Transexuales

Georgina 35

Tiempo estimado de lectura del relato 18 Número de visitas del relato 10.284 Valoración media del relato 9,09 (23 Val.)

RESUMEN

Si... mi hermano mayor me llevó al putero y mi papa cada vez que iba a verme a la escuela me llevaba con las putas "para que me hiciera hombre", la verdad si lo disfrutaba pues siempre he sido muy caliente... Pero muy pocas putas se dejaban dar por el culo…

Georgina... toda una vida de travestismo.

CAPÍTULO 35: OCTAVIO

Conocí a Octavio por medio de una revista de contactos, para esa época comenzaron a aparecer las primeras revistas para establecer contactos con personas con los mismos gustos sexuales. Mediante una cuota mensual se podía una anunciar en la sección que deseara: heterosexual mujer, heterosexual hombre, lesbianas, etc. En esa época aún no se usaba el término travestí por lo que me anuncié en la sección "gay" le anuncié como: "Travesti de tiempo completo, solicito contacto con hombres que gusten de chicas como yo... etc." pagando un poco más inserte una foto mía vestida provocativamente (para esa época no se permitían fotos de desnudos); habían dos maneras de recibir propuestas: por medio de un "apartado postal" que era un buzón de correos que tenía que alquilar o por medio de la revista, opté por los dos medios para facilitar cualquier contacto.

Después de varias semanas sin recibir propuestas decidí dejar pasar el tercer mes púes ya lo había pagado y renunciar a este medio ya que no me estaba resultando, cuando la última semana fui a correos a revisar mi apartado, encontré una carta de un hombre llamado Octavio solicitándome una cita para conocernos de inmediato ahí mismo en la oficina de correos le contesté que estaba interesada en conocerlo y lo cité en un Sanborn's para el sábado siguiente.

En la carta que le envié anoté mi número de teléfono para que pudiera ponerse en contacto conmigo en cuanto recibiera mi nota. Ese mismo día en la noche recibí una llamada de Octavio.

Después de los saludos de rigor me preguntó si la foto del anuncio era mía, le respondí que sí que la de la foto era yo... Me dijo que en dos ocasiones estableció contacto con dos travestis y que cuando las conoció en persona se decepcionó, porque no se parecían en nada a las chicas de las fotos, y que por esa razón había tardado tanto en contactarme.

Le dije que entendí perfectamente sus dudas pero que en realidad la foto del anuncio era realmente mía y que para probarlo si aceptaba acudir a la cita del próximo sábado yo iría vestida con la misma ropa del anuncio. Aceptó mi propuesta y quedamos citados para el sábado siguiente.

El sábado temprano en la tarde después de hacer el aseo de la casa procedí a darme un baño completo, lavando mi culo perfectamente aplicándome un enema para evitar malos olores, después comencé a vestirme exactamente como aparecí en el anuncio, me puse un conjunto de pantaleta y brassier negros, (me gusta usar pantaleta completa y brassier de talle largo porque comprimen muy rico mi cuerpo y la pantaleta me permite ocultar mejor mis cositas), me puse un liguero negro y medias negras transparentes, encima me puse un fondo completo en rojo, y un vestido rojo con crema que es ajustado en el torso y suelto hasta las rodillas, me peine con mi pelo hacia atrás sujeto con un broche rojo para dejar descubiertas mis orejas y me puse unos pendientes rojos también, decidí maquillarme en tonos rojos y rosas y usé un lápiz labial rojo intenso del mismo color de las uñas de mis pies y manos, finalmente me calcé unas zapatillas de tacón alto con correítas atadas al tobillo.

En mi bolso rojo guardé lo necesario: maquillaje, monedero, cepillo, peine, cigarrillos, y lo más importante mi frasquito de lubricante, condones, toallas femeninas y un frasco de perfume con el cual me rocíe generosamente.

Cuando salí de casa me saludó un vecino diciéndome adónde vas tan guapa vecina?

A tomar un café con mis amigas vecino.

-Tu gustas? respondí

Claro que me gustaría Gina pero tengo visitas tal vez en otra ocasión, que te diviertas.

Cuando llegué al lugar de mi cita entré y busqué a Octavio por teléfono me había dicho que iría vestido de mezclilla como vaquero y que era bastante alto (1.92 metros), pero él me vio primero me reconoció en seguida y se levantó de la mesa que ocupaba llamando mi atención con la mano, sonriente me acerqué y lo saludé de mano diciendo: hola Octavio mucho gusto en conocerte.

Me dijo: el gusto es mío Georgina... Realmente me da mucho gusto ver que eres la chica de la foto, pero toma asiento por favor.

Nos sentamos e inmediatamente se acercó una mesera y ordenamos un par de copas, mientras se iba la meseta Octavio sacó una cajetilla de cigarrillos y me ofreció uno (en esa época se podía fumar en los bares y restaurantes), acepté uno me dio lumbre y por fin pudimos estudiarnos con la mirada mientras platicábamos, me gustó lo que vi: Octavio es un hombre muy alto, blanco, delgado sin ser flaco y bastante guapo del tipo guapo-rudo, me dijo que era propietario de un rancho ganadero en el estado de Durango, que venía una o dos veces al mes a la ciudad de México. Que aprovechaba esas visitas a la ciudad para darse sus escapaditas y disfrutar cogiéndose a niñas travestis como yo.

Que hacía tiempo que compraba la revista de contactos y que solo le interesaban los anuncios con foto, como el mío pero... Que en dos ocasiones se había citado con travestis que vio en los anuncios pero que en ambas se decepcionó por que las chicas que se presentaron a las citas no eran las de las fotos, casi había renunciado a seguir haciéndolo cuando vio mi anuncio y decidió intentarlo por última vez.

En el ínter llegó la mesera con nuestros tragos y proseguimos charlando, le pregunté si yo lo había decepcionado también y me contestó:

Me alegro de haberlo intentado una vez más, realmente pareces una mujer de verdad... Llevas mucho tiempo vistiéndote de mujer Gina?

Si Octavio llevo años, empecé desde niña y actualmente vivo completamente como mujer, pudiste ver que mi anuncio es como travestí de tiempo completo. Y tú realmente tienes gusto por niñas como yo?

Si... contestó, desde los doce años. Allá en Durango teníamos una familia que trabajan para mis padres en el rancho y ellos tenían un hijo más o menos de mi edad que era mariconcito, y como en el rancho no hay muchas mujeres... no tenía con quien quitarme la calentura, yo desde niño he sido muy caliente... Así que un día me fue a llevar el desayuno al potrero y me encontró masturbándome, y aprovechando que estábamos solos lo obligue a dejarse coger amenazándolo con decirle a mis padres que se robaba cosas de la casa para que lo corrieran a él y su familia.

Y se dejó coger? pregunté.

Respondió: al principio no se dejaba encular... me costó mucho trabajo someterlo la primera vez, lloró mucho y me rogaba que no siguiera cogiéndomelo, se resistió mucho los primeros días, pues me lo cogía casi diario, a veces se me escondía pero yo siempre lo encontraba y amenazándolo lo llevaba a potrero y me lo cogía, con el tiempo se acostumbró y después él solito me buscaba. Le enseñé a mamarme la verga y a dejarse coger como niña.

Y tu familia o la de él nunca se dieron cuenta que te lo cogías? Pregunté.

No... Respondió pero uno de los vaqueros y mi hermano mayor nos descubrieron y me amenazaron con decirle a mis padres, además mi hermano me dijo que si lo volvía a hacer me iba a poner una madriza. Por lo que tuve que renunciar a cogerme al chamaco para siempre... Pero mi gusto por los culos nunca se aplacó. Cuando cumplí 15 años me enviaron a estudiar a Torreón y en la ciudad encontré muchos jotitos y siempre que podía me llevaba alguno a mi cuarto y me lo cogía aprovechando que yo vivía solo.

Y nunca cogiste con mujeres? Pregunté

Si... mi hermano mayor me llevó al putero cuando cumplí los 15 años y mi papa cada vez que iba a verme a la escuela me llevaba con las putas "para que me hiciera hombre", la verdad si lo disfrutaba pues siempre he sido muy caliente... Pero muy pocas putas se dejaban dar por el culo, yo realmente soy adicto a meter mi verga en un buen culo... No me importaba si era de hombre o mujer...

Pero me dijiste que rechazaste a las dos travestis que conociste antes que a mi... repliqué.

Tienes razón respondió... Lo que sucedió es que cuando yo tenía aproximadamente 18 o 19 años vine por primera vez México con mi padre por cuestiones de negocios, y mi papá me llevó a un centro nocturno... contrató a dos putas y nos sentamos con ellas a beber mientras veíamos el show, realmente la estaba pasando muy bien bebiendo y manoseando a la puta que me tocó, cuando anunciaron la actuación de una travestí... yo inmediatamente reaccioné y disimuladamente concentre toda mi atención al escenario... Cuando apareció la travestí apenas lo podía creer !era una auténtica belleza! hasta mi padre se quedó impresionado, pero lo disimuló diciendo: es una mujer... los putos no se ven así!!!

Pregunté: que a tu padre le daban asco los homosexuales?

Asco? respondió: si por mi padre hubiera sido los mandaba fusilar a todos, él era el clásico macho a prueba de balas, supongo que mi hermano le contó lo del putito del rancho... por eso cada que me visitaba en Torreón o me traía a México lo primero que hacía era llevarme con las putas, te repito Gina que me gustaba coger con ellas... pero yo seguía obsesionado con los culos.

Ordenamos un par de copas mas y me dijo: no te estoy aburriendo Gina?

!No de ninguna manera!... sigue es muy interesante, continúa por favor, pedí.

Pues bien... como te decía yo estaba excitado viendo a "la chica" del show... Pero el shock vino cuando al final se quitó el calzón y nos mostró su verga con dos huevotes depilados. Me costó un chingo de esfuerzo disimular mi ansia por tirarme sobre esa "mujer" para cogérmela ahí mismo en el escenario. Le pedí a la puta que me acompañara al hotel para quitarme la calentura que la travestí había provocado en mí... Mi padre hizo lo mismo y nos llevamos a las putas al hotel, me cogí a la puta casi con rabia deseaba que fuera el putito tan hermoso que vi en el show, estaba tan excitado que después que me vacié en la vagina de la primera puta, le pregunté si me dejaba metérsela por el culo. Me mandó a la chingada ni ofreciéndole un chingo de dinero aceptó. Le pagué y se fue mientras estaba yo parado en la sala de la suite la otra puta salió del cuarto de mi padre, no quise desperdiciar la oportunidad y le dije: cuánto me cobras por meterte la verga por el culo? estoy dispuesto a pagarte lo que pidas.

Me contestó: no mi amor yo no soy de puerta trasera, lo que tú necesitas es un joto como el del show, pero si quieres me puedes coger como quieras menos por el culo papi.

La mandé a la chingada por lo menos me había dado la idea para satisfacer mi afición por un culo, contrataría al travestí del show...

Pregunte: Y te cogiste al travestí del cabaret mi amor?

Esa vez no pude Gina... Contestó: mi papá no se me despegó ni un minuto los dos días que estuvimos en la ciudad, ni siquiera quiso volver al cabaret donde vimos al travestí, me llevó a dos puteros diferentes hasta que volvimos a Torreón donde me dejó y el continuó su viaje hasta el rancho.

Yo ya estaba inmersa en su historia y lo animé para que continuara... Y luego que hiciste? Pregunté ansiosa.

Octavio pidió un par de tragos más y ofreciéndome un cigarrillo y encendiendo uno para él continuó:

El siguiente fin de semana pretextando un trabajo de la universidad le avisé a mis padres que no iría al rancho como de costumbre aceptaron, y el viernes por la tarde me largué a México, el viaje se me hizo eterno con trabajos podía disimular mi excitación de solo pensar en cogerme al puto travestí del show aquel. Cuando por fin llegué a México lo primero que hice fue alojarme en un hotel cercano al cabaret, fui a comprarme ropa !parecía que iba a visitar a una novia! en fin... A las 10 en punto fui al cabaret, nervioso entré y pedí al mesero una mesa cerca de la pista, tuve que darle una buena propina para que me ubicara en la mejor, pedí una copa y prendí un cigarrillo y me dispuse a esperar la aparición del putito que me había robado el sueño...

Varias putas se acercaron a mi mesa pero las mandé a la chingada... mas o menos una hora después de iniciado el show y yo con varias copas ingeridas !por fin anunciaron a mi diosa! Su nombre de batalla era: "Gloríela"... Bueno cuando salió al escenario traía puesto un vestido brilloso que acentuaba sus curvas, el escote dejaba ver unas chiches voluminosas, sus nalgas eran dos perfectas esferas de carne, cantó dos canciones mientras poco a poco se iba quitando las prendas una a una, cuando terminó la segunda canción se quedó solo en un diminuto bikini dorado, yo ardía en ansias porque se lo quitara para poder verla completamente desnuda, de alguna manera ella se dio cuenta que yo era el más interesado en su actuación, la mayoría de los clientes estaban más ocupados con las putas que estaban con ellos...

Octavio bebió lo que quedaba de su trago mientras me invitaba a terminar el mío, y pidiendo un par de tragos más y prendiendo un par de cigarrillos continuó con su relato...

Bueno... cuando ella se dio cuenta que yo era el único cliente realmente interesado en ella dirigió su atención a mí como dedicándome el striptease a mí, cuando se despojó del chichero se acercó a mi mesa y puso sus hermosas chinches en mi cara... yo aprovechando la oportunidad se las toqué y las besé y ella sonriendo se retiro continuando con su número, para cuando se quitó el calzón yo ya estaba loco perdido, a gritos le pedí que se acercara a mi mesa... lo hizo yo hice algo que jamás pensé y menos en público: !le agarré la verga!... te juro Gina que mi mano se fue directo a su pito, me valió madre que los demás pinches clientes me vieran yo ya estaba rendido ante esa diosa sexual.

Mientras Octavio hacia otra pausa para beber y recuperar el aliento pude ver en sus ojos esa mirada que tiene cualquier persona cuando recuerda algún episodio agradable... Aunque yo estaba ansiosa por saber la historia completa decidí no presionarlo y dejar que el me la narrara a su propio ritmo, así que ahora yo pedí dos tragos y dejé que continuara...

Continuó: pues bien Gina... ahí estaba yo casi en la pista manoseando la verga y las nalgas del puto más hermoso que había visto en mi vida, me valían madre los demás clientes, yo había viajado desde mi tierra y no iba a desperdiciar la oportunidad... Teniéndola abrazada pude estudiarla a placer era alta, no tanto como yo pero con tacones mediría como 1.80 y era bonita de cara... Realmente muy bonita, en fin terminó la canción y se desprendió de mi abrazo diciendo: debo terminar me invitas una copa?... !por supuesto que si preciosa! contesté entusiasmado. Por fin se retiró en medio de unos pocos aplausos creo que el único que aplaudió realmente fui yo.

Cuando por fin regresó se veía realmente espléndida traía un vestido negro pegado que resaltaba sus curvas, le ayudé a sentarse y en el acto se presentó el mesero, !como por arte de magia... ese cabrón apareció de la nada!... Le preguntó a Gloríela: que va tomar la señorita?... y ella en plan de gran señora pidió "una botella del champán más caro" el pinche mesero se me quedó viendo a ver qué gestos hacia yo... Con todo el aplomo que pude reunir y mirando a los ojos al cabrón le dije: "sírvale a la dama lo que pida y a mi tráeme una botella de coñac Napoleón... pero rápido cabrón"... jajaja... pinche guey no le quedó más que obedecer... Y Gina haciendo un paréntesis en mi historia, déjame decirte sin afán de presumir Gina que mi familia siempre ha tenido mucho dinero y mi padre siempre nos cumplió todos nuestros caprichos.

Pero continuando... Una vez que trajeron las botellas y copas procedí a disfrutar de la compañía de mi dama, te juro Gina que era realmente hermosa, supongo que se sometió a algunas operaciones plásticas, pero el resultado era fantástico era una " mujer " madura... como de unos treinta y tantos, pero muy bien llevados... Platicamos de una y mil pendejadas, hasta que por fin le pregunté cuánto me cobraría por irse conmigo al hotel... La verdad me cobró carísimo y sumado al costo de las botellas me iba a gastar una pequeña fortuna, !pero yo no me iba a quedar con las ganas de culearme a ese pedazo de "hembra"... Te juro Gina que hubiese vendido mi alma por saciar mi antojo de probar ese culo.

Octavio tomando otro trago de su copa prosiguió: en fin Gina después de pagar las botellas, propinas, etc. Pedí que me entregaran las botellas (habíamos consumido menos de la mitad)... Bueno el caso fue que llegamos a mi cuarto de hotel y entonces comenzó la verdadera acción la fui desvistiendo lentamente mientras besaba cada parte de su cuerpo, ella se dejaba hacer solo ronroneaba y emitía pequeños grititos de placer... Hasta que la tuve completamente encuerada, solo le dejé las zapatillas puestas, entonces comencé a desvestirme pero ella me dijo: déjame desvestirte yo papi, tú solo disfruta... Ella hizo lo mismo que yo; conforme me desvestía me besaba todo el cuerpo, te juro Gina que estaba yo en el paraíso.

Cuando por último me quitó el bóxer mi verga estaba que reventaba, ella cuándo vio mi erección me dijo: !huy papi estás bien dotado! !me gusta tu verga papito! y así: yo de pie y ella de rodillas comenzó a mamar mi verga de una manera deliciosa, hasta que me empezaron a temblar las piernas... Entonces me dijo: acuéstate en la cama papi, así lo hice me tendí boca arriba y ella se puso en cuatro patas a mi lado y continuó mamando mi verga mientras yo le manoseaba las nalgas, recreándome con ese hermoso culo realmente eran unas nalgas perfectas blancas, abultadas, carnosas, el ojete rosado, completamente libre de vello, metí primero un dedo en ese cálido agujero, Gloríela gimió como gata cuando sintió mi dedo en su culo pero siguió mamando mi verga entonces le pedí que se acomodara sobre mí para hacer un 69; y ella sin dejar de mamar puso sus piernas una a cada lado de mi cabeza y ahora podía contemplar con todo detalle ese culo espectacular, mientras seguía metiendo mis dedos en su cálido agujero hice algo que jamás había intentado antes... agarré su verga y comencé a chupársela, te juro Gina que nunca antes lo había hecho a todos los putos que me había culeado ni siquiera les había tocado la verga... pero con esta hembra me sentía desatado... iniciamos un 69 delicioso yo probé por primera vez una verga, Gloríela tenía un pito pequeño así que completamente parado cabía casi completo en mi boca, mientras ella seguía mamando mi verga y besaba mis huevos yo disfrutaba chupando su verguita y metiendo mis dedos en su lindo culo.

Desesperado le pedí que se acomodara en cuatro patas porque ahora si... me la iba a coger se puso como pedí y por fin ahí tenía a mi disposición el culo tan deseado... me puse un condón y le pedí a Gloríela que abriera sus nalgótas con sus manos y puse la punta de mi verga en la entrada de su ano y lentamente comencé a meter mi pito en ese hermoso culo, Gloríela gimiendo me pidió: despacio papi, méteme la verga despacio porque la tienes muy grande y no quiero que me lastimes fui metiendo poco a poco mi verga en ese caliente agujero... hasta que mi panza tocó sus nalgas ella continuaba jalando los cachetes de sus nalgas con ambas manos para facilitar mi entrada, cuándo la tuve así totalmente ensartada me incline sobre ella agarrando sus chiches y besando su cuello y su nuca comencé a culearla despacio, primero sacaba mi verga de su culo solo uno o dos centímetros y se lo volvía a meter despacio mientras ella se quejaba en voz baja... Yo estaba en la gloria disfrutando de ese hermoso y cálido culito, mi verga estaba erecta al máximo pocas veces me había sentido tan excitado sus dulces quejidos solo exacerbaban mi lujuria, así que acelere la culeada ahora sacaba toda de su culo y se la enterraba toda de un solo empujón ella se quejaba y me decía: !ay me duele! despacio papi no tan fuerte... !me lastimas, ay! Yo me excitaba mas con sus quejidos... me encantaba oírla aullando de dolor, noté que no estaba gozando porque su verguita no estaba erecta, así que decidí masturbarla mientras me la culeaba... ahora se la metía despacio sacaba toda mi verga de su culo y se la metía toda hasta los huevos suavemente, esto mas la sobada de huevos y verga la hicieron reaccionar y poco a poco comenzó a moverse rítmicamente gozando de la culeada, ahora gemía cachondamente comprendí que así le gustaba ser culeada... ahora sus nalgas subían al encuentro de mi verga como queriendo tragarme completo... Cuando sentí que me venía le ensarte toda la verga y me vine llenando ese maravilloso culo con mis mocos mientras ella apretaba el culo estrujándome la verga muy rico estimulando mi descarga, mientras ella siguió masturbándose mientras me pedía que no le sacara la verga del culo hasta venirse... Cuando por fin se vació sobre las sabanas le saqué la verga y me tendí a su lado para reponerme, ella solo apoyó su torso y cabeza en el colchón quedando empinada con el culo parado, yo podía ver en el espejo su culo completamente abierto escurriendo mocos, sus nalgas antes blancas ahora estaban rojas después de la tremenda culeada que le di...

Octavio se quedó callado como rememorando la escena, mientras tomábamos otro trago y ordenábamos otra ronda le pregunté: y luego que pasó?

Continuará...

Comparte este relato

2499
Utilizamos cookies propias y de terceros para prestar nuestros servicios. Información. Si sigues navegando, entendemos que las aceptas. Aceptar