Esa loca aventura

  • 13
  • 6.046
  • 8,33 (15 Val.)
Para darle confianza e integrarla a Caty la comencé a acariciar y mientras se iba arrimando le ordené que se montara sobre mi cara para poder besarle su panochita virgen. En tanto veía como se estremecía su calentura iba en aumento hasta que su hermana le ofreció su lugar.

Cuando sentí que mi matrimonio se derrumbaba, la mayoría de las noches me quedaba en mi oficina y como una excusa empecé a utilizar internet buscando a alguien para platicar, una amistad o lo que fuera y utilizarlo a la vez como un psicólogo gratuito para contarle mis penas.

Fue así que visitando páginas de chat un día menos esperado conocí a una mujer al azar y tras varias veces de contactarnos  nos hicimos amigos. (En esta historia voy a llamarla Gladys).

Resulta que cada vez que entraba a la sala (chat) me ponía en contacto con ella o viceversa y de inmediato pasábamos a privado para estar más tranquilos. Desde un primer momento nuestro dialogo fue fluido porque siempre teníamos temas de conversación, nos contábamos nuestros problemas y en la mayoría de las veces hasta parecía leer sus estados de ánimo.

Con el paso de los meses nuestro cariño o relación se fue incrementando entonces decidí comprarme una cámara para por lo menos ver su rostro y así saber con quién estaba hablando. El día que nos vimos por primera vez fue maravilloso y agradecíamos a la magia de la tecnología que atravesó de tantos kilómetros pudiéramos sentirnos tan cerca. Con esta forma de contacto nuestra relación paso al siguiente nivel y me conto que tenía un hijo y una hermana minusválida de los que tenía que hacerse cargo y para ello trabajaba todos los días de la semana, también me confeso que estaba separada de un marido alcohólico y su familia la menospreciaba teniendo que abrirse por sí sola un camino en la vida.

Una vez me dijo que yo había sido su ángel salvador porque antes de conocerme había tomado la decisión de suicidarse, eso fue algo que me impacto muchísimo y desde allí comencé a alentarla en sus iniciativas o proyectos para que trabajara por su cuenta. Siempre me enviaba videos de su casa o de su ciudad natal para que viera como era su habita y durante las madrugadas (para mi) debido a la diferencia horaria se sentaba a cenar y colocaba su computadora en la mesa para que compartiera junto a su hijo y su hermana un momento en familia.

Otras veces por falta de señal se subía a la terraza, a veces lloviendo y se quedaba horas para platicar conmigo eso me daba la pauta de que sus sentimientos eran verdaderos y me daba mucha nostalgia poder abrasarla y estar con ella. Así fue que de pronto nos empezamos a tratar como novios. Yo le decía "mi amor" y ella me decía BB.

Una noche dentro de las pocas que se encontraba sola la vi muy decidida a coquetearme y yo la acepte con gusto porque aún no conocía su cuerpo y mi abstinencia sexual ya llevaba varios meses. Al verme se levantó de la silla y me hizo algunos movimientos de caderas, se acarició los pechos por arriba de la blusa y exclamo casi como un susurro.

—Te gusta mi amor?

—Siiii estas hermosa!!! Le conteste de inmediato

—Hoy quiero tener sexo contigo, quiero que me excites con tu voz BB! Yo me quede sorprendido pues nunca habia hecho nada parecido, pero igualmente me sentia honrado por su entrega.

Rápidamente se sacó la pollera y corrió hacia un costado sus pantaletas y se empezó a tocar y a acariciar su vagina. Con su cámara en la mano me daba la sensación de alcanzar su hermosa vulva brillosa por sus jugos con un clítoris  súper excitado que daban ganas de chuparlo y morderlo mientras sus dedos iban y venían en función de provocarse un orgasmo.

Ya totalmente excitados los dos, me desnude y enfoque mi pija hacia la cámara y ambos gozábamos escuchándonos y acariciando nuestras partes hasta que logre una eyaculación  muy cargada de espeso semen que cubrí prácticamente toda mi mano de leche.

—ayayay BB como quisiera tener todo ese semen dentro de mí!!

Luego me dedique a ella dirigiéndola como si estuviera a su lado y sus dedos fueran los míos dentro de su vagina hasta que la velocidad de sus dedos hizo brotar un hermoso orgasmo y un grito de satisfacción. Después nos relajamos comentando el hecho  como verdaderos amantes mientras ella seguía jugando con su cámara para mostrarme cada centímetro de su piel, sus pechos erectos y un hermoso culo con el que soñaba perforárselo algún día.

Nuestra relación no tenía límites y pasábamos el tiempo jurándonos amor y teniendo cabérselo cuando podíamos o yo se lo pedía. En realidad yo me empecé a embalar como un pendejo aunque más no fuera para vivir la experiencia porque en realidad ya no me importaba lo que diría mi familia ni mucho menos.

Ya para el segundo año nuestra relación estaba constituida y mi calentura era mucha así que le prometí que iría a verla, siempre la mantenía informada de mis trámites previos al viaje y ella se volvía loca contando las horas para verme en persona.

—Aaaayyy BB me tenés embobada! Me decía a cada momento

—No veo la hora de que vengas! Quiero cuidarte, adorarte, quiero entregarme en cuerpo y alma a ti BB!!!

Sintiendo que el amor me llamaba termine de sacar mi pasaporte  y un dinero que había juntado y me fui para México. Previamente habíamos quedado que ella me esperaría en el aeropuerto y cuando llegue allí estaba.

Yo me sentía un poco nervioso porque estar solo en otro país no es fácil pero gracias a Dios cuando la vi todo se me hizo más liviano. Apenas salí de la aduana ella corrió a abrasarme, sus ojitos le brillaban de alegría.

—Viniste BB!!!

—Vistes amor!! Acá estoy hermosa. Le susurre al oído

Y en verdad era más linda de lo que me había imaginado, un poco más petiza, de curvas bien acentuadas y unos labios gruesos y carnosos que no se hicieron esperar para darme un beso de bienvenida.

Luego me presento a su hermana que la acompañaba y juntos salimos a la calle para tomar un taxi, la tarde estaba lluviosa pero durante el trayecto Gladys quería mostrarme todo lo que veía a su paso Monumentos; edificios; plazas etc., etc. Cuando llegamos al departamento compartimos un café y charlamos sobre mi viaje y un poco de todo para saber más sobre mi vida, pero su hermana adivino que realmente estaba cansado y me sugirió que me recostara un poco.

Yo acepte con gusto porque además necesitaba estar un poco solo y analizar que pasaría con esa loca aventura que había iniciado.

Al rato sentí la puerta de la habitación y en la penumbra vi que Gladys venia hacia mí, se sacó el vestido y me llamo

—Estas bien BB?

—Si gracias amor la cama es muy cómoda. Dije en vos baja

—Yo me quiero acostar con vos...puedo? Y viendo su silueta en ropa interior no pude negarme.

Se desabrocho su bracier  y luego subió a la cama para recostarse a mi lado, la abrase y nos besamos con mucha pasión, yo tome uno de sus senos y comencé a mordisquear su pezón, sus gemidos eran muy dulces y realmente me excitaban, ella tomo mi pija con ambas manos y sin ningún reparo se bajó a chuparla, parecía estar disfrutando de un manjar exquisito y hablaba con mi pija en su boca lo que me costaba entender todo lo que me decía.

Mis huevos se perdían dentro de su boca y los estiraba como una masa deforme para volver nuevamente a mi pija que ya estaba como un garrote.

Le pedí su panchita para besarla pero como no quería soltar mi pija se giró para que nos internáramos en un hermoso sesenta y nueve  mientras disfrutaba mirando y acariciando sus glúteos y su espalda. En un momento dejo su acción y avanzo hacia mis pies, su intención era subirse arriba de mi Berga para que yo la penetrara y de inmediato sentí mi pene como lo abrasaban sus labios mojados y el calor interno que me atrapaba.

—Prende la luz BB! Me dijo cariñosamente—Quiero que veas como me penetras. Y efectivamente pude ver y disfrutar de esa posición que me había prometido en tantas ocasiones de nuestras largas charlas de madrugada. Ahora estaba viendo su hermoso culo y su vagina estirada como una boca que abrasaba mi falo.

Aquel momento duro una eternidad cogiendo en varias posiciones y  la vi súper dispuesta chuparme la leche.

—Pedirme lo que quieras BB!!! Decía completamente concentrada en su acto, entonces cuando estuve listo el llame y me lo empezó a mamar de una manera increíble hasta sacarme hasta la última gota como si fuera una verdadera máquina de ordeñar.

Esa noche dormimos juntos y entre sueños la veía entretenida besándome los genitales o mirándome como aun no querer despertar por miedo a que todo aquello hubiese sido un sueño.

Por la mañana nos despertamos con otra cogida impresionante y esta vez se subió de frente a mi mientras que con ambas manos la atraía desde sus muslos para penetrarla hasta el fondo y así mediante sus movimientos llegue al hermoso clímax que culmino en una tremenda acabada que disfruto con un grito ahogado en mi boca y la alegría de tenerme en sus entrañas.

Después quedamos tirados en la cama, desnudos y acariciándonos mientras me decía—Que te pareció mi hermana? Sabes...ella es solterona como te conté. Me decía por lo bajo.

Además agrego—Tiene un carácter de mierda pero ya es así, le gusta vivir sola así que nosotros nos quedamos hasta mañana y después nos vamos a Puebla.

Puebla era su ciudad natal y quedaba a tan solo 100 km de allí.

Cuando llegamos todos sus parientes estaban asombrados de como un amor podía surgir por internet, nos miraban incrédulos y nos preguntaban detalles de nuestra relación, pero solo nosotros sabíamos lo que habíamos pasado y sutilmente esquivábamos las preguntas para que no se sintieran mal.

Allí en el comité de bienvenida también estaba su hijo, un muchacho un tanto introvertido pero de carácter dócil mientras miraba a su madre que no se soltaba del brazo y que después me confesaría íntimamente que nunca la había visto tan feliz.

Cuando pase a la cocina me recibió su hermana Catey con un beso, era realmente una mujer hermosa, de pechos medianos y un culo  que realmente valía la pena hacérselo, pero su mentalidad era el de una niña pues cuando tenía doce años ella y su padre tuvo un accidente y lamentablemente quedo así.

Para Gladys los días estaban llenos de vitalidad y su rostro daba cuenta de una buena atención de parte mía, inclusive me había entregado su hermoso culo como prueba de nuestro amor y aunque en un principio le costó entrar pero al final se aguantó bien el grosor de mi pija y la serruchada que le di, por eso y por mucho mas se sentía feliz y me lo hacía saber cada vez que hacíamos el amor y yo como todo ser humano me acostumbre a lo bueno y siempre trataba de terminar llenándole el culo de leche.

Una noche después de nuestra cuota de sexo nos quedamos conversando hasta muy tarde, en un momento sin siquiera imaginarlo le surgió una propuesta descabellada diciéndome.

Aaaayyy BB soy tan Feliz pero quiero sincerarme contigo

Yo la mire como preguntando qué pasaba y exclamo

—Tu eres realmente un macho, un hombre bien dotado y quiero que Catey también lo pueda disfrutar...

—Pero estas segura de lo que me estas pidiendo? Exclame de inmediato como exigiendo una pronta respuesta

Luego me confeso que Caty nos había escuchado a los dos y le pregunto qué pasaba. Y siguió diciendo...

—Y yo le conté papi y quiero que ella también disfrute total vos sos cuidadoso y sé que la vas a cuidar.

—Vos estas bien segura de lo que me estas pidiendo? Le replique

—Si BB quiero que los tres podamos dormir juntos. Me confirmo

Yo trataba de desestimar la idea pero por dentro me gustaba y realmente el morbo y la lujuria se apodero de mí

A la noche siguiente Después de prepararla trajo a su hermana a la habitación, yo en ese momento esperaba desnudo en la cama mirando la televisión, mientras Gladis traía de la mano a Caty y le mostraba mi pija que ya estaba media parada cuando ambas la empezaron a chupar, se turnaban mientras una me chupaba los huevos la otra lamia mi pija erecta y firme. Luego para mostrarle a su hermana Gladys monto mí pija y con suaves movimientos jadeaba y se estremecía con violentos espasmos y eyaculaciones leves que humedecían mi pelvis.

Para darle confianza e integrarla a Caty la comencé a acariciar y mientras se iba arrimando le ordene que se montara sobre mi cara para poder besarle su panchita virgen. En tanto veía como se estremecía su calentura iba en aumento  hasta que su hermana le ofreció su lugar y fue lo más difícil romper ese himen de virginidad de tantos años del cual broto un pequeño hilo de sangre junto a su primer orgasmo mientras Gladys la alentaba hablándole por lo bajo para que consiguiera relajarse y gozar de mi pija.

Luego cuando ya sentí que mis testículos estaban por explotar le avise a Gladys para que ambas se pusieran a la par con sus hermosos culos abiertos, un momento realmente inolvidable ver esos dos agujeros listos para ser perforados. Mientras me cojea a una a la otra le india mis dedos con vaselina para mantenerlos abiertos y listos. El de Caty me costó más porque su ano era muy chiquito  y daba la impresión que se le iba a rajar en cualquier momento pero después de todo fue el más beneficiado debido a la presión que ejercía sobre mi glande se llevó todo el premio de una buena acabada a fondo, situación que le provoco dolor y llanto pero ya estaba, la había desvirgado y no se podía volver atrás.

ES difícil describir con palabras todas las posiciones que hacíamos pues inclusive había veces que me cogía a Caty pero al momento de acabar Gladys la sacaba y se tomaba mi leche o viceversa.

Al principio todo caminaba perfecto, dormíamos los tres desnudos y cuando mi pija tenía ganas simplemente entraba en cualquiera de los agujeros disponibles, yo me sentía fuerte, me alimentaba bien pero como todo en demasía se degrada comenzaron los problemas. Resulta que catey se había transformado en una adicta y mientras nos quedábamos solos quería tener sexo a cualquier hora del día y la verdad que me gustaba pero después por la noche de nuevo ambas querían y había que cumplir y así me dejaban exhausto y seco hasta llegar a un punto que por miedo a que Gladys se diera cuenta de mis aventuras con Caty  pensé que todo tenía un límite y aquella loca aventura había llegado a su fin. Así fue que un día, en silencio les escribí una nota, me tome el avión  y me volví para Argentina.

Al principio Gladys se enojó mucho conmigo pero después comprendió que me había exigido demasiado. De no haber sido así quizás aun estaría con ella, pero bueno las cosas pasan por algo y mi permiso de permanecer en el país tampoco era mucho así que lo tome de la mejor manera y no me arrepiento para nada de haber vivido esa loca aventura.

  • (15)
  • Compartir en redes