco molesta pero muy caliente y mojada le dije: "Te lo vas a perder, nunca más tendrás esta oportunidad, me dejas muy caliente y mojada espero que ahorita Laura te coja mejor de lo que yo te iba a coger" el solo se levantó y me dijo que luego venía y yo le dije que No, que era hoy o nunca y él dijo que no podía que no quería problemas y se marchó y yo por segunda ocasión en el mismo día en menos de 1 hora yo estaba ahí sin que me cogieran y lo único que hice fue masturbarme, tenía el ventanal del cuarto abierto y a esa hora el vecino siempre estaba en casa pero yo no recordé de lo caliente y cachonda que estaba y bueno hice un squirt muy rico acompañado de unos gemidos muy ricos, termine metiéndome al baño y seguía metiéndome los dedos y gimiendo, me bañe y me vestí de nuevo con la misma ropa interior y la falda y la blusa y se me antojo un helado y note que al salir hacia la camioneta el vecino se asomaba por su ventana, de regreso de la tienda note que se volvió asomar y salió a saludarme y con una mirada extraña, igual que la de los amigos de mi marido, me metí y me puse a pensar del porqué del comportamiento raro de mi vecino.

Comparte este relato

2516
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar